El lehendakari Iñigo Urkullu ha afeado al presidente Pedro Sánchez por haber adelantado las elecciones. A través de las redes sociales ha señalado que «el recurso» del adelanto electoral «sin responder a los problemas» de índole político, institucional, territorial, económico y social «sólo sirve para aplazar las soluciones». El lehendakari se ha dirigido a Sánchez para recordarle que «es necesario asumir la realidad, abordar un diagnóstico compartido y comenzar a ofrecer soluciones constructivas».

Urkullu continúa cuestionando el modo de hacer política que han hecho tanto el Gobierno como la oposición. Señala que «con el debido respeto» si alguien sabe lo que supone gobernar en minoría y «es consciente de la realidad de la minoría de Gobierno soy yo como lehendakari». Añade que pese a ello se ha esforzado siempre por mantener los cauces de interlocución y por alcanzar acuerdos, «así lo seguiremos haciendo», recuerda.

Señala que ante la falta de entendimiento en España está «el contrapunto» de lo que sucede en Euskadi, donde un Ejecutivo sin mayoría ni presupuestos ha logrado cerrar acuerdos. Urkullu le recuerda a Sánchez y a la oposición que en el País Vasco la «responsabilidad compartida» de ambas partes ha permitido mantener «abiertos los puentes de interlocución», lo que ha favorecido el debate y la adopción de «medidas constructivas». Apunta como muestra de ello los acuerdos cerrados esta semana y que han permitido la aprobación de leyes de medidas urgentes para compensar la prórroga presupuestaria. Se trata de medidas que facilitarán incrementar la cuantía de las ayudas sociales (RGI), el sueldo de los funcionarios y la partida destinada al salario de los profesores de la red de colegios concertados.

El lehendakari añade que además de estas tres leyes acordadas con la oposición por parte de un Gobierno en minoría -y por un importe total de 250 millones de euros-, próximamente se pondrá en marcha otro proceso de negociaciones para adecuar los presupuestos con proyectos de los diferentes departamentos y que quedaron atrás tras no aprobarse las cuentas. Urkullu insiste en que lo único que hace es buscar el diálogo y el acuerdo y actuar «conforme a la regulación del régimen de prórroga». De este modo, reitera lo que durante los últimos días había hecho no sólo su Ejecutivo sino también el PNV instando a Sánchez a no convocar elecciones y a gobernar pese a no haber podido aprobar los presupuestos.