El presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó, ha escrito al presidente de la Cruz Roja venezolana, Mario Villarroel Lander, para expresar «nuestra sincera felicitación» por «su acertada labor» con motivo del 124º aniversario de esta organización humanitaria.

«La Cruz Roja venezolana ha contribuido con la distribución de alimentos a familias necesitadas, operaciones de socorro en situaciones de emergencia, operaciones de cooperación internacional, la construcción de colegios en lugares que carecen de ellos y la reconstrucción de casas destruidas por catástrofes naturales», señala la misiva, que también rubrican el primer vicepresidente, Edgar José Zambrano Ramírez, y el segundo vicepresidente, Iván Stalin González Montaño.

Guaidó ha realizado un llamamiento internacional para solicitar ayuda debido la situación de crisis humanitaria que padece el pueblo venezolano. Hay una gran escasez de insumos en los hospitales y el salario mensual apenas llega para comprar un pollo.

El régimen chavista se niega a reconocerlo con la excusa de que daría pie a una invasión extranjera. Sería mostrar su debilidad al mundo, a lo que no está dispuesto Nicolás Maduro, a quien sostienen en el poder la élite militar, Cuba y Rusia.

Cuando Guaidó cumplió un mes como presidente encargado de Venezuela, el 23 de febrero, intentó que la ayuda humanitaria que se había almacenado en Cúcuta, en la frontera colombiana, y en la frontera brasileña, pudiera llegar a los necesitados en Venezuela.

Sin embargo, el régimen de Maduro bloqueó los accesos. Guaidó destaca en sus intervenciones públicas cómo la gente está muriendo en Venezuela por falta de medicinas y de medios en los hospitales.

El Comité Internacional de la Cruz Roja reconoció a principios de febrero «la situación crítica» que viven los venezolanos y ha destacado «el papel clave» desempeñado por la Cruz Roja venezolana.

El presupuesto inicial de unos diez millones de dólares se ha duplicado, hasta 19 millones de dólares, y se acaba de dar a conocer un nuevo plan de ayuda. Unos cuatro millones de venezolanos han salido del país desde 2014 debido a la crisis política, económica y social.

Guaidó destaca cómo la Cruz Roja venezolana, dirigida por Mario Villarroel Lander, se guía por «principios fundamentales» como «la humanidad, imparcialidad, neutralidad, independencia, voluntariado, unidad y universalidad».