Política

García Escudero se desmarca y defiende la opción de sondear listas con Cs en el Senado

Los barones territoriales del PP creen que el cordón sanitario de Ciudadanos al PSOE "va a durar hasta el 26-A por la noche"

logo
García Escudero se desmarca y defiende la opción de sondear listas con Cs en el Senado
Pablo Casado y Albert Rivera en una imagen de archivo

Pablo Casado y Albert Rivera en una imagen de archivo EFE

Resumen:

El presidente del PP de Madrid, Pío García Escudero, es partidario de, «como mínimo, plantearse» la confección de listas conjuntas con Ciudadanos en el Senado. Así lo manifestó ayer durante el almuerzo que el líder del primer partido de la oposición, Pablo Casado, celebra con sus barones territoriales tras las reuniones del comité ejecutivo o Junta Directiva Nacional, que fue el caso de ayer. Se trató, a juicio de uno de los asistentes, de «un debate muy interesante», que duró, añade, el tiempo que tardó el secretario general de Ciudadanos, José Manuel Villegas en desmentir que tengan intención alguna de una confluencia electoral

Pero hasta que ese momento llegó, García Escudero indicó que «en algunos provincias» podría estudiarse ese tipo de colaboración preelectoral con la formación de Albert Rivera, fórmula que otros barones rechazaron con el argumento de que no era necesario en sus territorios, esto es, en los que el PP tiene buena implantación. En contra de ir de la mano de Ciudadanos se manifestaron el gallego Alberto Núñez Feijóo; el extremeño José Antonio Monago; el castellano leonés Alfonso Fernández Mañueco; el castellanomanchego Francisco Núñez; el aragonés Luis María Beamonte y el balear Biel Company, según uno de los asistentes. El presidente andaluz Juanma Moreno, y la presidenta de los populares valencianos, Isabel Bonig, no acudieron al almuerzo.

Advertencia de Feijóo

Feijóo ha señalado que «el 155 es una cosa muy importante, pero hay algo más importante, que es  hacer a este señor presidente del Gobierno», en alusión a Pablo Casado, sentado a su lado durante el almuerzo, que en estas citas suele escuchar más que hablar. Otros han alertado del riesgo de lanzar un mensaje de confusión «de modo que no se distinga entre votar al PP y a Ciudadanos». Pero, en definitiva, salvo el madrileño y muy colateralmente Canarias, Cataluña y Navarra, «nadie se ha puesto a defender a fondo lo de las listas conjuntas».

El líder madrileño cree que habría que verlo en «algunas provincias»

Lo cierto es que el Senado se ha convertido en uno de los ejes de la campaña de Pablo Casado. Durante su intervención ante la Junta Directiva este lunes hizo una especie de apelación al reagrupamiento del voto del centro-derecha para alcanzar una mayoría suficiente en la Cámara Alta con la que asegurar, llegado el caso, que pudiera aplicarse otro 155 «duro», largo en el tiempo, que interviniera también TV3, los Mossos  y la Educación.

En una intervención en abierto, el dirigente popular ha dicho que «no hay que ser un experto en demoscopia para saber cómo funciona la ley electoral en el Senado, para saber que el partido más votado es el que se lleva más senadores y, por tanto, si hay algún partido que quiere dejar muy claro que sus esfuerzos van a ir dirigidos también a recuperar la legalidad, la convivencia y la concordia en Cataluña a través de los votos en el Senado pues podremos hablar al respecto, pero el PP es el partido que lidera esas votaciones”.

No hablaba de candidaturas provinciales conjuntas sino de un llamar al “voto util”, de “aglutinar a los votantes, no a los partidos”, según explican fuentes de la dirección popular ante la confusión creada, una opción que, en todo caso, no ve mal García Escudero y que podría tener efectos beneficiosos en territorios como las cuatro provincias catalanas, donde el PP nunca ha tenido un senador electo sino en el cupo de la designación autonómica.

Llamamiento a Cs, Vox, UPN y Foro

En cada provincia se eligen cuatro senadores salvo las provincias insulares, tres, y en Ceuta y Melilla, dos en cada una. Los electores deben marcar tres nombres en la papeleta sepia de una lista abierta, de modo que se puede elegir candidatos de distintos partidos. El llamamiento de Casado va a votantes de Ciudadanos, Vox, UPN o Foro Asturias para que, si bien votan al Congreso a sus respectivos partido, lo hagan al PP para el Senado al objeto de garantizar una mayoría suficiente.

Pero ha habido otro asunto motivo de conversación entre los barones populares que también tenía como protagonista a Ciudadanos. El anuncio de la formación naranja de que no pactará en generales no sólo con Pedro Sánchez, sino tampoco con el PSOE, ha sido objeto de risas e incredulidad entre los populares. «Nos lo creemos poco», señalan fuentes del PP que recuerdan cómo en la anterior legislatura andaluza «dijeron que no iban a pactar son Susana Díaz» y la apoyaron hasta poco antes de anunciarse el adelanto electoral en aquella comunidad a raíz del cual Juanma Moreno se convirtió en el nuevo presidente de la Junta de Andalucía. Creen que cualquier anuncio de Rivera en este sentido «es bastante dudoso».

El PP cree que el cordón sanitario de Cs al PSOE «va a durar hasta el 26-A por la noche»

Durante el almuerzo «la broma ha sido que ese acuerdo dura hasta el 28 de abril a las 12 de la noche», una vez se haya hecho el escrutinio de los votos, dice otro barón territorial en conversación con El Independiente. Además, recuerdan que la propia portavoz de Ciudadanos, Inés Arrimadas, afirmaba el pasado domingo en una entrevista en «La Razón» que «somos de centro y pactaremos a izquierda y derecha», lo que responde a juicio de los populares, a una maniobra tacticista, «posiblemente sostenida en algún sondeo o tracking electoral», pero a la que los líderes regionales del PP «no hemos dado ninguna credibilidad».