El hasta ahora secretario de Organización de Podemos que será destituido formalmente este sábado, Pablo Echenique, ha mostrado su conformidad con su cese, que atribuye a que «no hemos cumplido los objetivos en cuanto a implantación territorial». El dirigente ha evitado valorar su trabajo porque «no puede ponerse nota sin tener comparación» y ha añadido que tienen que hacerlo «otros», pero ha insistido en su papel como secretario de Programa, con el que se encargará de las negociaciones de Gobierno con el PSOE.

Al inicio del Consejo Ciudadano Estatal donde se ratificará su sustitución por Alberto Rodríguez en Organización, y ha tratado de sacar pecho de su trabajo en el aparato del partido. «Hemos hecho las cosas bien, hemos mejorado sistemas de votación de Podemos, hemos hechos mil votaciones, un ejemplo histórico de aplicación de la democracia interna en el ámbito europeo y casi mundial, pero no hemos cumplido los objetivos de la secretaría de Organización, y es la implantación territorial», se ha justificado.

«Los resultados entre las generales y autonómicas y municipales dejan ver que hay trabajo que hacer», ha determinado Echenique. Desde su área, Echenique elaboró unos polémicos estatutos que desataron descarnada batalla interna para destituir a la presidenta del tribunal interno de Podemos. En enero del año pasado, el dirigente desmanteló toda la estructura municipal de los partidos, que dejó de existir de la noche a la mañana.

Echenique también ha tenido palabras para su sustituto, y ha señalado que «Alberto Rodríguez es una persona con capacidad muy alta, comprometida con las luchas sociales y tiene un elemento que uno cuando está en política es indispensable y es que es buena persona».