Política

Podemos sustituye a Echenique por ‘El Rastas’, un leal a Iglesias que viene del PCE

Este cambio se lee en Podemos como un aumento del control de Irene Montero sobre el aparato a través de esta nueva figura

logo
Podemos sustituye a Echenique por ‘El Rastas’, un leal a Iglesias que viene del PCE
Alberto Rodríguez.

Alberto Rodríguez.

Resumen:

Alberto Rodríguez, más conocido como ‘El Rastas’, será el sustituto de Pablo Echenique en la secretaría de Organización de Podemos, tal y como adelantó El Independiente en la madrugada de este miércoles. Echenique ostentaba el cargo desde la primavera de 2016 hasta ayer cuando Pablo Iglesias fulminó a última hora tras las debacles electorales del 28A y el 26M, donde Podemos perdió un 40% de sus diputados en el Congreso de los Diputados y tres tercios en los parlamentos autonómicos. El partido ha encontrado en el diputado canario el perfil amable que buscaba para recomponer lazos entre la dirección estatal y los territorios tras la rebelión de los líderes autonómicos del partido que se plantaron ante el centralismo de la organización y ahora claman contra la dirección. Además, su figura es vista dentro de Podemos como un aumento de control de Irene Montero sobre el aparato de partido.

Desde el primer momento, el nombre que sonó con más fuerza para relevar a Echenique en el área de Organización fue  Rodríguez. al que dentro del partido apodan cariñosamente ‘el rastas’, y sobre el que recuerdan a menudo la anécdota de su entrada en el Parlamento. En 2015, el nuevo look fue recibido con extrañeza y algunos dirigentes como la popular Celia Villalobos llegaron a comentar el aspecto de sus nuevos compañeros: “No me importan las rastas, pero que estén limpias y sin piojos”, dijo.
El propio diputado restó importancia a estas palabras días después. “No es necesario que me llame ni que se disculpe, me da igual lo que haga. Estamos aquí para tratar de mejorar la vida de la gente (…). Lo que digan de nosotros, sobre nuestro aspecto no deja de ser parte de ese circo mediático-político y evidencia que no pueden criticarnos en otras cosas que ellos mismos se deberían mirar”, señaló.

Desde entonces, Rodríguez ha sabido ganarse el afecto de propios y ajenos. El pasado diciembre el dirigente canario sorprendía con su despedida al diputado Alfonso Candón, a quien le dedicaba unas emotivas palabras desde la tribuna. “Nunca pensé que fuese a decirle algo así a alguien en esta cámara y menos a un diputado del PP: lo vamos a echar de menos”, dijo entonces. “Le voy a decir algo. Creo que es de las cosas más bonitas que se le pueden decir a alguien. “Es usted buena persona y le pone calidez humana a este sitio”, concluyó entonces, levantando una ovación a lo largo y ancho del Hemiciclo.

Más control de Irene Montero

Rodríguez es un dirigente leal a Iglesias que proviene del PCE y que huye del ruido mediático. El diputado, al que describen como un gran trabajador, es de trato fácil y podría ganarse la confianza perdida por los cuadros de todas las federaciones para recomponer los puentes rotos en los múltiples incendios territoriales iniciados en la última etapa. El perfil bajo del dirigente permitiría además que Irene Montero aumentara el control sobre Organización a través de su mano derecha, Juanma del Olmo, que desde hace meses mantenía una pugna interna por el control organizativo de Podemos y que ha ido copando cuotas de poder en este área, después de que Iglesias recortara el poder a Echenique el pasado noviembre.

En los últimos años, Montero ha ido ganando peso en la formación y con ella han ido escalando posiciones y aumentando en influencia los cuadros provinientes del PCE como Del Olmo o Rafael Mayoral, muy próximo a Alberto Rodríguez. La número dos de Podemos quiere continuar aumentando el control de la organización, y es por ello que busca a un perfil pacífico que no oponga resistencia a este empeño, señalan fuentes del partido. Serían los perfiles más próximos a Montero quienes moverían los hilos del área de Organización, eso sí, desde la sombra.