Política

Rivera ironiza con que se equivocó al no entrar en el Gobierno con Rajoy

El líder de Ciudadanos reiteró en un encuentro informativo la intención de gobernar en coalición con el PP tras el 28-A

El candidato a la presidencia del Gobierno, Albert Rivera.

El candidato a la presidencia del Gobierno, Albert Rivera. EFE

A apenas 20 días de las elecciones generales, los posibles pactos electorales comienzan a adquirir protagonismo. Y ya son varias las encuestas que garantizan una mayoría absoluta en particular: precisamente el acuerdo ‘vetado’ entre Pedro Sánchez y Albert Rivera, una suma «imposible», al menos por parte de la formación naranja.

Precisamente sobre sumas, pero también sobre las pasadas, habló ayer Albert Rivera durante su participación en el Foro ‘La España Necesaria’ organizado por el diario El Mundo. Si bien volvió a reiterar su más que sabida intención de gobernar en coalición con Pablo Casado, vaticinando un resultado electoral que le permita «una mayoría alternativa a Sánchez» con la ausencia de Vox, tuvo un momento para recordar el Gobierno en coalición fallido del que los de Rivera tuvieron la posibilidad de formar parte en 2016.

«Siempre es aceptable la crítica, en lo que te equivocas. Yo tenía que haber entrado en el Gobierno con Rajoy. No entré, me equivoqué», ironizaba el candidato a la presidencia de España en referencia a las segundas elecciones celebradas en junio de 2016 tras la imposibilidad de investir candidato en las generales de enero del mismo año, en las que el ex presidente del Partido Popular terminó gobernando gracias al voto favorable de Ciudadanos y la abstención de los socialistas.

Ciudadanos posibilitó entonces un Gobierno encabezado por Mariano Rajoy para, en palabras del propio Rivera, evitar que los españoles fuesen a unas terceras elecciones tras casi un año de parón político con una jefatura del Estado en funciones. Pero una cosa era posibilitar esa investidura y presionar in extremis a los socialistas para que facilitasen la formación, al fin, de un Gobierno; y otra muy distinta era compartir Ejecutivo, una opción a la que se opusieron los naranjas por el procesamiento del PP en el caso Bárcenas.

Rivera: «Yo tenía que haber entrado en el Gobierno con Rajoy. No entré, me equivoqué»

Los populares gobernaron entonces en minoría con 170 votos a favor, 111 en contra y 68 abstenciones. Y, como de los errores (quizá) se aprende, ahora, ante unas inminentes elecciones generales Rivera ya habla alto y claro de los pactos postelectores. Ya lo hizo el pasado 27 de marzo con un anuncio que marcaría un antes y un después en las presentes negociaciones: la oferta de un Gobierno en coalición con Pablo Casado para derrotar a toda costa a Pedro Sánchez. «Ahora yo estoy aquí, y con Rajoy ya sabemos lo que pasó», zanjaba Rivera en el encuentro informativo.

Y como de los errores se aprende, a día de hoy no hay cabida, por el momento, para otro ‘Pacto del Abrazo’ con el que en 2016 el líder liberal y el líder socialista sellaron un centenar de medidas que hubiera puesto en marcha un hipotético gobierno de Sánchez. Y, pese a que el actual Ejecutivo ya ha tendido la mano a Rivera para gobernar pese a que le ha «decepcionado», Rivera no parece que vaya a dar su brazo a torcer, convencido de evitar que «el Gobierno Frankestein» continúe cuatro años más. «Le hemos dicho que no a Sánchez y que sí a España», sentenciaba.

«No» a la propuesta de Valls

Albert Rivera cerró también la puerta a la propuesta fundada por Manuel Valls sobre un posible pacto con el PSC en Cataluña, algo que, según el candidato no es posible porque Miquel Iceta «cada vez se parece más a un nacionalista».

Valls defendía pactar con los socialistas si salían las cuentas, pero Rivera sigue en sus trece: no habrá pacto con el PSOE. Con quien tampoco está dispuesto a gobernar por el momento Ciudadanos es con la extrema derecha de Vox, de quien manifestó tajante que «no van a entrar en el Gobierno» y que «a los partidos populistas se les gana mejor haciendo propuestas y hablando de España que pasando todo el día insultando».

«Estoy cansado de los debates sobre la Reconquista o sobre los huesos de Franco. Prefiero ponerme a trabajar», aseguraba el presidente de Ciudadanos. «Si hay una investidura y Vox ha entrado en el Congreso, al final tendrá que votar y decidir. En Andalucía tuvieron que hacerlo y permitieron el acuerdo entre Ciudadanos y PP», recordaba.

Comentar ()