Los diputados de la Asamblea Nacional tenían previsto debatir este martes sobre las detenciones ilegítimas de varios de los miembros del Legislativo, entre ellos el vicepresidente primero, Edgar Zambrano. Sin embargo, no van a poder reunirse en el Palacio Federal, en el que han entrado 15 funcionarios del Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin), que buscan un supuesto artefacto explosivo.

El presidente encargado, Juan Guaidó, ha acusado a Maduro de «intentar secuestrar el Poder Legislativo, mientras se atrinchera solo, en un palacio en el que no debe estar, sospechando de todos a su alrededor. Hoy vuelve a demostrar su miedo a la legitimidad de la Asamblea Nacional», en su cuenta de Twitter.

Ha asegurado que los diputados fueron elegidos por los ciudadanos y por ello van a continuar ejerciendo sus funciones. La Asamblea Nacional es el único poder legítimo en Venezuela, elegido en las legislativas de diciembre de 2015 que ganó la oposición a Maduro.

«Cree que el Poder está en los edificios, en las gavetas, en un manojo de llaves. El poder que alguna vez tuvieron lo perdieron cuando perdieron al pueblo. Esta Asamblea Nacional sí fue electa por la gente y defenderá su legitimidad», afirmó Juan Guaidó, quien el pasado 23 de enero asumió, en su calidad de presidente de la Asamblea Nacional, como presidente encargado, debido a la usurpación de funciones de Nicolás Maduro. Las presidenciales que anticipó en mayo de 2018 fueron descalificadas por la comunidad internacional.

Roberto Campos, miembro de la subsecretaria del Parlamento, ha dado la voz de alarma en su cuenta de Twitter. Los alrededores del Palacio Legislativo están rodeados por efectivos de la Guardia Nacional Bolivariana. Impiden el acceso a los empleados del Parlamento.

Son varios los puntos del día de la Asamblea Nacional de Venezuela, única institución legítima del país. Los diputados van a tratar sobre «la desaparición del primer vicepresidente, Edgar Zambrano, detenciones ilegítimas, persecuciones y allanamientos contra diputados». También van a hablar sobre «la destrucción del poder adquisitivo y el salario del venezolano», así como del Acuerdo del Restablecimiento de la vigencia de la Convención Americana sobre Derechos Humanos».

Luis Stefanelli, diputado a la Asamblea Nacional, ha asegurado que iban a seguir legislando, según informa El Nacional.  “Nosotros no vamos a dejar de legislar, por el hecho que existan este tipo de amenaza, vamos a realizar nuestra sesión, todos los diputados se encuentran en Caracas.  Así sea debajo de un puente o plaza hoy habrá sesión de la Asamblea Nacional”, ha declarado.

El hostigamiento del régimen chavista contra el presidente encargado, Juan Guaidó, y los diputados opositores a Maduro va in crescendo. Su objetivo es callar a quienes han logrado que los venezolanos vuelvan a las calles en demanda del «cese de la usurpación, el gobierno de transición y elecciones libres».

De los 112 diputados opositores a Maduro hay tres encarcelados, Juan Requesens, Gilber Caro y Edgar Zambrano, 11 están en el exilio, cinco escondidos y cuatro en embajadas de países que han reconocido a Guaidó. Cada vez son más incómodos en una dictadura que se ve amenazada como nunca antes.