Política

Ciudadanos mantiene el veto a Vox aunque le necesite para gobernar tras el 26-M

Cree que la formación de Abascal estaría obligada a respaldarles ante el riesgo de dar paso a gobiernos de izquierda

logo
Ciudadanos mantiene el veto a Vox aunque le necesite para gobernar tras el 26-M
Santiago Abascal, Pablo Casado y Albert Rivera en la manifestación de Colón

Santiago Abascal, Pablo Casado y Albert Rivera en la manifestación de Colón EFE

Resumen:

A pesar de que el último CIS de la factoría de José Félix Tezanos da pocas opciones al centro-derecha y mantiene la prevalencia del PP sobre Ciudadanos, lo cierto es que la formación de Albert Rivera aspirar a repetir el sorpaso a los populares en territorios como Madrid o en algunos ayuntamientos de capitales de provincia. Eso sí, para poder hacerse con gobiernos autonómicos y locales deberá tener también el respaldo de Vox, partido sobre el que mantienen su veto, su negativa a sentarse.

Desde Ciudadanos señalan que “nada ha cambiado” respecto a la  tesis del pacto andaluz, esto es, que el acuerdo es con el PP, no con la formación de Santiago Abascal, con la que en ningún momento llegaron a mantener interlocución alguna ni, siquiera, para asegurarse la presidencia del Parlamento de Andalucía, que por primera vez en democracia no estaba en manos de un socialista.

Fueron los populares, con su secretario general, Teodoro García Egea, y su vicesecretario de Organización, Javier Maroto, los que negociaron con Javier Ortega, hasta conseguir rebajar un documento de 19 puntos “inasumible”, a decir de los negociadores populares, que quedó completamente reducido.

Cs cree que Vox se tendrá que retratar ante el riesgo de dar paso a gobiernos de izquierda

La gran diferencia con respecto a Andalucía es que, a partir del 26 de mayo se abre la posibilidad de que los naranjas sean la primera opción de centro-derecha en algunas plazas importantes y los que, en teoría, deberían abrir un cauce de diálogo con Vox en caso de que necesitasen su apoyo. Un barón regional de Cs -aunque la formación de Rivera niega esa terminología- no duda en afirmar a El Independiente que “no me voy a sentar con Vox en ningún caso”.

La tesis es que los de Abascal “no van a tener más remedio que votarnos salvo que quieran que gobierne el PSOE con Podemos”. Su inacción o su voto en contra de un candidato de Ciudadanos, partido con el que están fuertemente enfrentados, abriría la puerta a ejecutivos de la izquierda. Eso en el caso de los ayuntamientos es casi automático.

Si no hay acuerdos municipales, gobierna el candidato más votado

Según el artículo 196 b y c de la LOREG es proclamado alcalde el que tenga la mayoría absoluta de los votos de la corporación. Pero si ninguno de ellos obtiene dicha mayoría “es proclamado alcalde el concejal que encabece la lista que haya obtenido mayor número de votos populares en el correspondiente municipio” y, en caso de empate se resolverá por sorteo. Los ayuntamientos se tienen que constituir en sesión pública, por ley, el vigésimo día posterior a la celebración de las elecciones, esto es, el 15 de junio, y posteriormente se procede a la elección del alcalde entre los electos.

Apelación al voto útil

Otra cosa es que Vox, para sortear el veto de los naranjas, este dispuesto a facilitar un gobierno de centro-derecha pero respaldando a los candidatos del PP y no a los de Ciudadanos. De hecho, en Génova apuntan a las “dificultades” del partido de la ultraderecha para pactar con Ciudadanos, motivo de más “para pedir de nuevo un voto últil para el PP”, tal y como hicieron, con escaso éxito, eso sí, en las pasadas elecciones generales.

Sin embargo, aunque populares y liberales no se cansan de decir que el centro-derecha va a sumar fijo, por ejemplo, en Madrid, tanto en el Ayuntamiento como en la Comunidad, y que hay posibilidades de hacerse con Aragón o con Castilla-La Mancha, además de mantener, por ejemplo Castilla y León, en zona de peligro y Murcia, el CIS rebaja esas expectativas.

Ni siquiera en la horquilla más alta de las tres formaciones logran sumar los 67 escaños de la mayoría absoluta en la Comunidad madrileña, pero es que, a diferencia de lo acontecido en elecciones generales, Ciudadanos no le hace el sorpaso al PP, donde se mantiene como segunda fuerza política, también en el ayuntamiento. Con una Manuela Carmena intratable electoralmente hablando, en la capital tampoco suma el centro-derecha.

Rivera, muy lejos del “sorpasso”

En realidad, Rivera queda lejos de hacerle el sorpaso a Casado en toda España, lo que no deja de ser una buena noticia para el líder del PP, al menos según este macrosondeo de 17.500 entrevistados. Porque si bien la factoría Tezanos acertó las últimas generales ha tenido sonoros fracasos como a la hora de adelantar el sentido del voto en las autonómicas de Andalucía. Conforme al escenario que ha dibujado este jueves no parece que le vaya a corresponder a Ciudadanos llevar la batuta de los eventuales pactos postelectorales.