Política

El juez que votó en contra de condenar al PP en Gürtel accede a la ‘Gran Sala’ de la AN

Ángel Hurtado y Manuela Fernández de Prado serán los magistrados que ocuparán las plazas de Enrique López y Eloy Velasco en la Sala de Apelaciones de la Audiencia Nacional tras el fallo del Tribunal Supremo.

logo
El juez que votó en contra de condenar al PP en Gürtel accede a la ‘Gran Sala’ de la AN

El juez Ángel Hurtado. EFE

Resumen:

Los magistrados Ángel Hurtado y Manuela Fernández de Prado entrarán a formar parte de la Sala de Apelaciones de la Audiencia Nacional después de que la Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Supremo tumbara el pasado mes de marzo por unanimidad los nombramientos de los magistrados Enrique López y Eloy Velasco efectuados por parte del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) que preside Carlos Lesmes.

Según informan fuentes jurídicas a El Independiente, la Comisión Permanente del Consejo tiene previsto dar cumplimiento en los próximos días a la sentencia del Alto Tribunal después de que el magistrado Velasco solicitara una aclaración de la misma y el Supremo respondiera que el criterio para elegir a los nuevos integrantes de la ‘Gran Sala’ de la Audiencia debe ser la mayor antigüedad en el escalafón entre los magistrados que tienen el mérito de haber superado pruebas de especialización en materia penal o la prueba de acceso de juez a magistrado en dicho ámbito.

Los magistrados Ángel Hurtado y Manuela Fernández de Prado entrarán a formar parte de la Sala de Apelaciones de la Audiencia Nacional después de que la Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Supremo tumbara el pasado mes de marzo por unanimidad los nombramientos de los magistrados Enrique López y Eloy Velasco efectuados por parte del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) que preside Carlos Lesmes.

Según informan fuentes jurídicas a El Independiente, la Comisión Permanente del Consejo tiene previsto dar cumplimiento en los próximos días a la sentencia del Alto Tribunal después de que el magistrado Velasco solicitara una aclaración de la misma y el Supremo respondiera que el criterio para elegir a los nuevos integrantes de la ‘Gran Sala’ de la Audiencia debe ser la mayor antigüedad en el escalafón entre los magistrados que tienen el mérito de haber superado pruebas de especialización en materia penal o la prueba de acceso de juez a magistrado en dicho ámbito.

Las mismas fuentes indican que en este caso son los magistrados de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional, Ángel Hurtado y Manuela Fernández de Prado (una de las recurrentes ante el Supremo), a quienes les corresponde las plazas de López y Velasco.

En el caso de Hurtado, fue el ponente inicial de la sentencia de la Primera Época de la Trama Gürtel (1999-2005) que tumbó al Gobierno de Mariano Rajoy. Paradójicamente, pese a redactar cientos de folios de dicha sentencia, acabó formulando un voto particular contra la misma al discrepar sobre la condena que recibió como partícipe a título lucrativo el Partido Popular por haberse beneficiado de 245.492,80 euros de gastos electorales en los municipios madrileños Pozuelo de Alarcón y Majadahonda, que se sufragaron con el dinero de las comisiones aportadas por la trama corrupta capitaneada por Francisco Correa.

En su voto particular, Hurtado dijo que “no era necesario introducir” en la resolución expresiones como que “‘entre el Grupo Correa y el Partido Popular se tejió, pues, una estructura de colaboración estable’”, o que ‘se creó en paralelo un auténtico y eficaz sistema de corrupción institucional…’ (…) la llamada “Caja B” del partido, consistente en una estructura financiera y contable paralela a la oficial, existente al menos desde el año 1989”.

Cambia el tribunal que juzgará a Trapero

Tras un ruptura de relación total con los otros dos magistrados que juzgaron la trama Gürtel, José Ricardo de Prada y Julio de Diego, Ángel Hurtado decidió cambiar de sección en la Sala Penal de la Audiencia y pasó de ser miembro de la Sección Segunda a magistrado de la Sección Primera, donde recientemente ha formado parte de la Sala que debe dictar próximamente la sentencia sobre el expresidente del Fútbol Club Barcelona Sandro Rosell.

Por su parte, la magistrada Fernández de Prado ocupa actualmente plaza en la misma Sección Primera de la Sala Penal de dicho tribunal y debía formar parte de la Sala que juzgará al mayor de los Mossos d’Esquadra Josep Lluis Trapero por rebelión tras los actos independentistas del 20-S y el 1-O.

Su marcha de la Sala Penal rumbo a la Sala de Apelaciones supondrá una alteración en la composición de dicho tribunal que tenía hasta el momento un marcado signo progresista. Fernández de Prado es miembro de la asociación progresista Juezas y Jueces para la Democracia.

Asimismo, la Comisión Permanente del Consejo debe decidir a qué plazas envía a los magistrados Enrique López y Eloy Velasco. Las opciones barajadas son dos: adscritos a la Sala Penal –que en estos momentos cuenta con tres magistrados de más sobre su plantilla- o adscritos a la Sala de Apelaciones, que por ahora mantiene una tímida carga de trabajo ya que en todo el año 2018 tan sólo se dictaron 18 sentencias por parte de dicho órgano. De hecho, ambos magistrados estaban actuando en la actualidad como refuerzos de las Secciones de la Sala Penal por este motivo.