La Operación Tierra Arrasada amenaza con destrozar lo poco que queda de legitimidad en Venezuela. Estados Unidos y la Unión Europea exigen al líder chavista, Nicolás Maduro, que libere al vicepresidente de la Asamblea Nacional, Edgar Zambrano, a quien efectivos del Sebin (Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional) han detenido en la madrugada del jueves.

Zambrano, que el martes participó en la sesión de la Asamblea Nacional, órgano legislativo de mayoría opositora a Maduro, ha sido capturado cuando se desplazaba en un vehículo en las inmediaciones de la sede de su partido, Acción Nacional. Los miembros del Sebin trasladaron en una grúa el coche con Zambrano en el interior hacia el Helicoide.

Estados Unidos ha amenazado a Maduro con consecuencias, sin especificar cuáles serían. “La detención arbitraria del diputado Edgar Zambrano por las fuerzas de seguridad opresoras de Maduro en Venezuela es ilegal e inexcusable. Maduro y sus cómplices son los responsables directos de la seguridad de Zambrano”, ha señalado el Departamento de Estado desde Washington. El presidente, Donald Trump, señalaba en Twitter que había hablado con los senadores Marco Rubio y Rick Scott sobre “los terribles abusos de Maduro”.  “¡Estados Unidos estará apoyando a Venezuela el tiempo que sea necesario!”, añadía Trump.

El propio diputado daba cuenta en Twitter de la acción del Sebin. “Los demócratas nos mantenemos en pie de lucha”, concluye su mensaje.

El Servicio de Acción Exterior de la Unión Europea, que dirige Federica Mogherini, ha acusado al régimen de Maduro de violar “flagrantemente” la Constitución venezolana con este arresto “políticamente motivado”.

“Es una acción políticamente motivada destinada a silenciar la Asamblea Nacional. La Unión Europea pide la inmediata liberación de Edgar Zambrano y responsabiliza a las autoridades por su seguridad e integridad”, señala en un comunicado un portavoz del Servicio de Acción Exterior de la Unión Europea, según informa la agencia Efe.

Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Honduras, Panamá, Paraguay, Perú y Venezuela, miembros del Grupo de Lima, han rechazado categóricamente la “arbitraria detención” del primer vicepresidente de la Asamblea Nacional y la decisión de la ilegítima constituyente de allanar la inmunidad a 10 diputados en “un acto írrito e inconstitucional”.

El Tribunal Supremo leal al régimen chavista informó la semana pasada que abría un proceso contra Zambrano por los delitos de traición a la patria, conspiración, instigación a la insurrección, rebelión civil, concierto para delinquir, usurpación de funciones e instigación pública a la desobediencia. Zambrano goza de inmunidad parlamentaria por su condición de diputado.

El objetivo de la Operación Tierra Arrasada es la persecución de todo aquel que se oponga al régimen chavista, desde diputados de la Asamblea Nacional a civiles, militares o periodistas. Maduro pretende, como denuncia el presidente encargado, Juan Guaidó, desmantelar la Asamblea Nacional, elegida en elecciones democráticas en diciembre de 2015.

Guaidó ha calificado esta acción como “un secuestro”. Así se refiere también a lo sucedido con el diputado Gilber Caro, en manos del régimen desde hace casi dos semanas.

Unos 60 países de la comunidad internacional, entre ellos la mayoría del a Unión Europea incluida España, reconocen a Juan Guaidó como presidente encargado de iniciar el proceso de transición y convocar elecciones presidenciales libres y transparentes.

El martes 30 de abril Guaidó quiso ultimar la Operación Libertad y convocó a militares y civiles a que se manifestaran contra el régimen chavista.

Las fuerzas del Sebin, a cargo de Christopher Figuera, que juró su lealtad a Guaidó, liberaron al dirigente de Voluntad Popular, Leopoldo López, quien al final del día acudió con su familia a la residencia del embajador español, Jesús Silva, como huésped.

A Christopher Figuera le ha sucedido su antecesor, Gustavo González López, a quien las ONG defensoras de Derechos Humanos consideran un peligro. Está relacionado, entre otros casos, con la muerte bajo custodia del opositor Fernando Albán. González López es leal a Diosdado Cabello, número dos del régimen.

Diosdado Cabello confirmó la detención de Edgar Zambrano, a quien acusó de ser “uno de los jefes principales del golpe”. Cabello añadió que Zambrano “se encerró en el carro creyendo que el Sebin se iba a comer ese cuento” pero que “le metieron en una grúa”.

Una de las teorías sobre la puesta en marcha de la Operación Libertad sostiene que el régimen chavista estaba preparando el encarcelamiento de Guaidó y que había preparado una celda de máxima seguridad en Fuerte Tiuna.

Este martes la Justicia venezolana emprendió acciones contra otros siete diputados por los mismos delitos de los que acusa a Zambrano. Los parlamentarios son Henry Ramos Allup, Luis Germán Florido, Marianela Magallanes López, José Simón Calzadilla Peraza, Andrés Enrique Delgado Velázquez, Américo De Grazia y Richard José Blanco Delgado.

La Sala Plena del TSJ chavista empleó el mismo procedimiento contra otros tres diputados: Freddy Superano, Sergio Vergara y Juan Andrés Mejía, según informa El Nacional. Pretenden juzgarlos en tribunales ordinarios en materia penal.

Es claro el fin de la Operación Tierra Arrasada: sembrar el pánico entre la población y desarmar la Asamblea Nacional, que ha emprendido el proceso de cambio en Venezuela. Toda una provocación a la comunidad internacional que reconoce a Juan Guaidó y a los que luchan por la libertad.