El PSOE mantiene en suspenso la negociación de los partidos sobre un debate de los candidatos a la Presidencia del Gobierno, cuyo formato y fecha sigue siendo toda una incógnita. Hasta que avance la campaña y el equipo de Pedro Sánchez defina e intente imponer la opción que le resulte más beneficiosa -desde un ‘cara a cara’ con el jefe de la oposición hasta una confrontación entre los cinco grandes partidos- los aspirantes buscan el voto en actos por toda España y en los platós de televisión.

Las estrategias son muy dispares y oscilan entre la intensidad televisiva del retorno de Pablo Iglesias (Unidas Podemos), con cuatro entrevistas en sólo siete días, hasta el silencio del líder de Vox, Santiago Abascal, el más reacio al formato televisivo, pasando por la prudencia de Pedro Sánchez (PSOE), que intenta evitar una exposición que dé pie a algún patinazo, o la presencia continuada de Pablo Casado (PP) y Albert Rivera (Ciudadanos) en las televisiones.

La campaña electoral coincide con el regreso del programa de entrevistas personales ‘Mi casa es la tuya’ de Bertín Osborne, que ha invitado a los cuatro dirigentes políticos. Ha aceptado la propuesta el líder de Vox, Santiago Abascal, que por primera vez arriesga con este formato tras rechazar entrevistas en prácticamente todos los medios de comunicación. Por esas reticencias a responder las preguntas de los periodistas, su aparición en pantalla genera mucha expectación. También acudirá el candidato de Ciudadanos, Albet Rivera, que repite experiencia, mientras que Pablo Casado se estrenará en el programa.

Tras haber acudido en la campaña de 2015 -la primeras de Pedro Sánchez- el ahora presidente ha rechazado la propuesta de Bertín Osborne y su equipo guarda con celo sus intenciones de cara al debate electoral. Tampoco acudirá a la casa del cantante y presentador el líder de Podemos, Pablo Iglesias, que apuesta por entrevistas en directo para evitar que su discurso se tergiverse durante el proceso de edición de los programas.

Los candidatos se esfuerzan por mostrar sus rostros más cercanos en pantalla mientras sus equipos discuten por el formato de un gran debate electoral que les permita confrontar sus propuestas. Los partidos responsabilizan al PSOE de que esas conversaciones se encuentren paralizadas y aseguran tener absoluta disponibilidad para las distintas opciones sobre la mesa. La Academia de la Televisión se ha ofrecido para organizar un ‘cara a cara’ entre el jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, y el líder de la oposición, Pablo Casado, al que el PSOE se resiste. También Mediaset apuesta por este formato entre los candidatos de los dos principales partidos.

TVE, por su parte, invita a un programa de debate a los líderes de los partidos con representación parlamentaria, PP, PSOE, Ciudadanos y Podemos, excluyendo del formato a Vox a pesar de que ya cuenta con representación en el Senado: un senador autonómico por Andalucía. Atresmedia sí incluye a Santiago Abascal en su propuesta de debate a cinco.

Mientras tanto, las audiencias y los impactos en las redes sociales de esas apariciones sirven de termómetro de la precampaña. La caída electoral de Podemos que vaticinan todas las encuestas coincide con una bajada del interés del telespectador en las entrevistas a Pablo Iglesias, que hace tres años batían récords de audiencia. El pasado lunes, el líder de Podemos fue entrevistado en Telecinco que reunió a 2.2 millones de espectadores, el 13% de cuota de pantalla frente al 17,1% recogido el lunes pasado por el mismo informativo de Pedro Piqueras.

El martes, Iglesias protagonizaba el espacio de entretenimiento El Hormiguero, que ayer visitó Albert Rivera y al que también acudirá Pablo Casado. En este caso son Abascal y Sánchez, que lo visitó en su etapa en la oposición, los que rechazan la oferta. El programa registró su peor share de todo el mes de marzo, un 12,5%, y el segundo peor dato numérico de audiencia, con 2,4 millones de espectadores. El día anterior, sin ir más lejos, con la presencia de los actores Amaia Salamanca y Javier Rey, El Hormiguero registró 400.000 espectadores y 2,5% más de share.

El candidato de Podemos continúa esta semana con su ronda de medios con una visita al programa matinal de la Ser Hoy por Hoy y el domingo se enfrentará en El Objetivo a las preguntas de la periodista Ana Pastor, con la que, según fuentes de su entorno, va a ser «muy duro». Pablo Iglesias es el líder político peor valorado según el CIS.