PolíticaNEGOCIACIONES EN EL CONGRESO

Vox amenaza a PP y Cs con negarles apoyos autonómicos si le excluyen de la Mesa

Advierte al Gobierno andaluz de que ese "cordón sanitario" hace peligrar la aprobación de los Presupuestos

logo
Vox amenaza a PP y Cs con negarles apoyos autonómicos si le excluyen de la Mesa
El PP asume ya que tras el 26-M tendrá que pactar con Vox en lugar de con Cs

Santiago Abascal y Pablo Casado se saludan en la manifestación de la plaza de Colón EFE

Resumen:

“Si nos excluyen del Parlamento general, que busquen apoyos entre ellos en los parlamentos autonómicos”. Así responde Vox a las pretensiones del PSOE de incluir en la Mesa del Congreso, órgano de gobierno de la Cámara, sólo a su grupo y a los del PP, Cs y Podemos. El partido de Santiago Abascal rechaza ese nuevo “cordón sanitario” impulsado por los socialistas, que aspiran a contar con tres puestos en la Mesa y dejar con tres a PP, Cs y Podemos, con los que emprendería una geometría variable a la hora de los acuerdos en la Mesa.

Fuentes de la dirección de Vox mostraron ayer su malestar con esta posibilidad. Si se consuma ese acuerdo, la exclusión de Vox de la Mesa “tendrá consecuencias” en la relación con el PP y Ciudadanos después de las elecciones autonómicas y municipales del día 26. “Es un nuevo cordón sanitario de todos contra Vox”, lamentan en la formación, que amenaza con poner pie en pared. “Que no piensen que vamos a tragar con todo como ocurrió con la investidura en Andalucía. Para los Presupuestos allí nos necesitan”, advierten las fuentes, que se muestran especialmente duras con el partido de Albert Rivera. “Ciudadanos ha dicho que Vox no tendrá más remedio que apoyarle en la Comunidad de Madrid. Eso no es cierto”, advierten desde la formación de Abascal.

El partido de Albert Rivera aspirar a repetir el sorpasso a los populares en territorios como Madrid o en algunos ayuntamientos de capitales de provincia. Pero para hacerse con gobiernos autonómicos y locales deberá contar también con el respaldo de Vox, partido sobre el que mantiene su veto. La tesis de Ciudadanos es que los de Abascal “no van a tener más remedio que votarnos salvo que quieran que gobierne el PSOE con Podemos”. Su inacción o su voto en contra de un candidato de Ciudadanos, partido con el que están fuertemente enfrentados, abriría la puerta a ejecutivos de la izquierda, por lo que el partido de Rivera está dispuesto a aguantar el pulso.

Desde Ciudadanos señalan que “nada ha cambiado” respecto a la  tesis del pacto andaluz, cuando Juan Marín se negó a negociar con Vox y el acuerdo de investidura se cocinó sólo con el PP. De hecho, en Vox consideran que el líder del PP andaluz, Juanma Moreno, ha sido el dirigente popular más elegante en sus consideraciones hacia la formación.

Este lunes, la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, y la portavoz parlamentaria del PSOE, Adriana Lastra, han asegurado que no todos los partidos tienen por qué contar con representación en la Mesa. Su intención es que los cuatro grandes partidos cierren un acuerdo que dejen fuera del órgano a Vox, a los independentistas catalanes de ERC y JxCat, así como el PNV, con el que Lastra admite haber tenido conversaciones.

En declaraciones en el Congreso, Carmen Calvo ha explicado que el objetivo del PSOE es formar “una Mesa representativa de los grandes partidos, que son los que en este momento tienen más escaños y que representan de manera plural al conjunto de la ciudadanía”. La vicepresidenta, que se perfila como presidenta de la Cámara, ha insistido en que en la Mesa “no tienen que estar todos los partidos” y que es en la Junta de Portavoces “donde están todos los partidos de manera constitucional y legal”. “La Mesa de Congreso no es una Junta de Portavoces bis, es un órgano distinto y ahí tienen que estar los partidos que alcancen un acuerdo entre ellos”, ha indicado.

En la misma línea se ha expresado la portavoz socialista, que ha asegurado que el PSOE tiene “meridianamente” claro que no va a apoyar que Vox esté en la Mesa. “Ni siquiera tendría votos para estar en la Mesa. Es simple aritmética, necesitaría en todo caso el apoyo de PP y Ciudadanos. Si del PSOE depende, Vox no va a formar parte la Mesa”, ha indicado. “Hay cuatro grandes grupos y entendemos que la Mesa tiene que ser representativa de esa nueva realidad y tiene que comportarse como no lo hizo la mesa anterior, hay que evitar que se impida el debate en el hemiciclo”, ha asegurado.