La convocatoria electoral ha reforzado la proyección del PSOE en las urnas. Así se desprende del promedio de encuestas publicadas en los últimos meses, con especial atención a las que han visto la luz en la pasada semana. La formación encabezada por Pedro Sánchez alcanzaría ya los 100 diputados, según la media de los sondeos realizados hasta la fecha. Pero va hacia arriba, igual que Vox. Los bloques, sin embargo, permanecen inalterables: Ciudadanos y Podemos van a la baja, mientras el Partido Popular se mantiene estable. Seguiría sin haber pactos claros para formar gobierno y evitar un hipotético bloqueo postelectoral.

De celebrarse hoy las elecciones generales del 28 de abril, la media de las encuestas otorga 100 diputados al PSOE, 87 al PP, 66 a Ciudadanos, 48 a Podemos, 23 a Vox, 12 a ERC, 6 al PNV, 5 al PDeCat, 2 a EH Bildu y uno, previsiblemente, para Coalición Canaria. Con este reparto, el Hemiciclo seguiría sin gozar de mayorías estables. El pacto entre PP, Ciudadanos y Vox sumaría actualmente 176 diputados, exactamente los necesarios para conseguir la mayoría absoluta. El eje de la moción de censura se quedaría en 172 y, pese a que la ejecutiva de Ciudadanos ha rechazado cualquier pacto con el PSOE de Pedro Sánchez, el acuerdo de 2015 sumaría 166 apoyos en esta ocasión.

No obstante, las tendencias no son iguales para todos los partidos. Aislando las últimas siete encuestas publicadas las mejores noticias son para PSOE y Vox, las únicas formaciones cuyas expectativas parecen ir claramente hacia arriba. De hecho, tres de las cuatro encuestas publicadas el pasado fin de semana colocan a Pedro Sánchez cómodamente por encima de los 100 diputados, y dos de ellas incluso en 116 (GESOP para El Periódico) y 119 (GAD3 para La Vanguardia). NC Report, la encuestadora de La Razón, le rebaja a una horquilla entre 96 y 99, prácticamente empatado con el PP de Pablo Casado.

¿Hasta dónde crecerá Vox?

En el caso de Vox, las fluctuaciones entre encuestadoras son espectaculares. Pese a que la media les coloca actualmente en 23 diputados, el promedio de las últimas siete encuestas les aúpa hasta los 27. Y hacia arriba. Su media es muy extrema, porque tiene que compensar los hasta 46 escaños que le da GESOP con los 16 en los que le deja GAD3. Como esta semana publicábamos en El Independiente, las empresas demoscópicas tienen enormes dificultades para ubicar a Vox en el reparto de escaños por la escasez de información sobre los resultados en circunscripciones pequeñas, en los que las terceras, cuartas o quintas posiciones pueden alterar dramáticamente la composición del Congreso.

Ciudadanos se mantendría actualmente cómodo en la tercera posición, con entre 60 y 65 escaños, pero su tendencia va a la baja. Le lastran en este sentido las enormes expectativas que aunaba a finales de 2018, donde varias encuestadoras le concedían sin duda la primera plaza. Entonces, a Albert Rivera se le situaba habitualmente en el entorno del 23%, mientras que ahora hay un cierto consenso en situarlo alrededor del 17%.

Podemos presenta la peor tendencia de todos los partidos y enfrentará un problema por su implantación en provincias del interior

Más preocupante es la tendencia en el caso de Podemos, que a día de hoy está estancado en la cuarta plaza y sin perspectivas de mejora. Su media desde las andaluzas es de 48 escaños, pero el promedio de las últimas siete encuestas les coloca en 43 y bajando. No hay en su caso una fluctuación como la que afecta a Vox: el pasado fin de semana GAD les dio 32 escaños y GAD3 entre 36 y 39. En este sentido, muchas encuestadoras ya dan por sentado que la formación de Pablo Iglesias será quinta en muchas provincias del interior y no aspirará al reparto de escaños.

La tendencia porcentual tampoco es buena para el partido de Iglesias, que obtuvo un 21,1% del voto en las generales del 26-J, pero al que las encuestas más recientes colocan en una media del 14,4%. Mientras, Vox ya conquista el 11% y sigue creciendo. Dada la fortaleza de Podemos en regiones como Cataluña, País Vasco o Navarra, donde el partido de Santiago Abascal es marginal, la cercanía porcentual en ambos partidos supone una muy mala noticia para la formación de izquierdas de cara al reparto de escaños en el resto de España.