El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, ha celebrado los cerca de 60 diputados alcanzados en las elecciones generales de este 28 de abril, unos 26 más que en la cita electoral de 2016, pero se ha reafirmado en su intención de no pactar con Pedro Sánchez para entrar a formar parte del Gobierno.

Más bien se ha dirigido a su electorado pasada la media noche, conocedor ya del derrumbe del PP y el ascenso de Vox por debajo de las expectativas creadas, para asegurar que plantará cara al Ejecutivo que da por hecho que conformarán PSOE, Unidas Podemos y los independentistas catalanes de ERC. En paralelo, los electores del PSOE gritaban en Ferraz «Con Rivera no» y «Sí se puede».

«La mala noticia es que Sánchez e Iglesias van a formar Gobierno con los separatistas», ha dicho Rivera, para añadir que «la buena noticia es que hay un proyecto ganador que si que cree en España, que tiene futuro», en referencia a Ciudadanos.

De este modo, Rivera ha querido tomar posiciones como principal líder de la oposición, aunque el PP se mantiene como la segunda fuerza en el Congreso con algo menos de 70 diputados. De hecho, Rivera ha recalcado que Ciudadanos ya es la segunda fuerza en un puñado de comunidades autónomas. «Esta es la casa común del proyecto constitucionalista», ha dicho.

Piensa en un próximo gobierno

«Ciudadanos hoy se erige como la esperanza de España. Gracias a los más de cuatro millones de personas que nos han votado. Vamos a hacer una oposición leal a la Constitución, leal a la economía de mercado y a Espala. Vamos a vigilar muy de cerca para que el Gobierno no machaque a familias y las clases medias, los autónomos y los trabajadores, para que haga ocurrencias», ha añadido.

Por último, tras admitir que «hoy han ganado las elecciones los socialistas»,  ha prometido que gobernará España en el futuro y ya ha pedido el voto para las elecciones autonómicas y municipales y europeas del mes de mayo.