Política VOX

Santiago Abascal: "Mi madre no me deja ir al programa de Jordi Évole. Yo le hago caso"

El líder de Vox endurece las críticas contra los medios y adelanta que "Marruecos debe contribuir a construir un muro en Ceuta y Melilla"

logo
Santiago Abascal: "Mi madre no me deja ir al programa de Jordi Évole. Yo le hago caso"
Acto de Vox en CIudad Real.

Acto de Vox en CIudad Real.

Resumen:

Santiago Abascal hace un paréntesis en el silencio mediático para confirmar su veto a algunos espacios televisivos y cargar contra los medios de comunicación. El líder de Vox, que ha evitado conceder entrevistas durante meses, ha hecho una excepción este lunes para explicar las razones de su incomparecencia: «No necesitamos a los medios de comunicación», ha detallado el dirigente, que acudirá al programa de Bertín Osborne pero que ha declinado la invitación de La Sexta: «Le seguiré haciendo caso a mi madre, que no me deja ir al programa de Jordi Évole».

En una entrevista en EsRadio, Abascal ha acusado a los medios de comunicación y al resto de partidos de haber «retorcido nuestro mensaje con un descaro y una falta de escrúpulos que me sorprende». «Hemos sido muy maltratados por los medios, se nos ha estigmatizado», ha defendido. En este punto, el líder de Vox se ha preguntado «para qué vamos a dar entrevistas si somos capaces de contestar con nuestros contenidos por las redes sociales».

El político ha señalado que Vox «no necesita a los medios de comunicación», puesto que cuenta con una amplia difusión en las redes sociales. «El hecho de que Vox haya triunfado tiene más que ver con las redes sociales que con los medios», ha reconocido, al tiempo que ha criticado a quienes piensan «que lo que no está en los medios es la nada». «Nosotros sabemos que no es así: hemos conseguido captar a los españoles que no se sentían representados y no necesitamos a los medios en la manera en la que se creen».

Preguntado sobre futuras entrevistas, Santiago Abascal ha adelantado que seguirá «haciendo caso a mi madre, que no me deja ir al programa de Jordi Évole», y ha esgrimido que «no hace falta estar todo el día lanzando mensajes en los medios de comunicación».

«Un muro en Ceuta y Melilla que evite concertinas»

En esta misma entrevista, Abascal ha vuelto a defender la construcción de «un muro en Ceuta y Melilla que evite las concertinas y que evite que quien quiera saltar pueda dañarse». Una construcción en la que, ha defendido, tendrá que colaborar Marruecos. «Marruecos debe colaborar en la construcción de este muro y es la prueba de fuego de si está dispuesto a tener una buena vecindad con Europa». «Debe ayudarnos a proteger nuestras fronteras», ha dictaminado.

El dirigente ha vuelto a defender la «inmigración controlada» y ha aprovechado para cargar contra los líderes de Podemos, Pablo Iglesias e Irene Montero, que tras la compra de su polémico chalet en Galapagar tuvieron que recibir protección de la Guardia Civil 24 horas por parte del Ministerio del Interior. «Los progres como el marqués de Galapagar y su mansión están protegidos, tienen altas vallas defendidas por funcionarios públicos; no creo que los españoles tengan menos derecho».

Abascal, a Aznar: «Me sorprende que se dé por aludido»

El máximo responsable de Vox también ha hecho referencia a José María Aznar. El ex presidente cargaba hace días contra Abascal por referirse al PP como «derechita cobarde». «A mí, mirándome a la cara, nadie me habla de una ‘derechita cobarde’ porque no me aguantan la mirada», criticó el veterano popular. Abascal se ha mostrado sorprendido por esta reacción y ha aclarado que su expresión no iba dirigida a Aznar.

«Con ‘derechita cobarde’ nos referíamos al gran fraude de Mariano Rajoy», ha advertido, criticando su tibieza política y acusándole de continuismo con la estela del socialista José Luis Rodríguez Zapatero. «Continuó con una posición débil en Cataluña de Zapatero, subió los impuestos (…)», ha criticado. «Con esto no quiero salvar toda la obra política de Aznar», ha señalado, aunque ha admitido que «me sorprende que se haya dado por aludido porque pensaba que compartía la concepción de la ‘derechita cobarde'».