Política

La Fiscalía se querella contra Torra por desobediencia "deliberada" con los lazos

"Nos encontramos ante un requerimiento claro", explica el documento presentado por la Fiscalía

Quim Torra.

Quim Torra. EFE

Dicho y hecho. La Fiscalía Superior de Cataluña ha interpuesto este miércoles una querella contra el presidente de la Generalitat Quim Torra por un delito de desobediencia al desoír el mandato de la Junta Electoral Central que le requirió hasta en tres ocasiones que retirara los símbolos independentistas de los edificios públicos de Cataluña, entre ellos los lazos amarillos de apoyo a los presos del ‘procés’.

En la querella, que ha sido presentada ante la Sala Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC), el fiscal superior Francisco Bañeres sostiene que Torra “procedió, consciente y deliberadamente, a desatender el mandato recibido de la Junta Electoral Central manteniendo los elementos objeto del requerimiento en numerosas dependencias y establecimientos públicos dependientes de la Administración dirigida por él”.

“Nos encontramos aquí ante un requerimiento claro y expreso emitido por la máxima autoridad administrativa en materia de control  de los procesos electorales cual es la Junta Electoral Central, el cual ha sido reiteradamente desatendido, circunstancia de especial gravedad en cuanto incide directamente en el derecho de participación política de la totalidad de la ciudadanía”, recalca el Ministerio Público.

Asimismo, el fiscal Bañeres explica que la “reiterada negativa” del presidente de la Generalitat a cumplir con lo dictaminado por la Junta Electoral “no puede quedar enmascarada ni por una supuesta voluntad de acudir a otros órganos, que carecen de cualquier competencia para terciar en la cuestión, ni tampoco, por una sustitución de los símbolos hasta entonces ubicados en los edificios públicos por otros que, bajo otra forma expresiva, pretendían significar exactamente lo mismo”. De esta forma, el Ministerio Fiscal critica la actuación de Torra que consultó la retirada de los símbolos independentistas con el Síndic de Greuges así como el remplazo de los lazos amarillos en la fachada del Palau de la Generalitat por otros blancos y con rayas rojas colocados en el mismo balcón de la sede del Govern.

Por otro lado, en la querella el Ministerio Público subraya que los acuerdos del órgano que vela por la neutralidad en los comicios estableció “con claridad a todo tipo de simbología ideológica y/o partidista, aún y cuando se focalicen inicialmente en lazos amarillos y banderas esteladas, por lo tanto, la ubicación de cualquier símbolo del tenor de los ya referidos, ajeno a la porpia estructura inicial del edificio, resulta vulneradora de lo acordado por la JEC”.

El artículo 410 del Código Penal  castiga la desobediencia en aquel funcionario público que «sin oponerse o negarse» a un mandato judicial «tampoco realice la actividad mínima para llevarlo a cabo». En la querella, pide que el TSJC tome declaración a Torra en calidad de investigado y que se oficie la querella al Cuerpo de Mossos d’Esquadra «al objeto de que informe al tribunal acerca de del debido cumplimiento de los resuelto por la Junta Electoral Central».

Comentar ()