Podemos vuelve a situarse como una víctima del sistema y los poderes fácticos, en esta ocasión ha costa de Whatsapp. La formación ha informado de que su cuenta de envío de mensajes masivos de WhatsApp en la que tenían inscritas a más de 60.000 personas ha sido “bloqueada” en la última semana de campaña, pese a que la formación asegura haber “cumplido todas sus obligaciones” y “todos los trámites previstos”.

“WhatsApp acaba de cerrarnos la cuenta de Podemos mediante la que nos comunicábamos con todas las personas que nos han solicitado hacerlo a través de ese canal”, denunció anoche a través de la red social Twitter el secretario de Comunicación de Podemos, Juanma del Olmo. Más tarde, la formación ha acusado a la empresa americana de hacer una “injerencia” en las elecciones del próximo domingo.

Un portavoz de la empresa de mensajería instantánea ha dicho a Efe que en el bloqueo de los números han aplicado “los mismos estándares de implementación para todos los usuarios de WhatsApp a nivel mundial”. “Nuestros términos y servicios son explícitos y no permiten la mensajería masiva o programas de terceros para automatizar los mensajes”, han puntualizado las mismas fuentes.

Sin embargo, la formación morada ha asegurado a Efe tener “el consentimiento expreso” de cada uno de los usuarios a los que les manda información y que han contratado los servicios de una empresa autorizada por WhatsApp, “la misma con la que trabajan el resto de partidos”. “El sistema que hemos utilizado en WhatsApp es idéntico al utilizado por el resto de partidos. Se trata de un comportamiento discriminatorio, de una injerencia de una empresa en un proceso electoral y, por tanto, afecta a la calidad de nuestra democracia”, ha criticado Podemos en su cuenta oficial de Twitter.

Sin embargo, según publica El Confidencial, el sistema utilizado por Podemos no sería el mismo empleado por el resto de partidos: si bien la aplicación de mensajería permite la difusión de mensajes mediante la contratación de un sistema Business oficial, el partido de Pablo Iglesias habría empleado una aplicación móvil con la que saltarse este paso y permitir el reenvío masivo de mensajes pagando alrededor de 50 euros mensuales por el servicio. Este factor sería el que ha provocado el cierre de la cuenta de Whatsapp, según este mismo medio.

Sin previo aviso

El partido ha denunciado que, sin previo aviso, el pasado 21 de abril se suspendieron cuentas de Podemos en WhatsApp que eran de utilidad para remitir información de campaña a personas que previamente se habían inscrito. Esa suspensión de las cuentas de WhatsApp fue la que provocó “el bloqueo de facto” de la distribución de mensajes masivos, según el relato de Podemos.

Podemos denuncia que sus responsables han acudido a la sede de Facebook y “se han negado a recibirlos”

“Nuestro equipo de gestión cumplió con los trámites previstos en las condiciones de uso de la aplicación, solicitando de forma específica y a través del cauce establecido la verificación de las cuentas”, explican desde la formación morada. Tras recibir la respuesta de WhatsApp a sus quejas, la dirección de Podemos se ha preguntado por qué no se han bloqueado entonces las cuentas del resto de partidos políticos que usan el mismo sistema o “similares”.

“Si WhatsApp alega eso, tendría que estar bloqueando todos los mensajes que manda el resto. Y si no, explicar por qué solo bloquea a Podemos“, han indicado a Efe desde la dirección del partido morado, que alerta de la “discriminación” que supone esta situación. Para la difusión de sus mensajes durante la campaña, Podemos contrató una empresa que proporcionaba un software de reenvío de mensajes que incluye un “control automático”. La dirección de la formación morada asegura que la gerente del partido y el responsable de redes sociales de Podemos han acudido en la mañana de hoy a la sede de Facebook y Whatsapp y “se han negado a recibirlos”.