Política

Suárez Illana, la opción de Casado para la Mesa del Congreso

Rafa Hernando pierde opciones para ser el portavoz en el Senado y entra en la quiniela para la Cámara Baja Cuca Gamarra

logo
Suárez Illana, la opción de Casado para la Mesa del Congreso
El presidente del Partido Popular, Pablo Casado junto a Suárez Illana

El presidente del Partido Popular, Pablo Casado junto a Suárez Illana EFE

Resumen:

Suárez Illana es una de las opciones que maneja el Partido Popular para ocupar un puesto en la mesa del Congreso de los Diputados, que se constituye, junto a la del Senado, el próximo martes 21. La idea es que el «número dos» de la lista de Pablo Casado en las últimas generales tenga «un cargo de carácter institucional» por entender que «es el sitio donde mejor puede estar». Sus propios compañeros de partido no terminan de verle en la presidencia de ninguna comisión, como Presupuestos, o de las que por cortesía parlamentaria se ceden a la oposición, es el caso de Exteriores, ni, mucho menos, de mero portavoz en alguna de ellas.

La vicepresidencia primera de la Cámara Baja, que le correspondería al PP al ser el primer partido de la oposición, parece el destino más probable del hijo del ex presidente del Gobierno Adolfo Suárez y presidente de la Fundación popular Concordia y Libertad. Un puesto lo suficientemente visible y políticamente menos comprometido que otros del Grupo Parlamentario, donde se centrará la labor de oposición de Pablo Casado para intentar relanzar el PP tras las elecciones del 26 de mayo.

Génova busca «rostros nuevos» para las portavocías de Congreso y Senado

También está en juego el nombre de la ex presidenta de la Cámara Baja, Ana Pastor. Tras su labor impecable, como así le reconocieron la mayoría de los Grupos Parlamentarios al término de la anterior legislatura, Casado y su equipo están viendo la manera de encajarla. Despúes de estar al frente de una alta institución del Estado, la cosa no se presenta fácil. Parece descartada para la portavocía en la búsqueda de «un rostro nuevo», entre otras cosas, porque el peso de los debates importantes recaerá en su jefe de filas. Bregarse en el día a día de la coordinación de las comisiones y la negociación con el resto de los grupos, a pesar de su talante conciliador, no creen que esté al nivel de la ex vicepresidenta.

En la Mesa también sería «rebajarla» después de haber presidido el órgano de Gobierno del Congreso, aunque no todos en el grupo parlamentario descartan que no quiera estar ahí esta legislatura. La presencia de Pastor en la Mesa podría desplazar a a Suárez Illana a una secretaria de la misma. En declaraciones al programa «120 minutos» de Telemadrid, Pastor ha señalado que «yo sigo aquí dando mucha guerra y defendiendo los intereses de los españoles» y sobre el puesto o cargo que ocupará se ha limitado a comentar que «voy a seguir trabajando donde quiera mi partido dentro del Parlamento».

Casado tiene previsto sustituir a la diputada por Ciudad Real, Rosa Romero, y debe hacerlo en el caso de la catalana Alicia Sánchez Camacho, que no fue en la lista al Congreso para saltar a la de la Asamblea de Madrid. Ambas formaban parte, junto a Pastor de la Mesa del Congreso.

Comisión de Exteriores

En cambio Pastor podría presidir la comisión de Exteriores, que conlleva pasaporte diplomático y una especie de estatus de responsable de relaciones internacionales de la Cámara, en fin, un nivel que no tienen el resto de las presidencias de comisión, aunque en la de Constitucional también podría jugar un papel destacado.

Otra cosa es que la cortesía parlamentaria le permita acceder a la presidencia de una de esas dos responsabilidades. En Exteriores estuvo durante muchos años Josep Antoni Durán Lleida como parte de los acuerdos de gobernabilidad alcanzados bien con PSOE o PP. De hecho, era la primera condición que ponía para sentarse a hablar sobre los pactos de legislatura. Pero la única obligación que tiene el gobierno es ceder la presidencia de la Comisión de Presupuestos y nada le impide que se la ceda a otra formación política que no sea el PP. De hecho, durante esta legislatura presidió Presupuestos el diputado de Ciudadanos Francisco de la Torre, no alguien del PSOE.

Casado deberá tomar decisiones sobre la composición de la Mesa antes del martes 21. Legalmente tiene cinco días más para decidir la composición de la dirección de sus Grupos Parlamentarios y parece que su intención es apurar los plazos, aunque lo habitual era tener nombrado al menos a los portavoces y secretarios de grupo con la formación del Parlamento.

Gamarra, otro nombre en la quiniela

Ningún partido ha desvelado sus cartas respecto a quiénes formarán la nueva Junta de Portavoces del Congreso. Se habla de la vicepresidenta Carmen Calvo por el PSOE y de Inés Arrimadas por Ciudadanos, desplazando de ese cometido a Juan Carlos Girauta, ahora diputado por Toledo. Con la marcha de Dolors Montserrat a Bruselas, encabezando la lista europea el PP, se abre todo un mundo de posibilidades entre los 66 diputados del Grupo popular. En Génova hablan de una mujer, y a las opciones de la gallega Marta González o de la valenciana Belén Hoyo se suma la riojana Cuca Gamarra, que coordina la campaña de las elecciones locales y autonómicas.

En el Senado, el proceso de composición de la Mesa tiene menos complejidad. Sólo son siete miembros y los dos grandes partidos se reparten el grueso de los puestos aunque el PP tuvo en su día un detalle con el PNV al darle la silla de la secretaría tercera. En este caso, Pedró Sánchez reveló el nombre del líder del PSC, Miquel Iceta, como aspirante a la presidencia de la Cámara Alta, aunque tiene que superar esta semana la votación en el Parlament para que le elija senador por designación autonómica.

Tampoco Casado ha adelantado sus intenciones, al menos públicamente. Descartado el actual portavoz, Ignacio Cosidó, las cosas se le están poniendo cuesta arriba a Rafa Hernando, quien parecía destinado a sustituirle una vez le pasaron a la lista al Senado a pesar de su deseo de ir a Bruselas. De nuevo se busca un rostro más joven, generacionalmente más cercano al líder del PP y con un perfil más «casadista».