El presidente de la Generalitat, Quim Torra, se ha despedido este martes de la líder de Cs en Cataluña, Inés Arrimadas, con una inusual contundencia, en su último duelo en una sesión de control en el Parlament antes de que la jefa de la oposición tome posesión como diputada en el Congreso.

«¿Oye este silencio, señora Arrimadas?», ha preguntado en tono irónico Torra desde su escaño, tras dejar pasar cinco segundos sin decir nada, emulando a Albert Rivera en uno de los deb ates entre aspirantes a la Moncloa en la campaña del 28A. «Este silencio es lo que queda de su paso por el Parlament: la nada», le ha espetado.

Y ha proseguido: «Usted no ha construido nada, no ha querido dialogar con nadie, ha crispado, ha querido romper y fracturar. Usted es la antipolítica. Usted quiere para este país el antipaís. La única política que tiene usted para Cataluña es aplicarle el artículo 155, es cargarse sus instituciones».

Torra la ha invitado a «venir al Palau» de la Generalitat para «hablar» con él antes de dar el salto al Congreso. «Solo hay un rótulo que dice ‘Libertad de expresión y de opinión’, espero que este pueda pasarlo», ha dicho, en velada alusión a las reiteradas negativas de Arrimadas a acudir a las reuniones de la mesa de diálogo catalana cuando del balcón del Palau colgaba una pancarta a favor de los «presos políticos y exiliados».

No sé si aspira a ser compañero de piso de Puigdemont» ha advertido Arrimadas a Torra por la querella por desobediencia que afronta

El presidente catalán ha respondido así a una última interpelación de Arrimadas en la que la líder naranja le ha advertido sobre su futuro si insiste en desobedecer a la Justicia, en referencia a la querella interpuesta por la Fiscalía por la negativa de Torra a retirar los lazos amarillos de las fachadas de los edificios públicos de la Generalitat.

«Se empieza desobedeciendo a los tribunales y se acaba siendo un fugado de la justicia», ha apuntado la líder naranja, «no sé si aspira a ser compañero de piso de Puigdemont, eso sí, con una buena paga como todos los procesistas» ha ironizado.

Arrimadas ha recriminado a Torra que «no puede hacer balance de gestión» en su primer año al frente de la Generalitat porque «no ha hecho nada, es presidente del lazo que le funciona como venda para no ver nada, ni el daño que ha hecho procés, ni los problemas de los catalanes».

Antes que eso, Arrimadas ha protagonizado un nuevo enfrentamiento con el presidente del Parlament, Roger Torrent, al que ha recriminado que permitiera al diputado de ERC Gerard Gómez del Moral que la interpelara en su intervención, cuando en el último pleno restó tiempo de intervención a la líder de Cs por hacer lo mismo.

«Le exigimos que explique cual es su criterio», ha reclamado Arrimadas. «A mi me corresponde gestionar el Pleno y eso hago, aunque en ocasiones no le guste cómo lo hago» se ha limitado a responder Torrent.

Torra reclama diálogo a Sánchez

La sesión de control ha servido además para que el presidente catalán insistiera en persona en las apelaciones al diálogo que el Govern ha dirigido a Pedro Sánchez desde que ganó las elecciones generales, de momento sin éxito.

Torra ha confiado en que el PSOE entienda lo que, a su juicio, han votado los españoles, «volver donde lo dejaron, a la mesa del diálogo», recordando el buen resultado de los partidos independentistas en Cataluña. «Nosotros no desapareceremos y tenemos mandato del 21D que arrastra la ratificación del 1-O» ha añadido Torra.

Ni el Govern ni los dos partidos que le dan apoyo ocultan su incomodidad por el mutismo de Pedro Sánchez respecto a sus apelaciones, conscientes de que al líder del PSOE se le abren ahora nuevas opciones de pacto y hará todo lo posible por no depender de ellos en el Congreso.