Política

El PSOE vira al centro y reprocha a Rivera que prefiera pactar con el PP y Vox

"En Europa, los liberales pactan con los socialdemócratas, aquí prefieren la ultraderecha", reprocha José Luis Ábalos.

logo
El PSOE vira al centro y reprocha a Rivera que prefiera pactar con el PP y Vox

Pedro Sánchez y José Luis Ábalos este lunes a su llegada al Palacio de Neptuno de Madrid para asistir al plenario de la Ejecutiva Federaal del PSOE. EFE

Resumen:

El «nuevo PSOE» de Pedro Sánchez que ganó las primarias a Susana Díaz con el lema «somos la izquierda» renuncia a ese espacio político para intentar ocupar el centro y ganar de esa manera las elecciones generales del 28 de abril. Así lo ha admitido este lunes su secretario de Organización, José Luis Ábalos, que no ha escondido la estrategia electoral del gabinete del presidente, con Iván Redondo a la cabeza, para que el PSOE pueda desbancar al PP como primera fuerza del país gracias a ese viraje al centro.

«Hay un gran espacio del encuentro, el de la España en positivo, la moderación, el sentido común, la convivencia, la paz, la justicia y unos valores de la sociedad que la derecha está despreciando cada día. Por tanto, al PSOE le toca y le corresponde por responsabilidad liderar ese espacio, que es muy amplio. Es en el que queremos movernos ahora como proyecto y después como propuesta de Gobierno», ha asegurado Ábalos en rueda de prensa después de la reunión del plenario de la Ejecutiva del PSOE en el Palacio de Neptuno de Madrid.

El número 3 del PSOE no ha querido comprometer su palabra con posibles pactos postelectorales para formar Gobierno, aunque ha lanzado serios reproches al líder de Ciudadanos, Albert Rivera, por anunciar que no negociará con Pedro Sánchez tras los comicios. «Rivera dice que no va a pactar con los socialdemocrátas, le cuesta menos hacerlo con los extremistas de la derecha, algo que en Europa no ocurre y que no tiene sentido. Los socialdemócratas se entienden con los liberales en Europa, pero aquí prefieren la ultraderecha», ha denunciado.

«Ellos sabrán se sienten más cómodos con los socialdemócratas o con los ultraderechistas. Ellos verán,», ha retado Ábalos, que ha reprochado que Ciudadanos establezca un «cordón sanitario» en torno a Pedro Sánchez, recordando que fue elegido secretario general del PSOE de forma democrática en una votación de primarias internas.

Según Ábalos, el PSOE tiene disponible el centro político y la posibilidad de ser el ganador de las elecciones porque el PP le ha dejado ese espacio libre. «El PP ha renunciado a ser primera fuerza del país, ha dado un giro radical», ha asegurado, recordando que el partido de Casado incluso hizo una propuesta para que gobernaran siempre los ganadores de las elecciones que ahora no quiere recuperar. «Ahora no se lo plantea y aspira a la triple alianza, ésa es su vocación y su proyecto. Por eso plantea pactos y procura que nadie se le distraiga en esa aspiración», ha explicado.

Por el contrario, el dirigente socialista ha recordado que el Gobierno de Pedro Sánchez ha «establecido entendimientos con unas fuerzas y otras», sin «una posición decidida», para abrir las posibilidades de pactos tras el 28 de abril.

El PSOE aspira a convertirse en la primera fuerza política del país para reeditar un «gobierno monocolor». Para poner en marcha la maquinaria electoral, los socialistas inician ya la conformación de las listas que terminará el 17 de marzo. Ábalos ha admitido que los ministros del Gobierno que lo deseen, incluidos los independientes, encabezarán algunas candidaturas, y no ha desvelado si alguno de ellos, como Josep Borrell, cambiará la Moncloa por las instituciones europeas. «Dependerá de su disposición», ha aclarado, dejando la decisión de encabezar las listas europeas en manos del ministro catalán.

El centro y la moderación

“Un país en el que sólo caben ellos o una en la que cabemos todos”. Según Pedro Sánchez, ésa es la elección que deben hacer los españoles el próximo 28 de abril, en las terceras elecciones generales en poco más de tres años. Así lo aseguró el presidente del Gobierno el viernes pasado cuando  anunció el adelanto electoral que se venía barruntando desde que el miércoles el Congreso de los Diputados tumbó su proyecto de Presupuestos.

“Estoy convencido de que es posible recuperar la política útil para los ciudadanos, recuperar la política de la moderación y dar la espalda a la crispación. Tenemos que decidir si damos pasos hacia atrás o avanzamos hacia la España que queremos”, explicó el presidente, que quiere situar la oferta del PSOE en el centro político y sociológico para rebasar su suelo electoral histórico en 2016 con 84 diputados.

El presidente está construyendo su argumentario electoral con la manifestación celebrada el domingo de la semana pasada por el PP, Ciudadanos y Vox en la plaza madrileña de Colón bajo el lema de la defensa de “la unidad de España”. Preguntado por la elección del 28 de abril como fecha electoral en vez de hacer coincidir los comicios generales con los autonómicos, municipales y europeos en mayo, Sánchez ofreció esta explicación: “Conviene no mezclar los debates. La derecha se manifiesta en Colón para echar a Sánchez y el debate es otro: el de qué España queremos. Ellos quieren una España en la que no caben todos, en la que sólo caben ellos. Ése es el debate”, ha asegurado, mostrando cuál será el eje de su campaña electoral.