Esquerra Republicana quiere hacer del proceso independentista el eje de su campaña. Lo hará con la candidatura encabezada por Oriol Junqueras, procesado por el Tribunal Supremo por su participación en la organización del referéndum secesionista, con el lema de la campaña: “Va de libertad” y también con las localizaciones escogidas para sus actos, en concreto los que aspira a realizar en diversos centros penitenciarios. Más allá del debate electoral planteado por Jordi Sánchez, cabeza de lista de JxCat, ERC quiere organizar mítines protagonizados por Gabriel Rufián y, si Instituciones Penitenciarias lo permite, Oriol Junqueras en el caso de Soto del Real.

Los republicanos han pedido permiso para realizar actos de campaña en Soto del Real y Alcalá Meco, los dos centros en los que se encuentran recluidos los procesados por el 1-O en prisión preventiva, así como en las prisiones catalanas, en las que el objetivo es celebrar un mitin con quienes compartieron celda y reclusión con Junqueras, Raül Romeva, Dolors Bassa y Carme Forcadell. Y confían en obtener esos permisos en base al precedente creado por Podemos en las recientes elecciones andaluzas. En esa ocasión candidatos de Adelante Andalucía y cargos públicos de Podemos celebraron en el interior de la cárcel de Sevilla el primer mitin que se produce en estas circunstancias. La petición es para el primer sábado de campaña o el último viernes.

Va de libertad

De aprobarse, se tratará de actos especialmente acordes con el lema de campaña: “Va de libertad” que protagoniza los carteles con las imágenes de Oriol Junqueras y Gabriel Rufián, además de los candidatos por Girona, Lleida y Tarragona, rasgadas por para retratar “los intentos de censura y represión” ha explicado hoy el portavoz del partido, Sergi Sabrià. Intentos pese a los cuales”nosotros seguiremos y no nos rendiremos” con la independencia catalana como objetivo.

Un lema con el que Esquerra quiere dejar claro además que en estas elecciones “no sólo se trata de frenar a la ultraderecha, sino de defender todas las libertades, la libertad nacional, la libertad de los presos y, en general de la libertad como sinónimo de todos los derechos conquistados en retroceso por oleada represiva”, ha explicado Sabrià. Los republicanos tienen claro que el objetivo a batir en estos comicios son los socialistas catalanes, de ahí que centrarán sus esfuerzos en advertir del “peligro” de un “gobierno del Ibex 35” integrado por PSOE y Cs.

Cuentan para ello con ser el partido con mayor fidelidad de voto, que en las últimas elecciones generales, autonómicas y europeas celebradas en Cataluña han mostrado una tendencia de crecimiento constante. “Tenemos más fidelidad de voto pero hay más movilidad que nunca, tenemos que trabajar para consolidar esa fidelidad” ha concluido el portavoz republicano.

Junqueras y Romeva piden la excarcelación para hacer campaña

Paralelamente, el abogado Andreu Van Den Eynde, que representa a Oriol Junqueras y al exconsejero de Exteriores Raül Romeva en el juicio del ‘procés’ en el Tribunal Supremo, ha propuesto hoy “vigilancia policial constante y prohibición de abandono de un determinado domicilio o zona” como alternativas a imponer a sus clientes en el caso de que no se acuerde su libertad provisional, de modo que puedan participar en la campaña de las Elecciones Generales para el Congreso de los Diputados y el Senado, respectivamente.

Así lo señala en el escrito de 3 páginas que ha presentado este jueves ante el tribunal que juzga a sus mandantes para pedir una vez más su puesta en libertad, y en el que subraya que Junqueras lleva cumplidos a día de hoy 516 días de prisión preventiva (desde el 2 de noviembre de 2017), mientras que Romeva acumula 404 (desde el 23 de marzo de 2018).

De este modo, la defensa de Junqueras y Romeva coincide con los planteamientos del abogado Jordi Pina, que defiende a los también acusados en este procedimiento y exconsejeros Jordi Turull y Josep Rull y al que fuera expresidente de la Asamblea Nacional Catalana (ANC) Jordi Sánchez.

Como alternativa a la puesta en la libertad, que también en este caso es la petición principal, Pina propone para sus mandantes la “limitación de sus movimientos a la comunidad autónoma o al término municipal de Madrid, complementada con controles telemáticos o policiales” o incluso “su arresto en un determinado domicilio en Madrid que pueda fijar y donde pueda ser controlado por efectivos policiales”.