Política

Iñigo Errejón sitúa a Teresa Rodríguez como 'socio preferente' en su política de alianzas

El candidato de Más Madrid planea una plataforma federal que llegue a "entendimientos" con otras confluencias que han roto con Podemos

logo
Iñigo Errejón sitúa a Teresa Rodríguez como 'socio preferente' en su política de alianzas
Iñigo Errejón y Teresa Rodríguez.

Iñigo Errejón y Teresa Rodríguez. EFE

Resumen:

Iñigo Errejón comienza a fraguar una política de alianzas en todo el territorio para el proyecto confederal iniciado en Madrid. La plataforma de Más Madrid se extendió como la pólvora en decenas de municipios de la región y ya pone la mirada a otros territorios para trasladar allí el proyecto. Entre los potenciales aliados es llamativo el caso de Andalucía, el bastión anticapitalista liderado por Teresa Rodríguez que logró resistir el envite electoral en diciembre y que conserva en Cádiz como el único ayuntamiento del cambio de todo el país. La política hace extraños compañeros de viaje y el sector errejonista de Andalucía, tradicionalmente crítico con la dirección autonómica, mira a Adelante Andalucía como un «socio preferente» para un pacto territorial.

«No hay que extender Más Madrid por toda España, Más Madrid tendrá que entenderse con más fuerzas políticas».  Así explicaba Errejón este miércoles en una entrevista concedida a eldiario.es la posibilidad de replicar la fórmula al resto del país tras el éxito relativo de su candidatura madrileña, que obtuvo 20 diputados el 26M pese a las restricciones de la Junta Electoral en campaña. Los crecientes sectores críticos que se posicionan contra la deriva centralista y personalista de Podemos ven con anhelo a una fuerza que aspira a construirse desde los territorios y con vocación de respeto a la diversidad territorial. El propio Errejón describía a su partido como una fuerza «con un gran espíritu federal» que «tendrá que saber hacer virtud de esa contradicción». «Somos una fuerza madrileña que, para ser útiles en la recomposición del espacio progresista en España, tendremos que llegar a entendimientos federales, flexibles y generosos con muchísimas fuerzas».

Como ejemplo de estos «entendimientos» está Valencia, donde el acuerdo está ya sellado con Mónica Oltra, de Compromís, con quien pactó la alianza antes de las elecciones del pasado domingo y tras la ruptura pública de la dirigente valenciana con el líder de Podemos, Pablo Iglesias. En Galicia no se descarta la posibilidad de tejer alianzas con las llamadas mareas, que rompieron con Podemos entre críticas al creciente centralismo de la organización. La escalada de rupturas de Podemos con sus confluencias, que rechazaron adoptar el nombre del partido estatal, deja un escenario hiper fragmentado y propenso a reunificarse en el formato federal bajo un paraguas nacional.

En el bastión andaluz, Adelante Andalucía es un posible aliado pese a que tradicionalmente los considerados errejonistas han mantenido una posición crítica contra Rodríguez por sus diferencias con los plantamientos anticapitalistas. Sin embargo, son conscientes de que la única alternativa en la política andaluza pasa por Adelante Andalucía, el partido que aúna a Podemos e Izquierda Unida. En este sentido, ven en José María González Kichi, el alcalde de Cádiz, un ejemplo a seguir al haberse convertido en un «ejemplo de transversalidad».

Lo argumentan en su forma de afrontar situaciones ideológicamente controvertidas, como en la polémica defensa del primear edil de la fabricación de corbetas para mantener el empleo en la Bahía, la concesión de una Medalla a la Virgen del Rosario o mantener posiciones frente a las críticas del fundador de Podemos Juan Carlos Monedero tras la compra del polémico chalet. Escenarios todos ellos que constituyen ejemplos de una política de mayorías que valoran positivamente. Unas políticas que son para los afines a Errejón una manera de «equilibrar contradicciones» que  «el anticapitalista puro criticará». Sin embargo, consideran que la federación andaluza ha sabido modular su discurso tras su llegada a las instituciones de representación y ante la necesidad de concretar las políticas en una realidad social.

La apuesta de Teresa Rodríguez por renunciar a las siglas de Podemos y concurrir a las elecciones bajo Adelante Andalucía le enfrentó fuertemente a la cúpula y al secretario de Organización, Pablo Echenique, también supuso una brecha entre la federación andaluza y el aparato estatal.  Pero el punto de inflexión fue la contestación interna de los anticapi ante el episodio del chalet; una posición que llevó al líder de Podemos, Pablo Iglesias, a cobrarse su venganza y ‘poner la cruz’ a esta corriente, relegando a Miguel Urbán en la lista europea y rompiendo cualquier lazo con la dirección de Rodríguez. Este lunes, poco después de las elecciones del domingo y antes incluso de que compareciera públicamente Iglesias, el portavoz de Podemos Andalucía, Pablo Pérez Ganfornina, reclamó su sitio tras obtener «el mejor resultado de Podemos a nivel estatal» y afirmó que Kichi es un «un faro de esperanza desde el sur y el ejemplo a seguir» después de revalidar la Alcaldía de Cádiz, el único «buque insignia» que mantiene Podemos.

En el sector errejonista ven a Adelante Andalucía como un potencial aliado, pero mantienen la cautela, conscientes de que la alianza con el PCA e IU-A podrían dificultar este posible pacto, ya que supondría su ruptura con la hoja de ruta planteada por Izquierda Unida a nivel estatal, que pasa por una fusión orgánica con Podemos. Este domingo se reúne el Consejo Ciudadano de Podemos Andalucía y entre otros asuntos podría estar esta alianza esté sobre la mesa. De momento no hay movimientos concretos a esta alianza, que se perfila como la mejor de las opciones de Errejón para desembarcar en Andalucía.