Un 34,72% de los inscritos en Izquierda Unida han rechazado la confluencia con Podemos de cara a las próximas citas electorales en el referéndum interno de la formación. En la consulta han participado 10.394 personas, de las cuales 6.393 (61%) han dado luz verde a repetir coalición electoral, mientras que 3.609 (34%) lo han rechazado. La participación ha caída estrepitosamente, y sólo ha participado la mitad de quienes lo hicieron en el referéndum de 2016 sobre el pacto con Podemos.

Izquierda Unida y Podemos concurrieron por separado a las elecciones generales del 20 de diciembre de 2015. Podemos y sus marcas regionales consiguieron 5,2 millones de votos y 69 diputados, mientras que Izquierda Unida logró 926.000 votos y dos diputados. En total, ambos partidos consiguieron 6,1 millones de votos y 71 diputados. En la repetición electoral de junio de 2016, ya concurriendo juntos, repitieron el número de diputados pero perdieron un millón de votos.

Asturias, tierra de Gaspar Llamazares, es la única comunidad que rechaza la alianza con Pablo Iglesias

En la consulta que IU hizo en mayo de 2016, un mes antes de las elecciones, participó un total de 20.067 , mientras que esta vez sólo han votado 10.394 militantes. Hace tres años un 84,5% votó a favor de la alianza, mientras que el 13% rechazó el pacto. En esta ocasión aumenta considerablemente la contestación interna a concurrir con Pablo Iglesias en las elecciones generales, y el rechazo se ha duplicado en porcentaje respecto a hace un año, con un 34% de ‘noes’.

La pregunta lanzada a las bases de IU fue la siguiente: “¿Estás de acuerdo con que Izquierda Unida concurra a las próximas elecciones generales y europeas en coalición con otras fuerzas políticas en base al acuerdo adjunto?”. La votación interna de Izquierda Unida refleja las grandes discrepancias internas que sacuden al partido y que han resultado en la salida de líderes históricos como el asturiano Gaspar Llamazares, públicamente contrarios a la opción de la confluencia, que denuncian como una “disolución” de la marca de Izquierda Unida dentro de un proyecto como el de Podemos. Estos reflejos también quedan reflejados en el desglose territorial de los resultados, donde Asturias es la única comunidad autónoma donde no se ha aprobado el pacto con Podemos, con más ‘noes’ que ‘síes’.

Es una crisis que se traslada a los territorios y que se reflejará en las próximas elecciones autonómicas, en las que Izquierda Unida concurrirá de forma independiente en Asturias, Navarra o Murcia, entre otros territorios.