Política PODEMOS

La candidata de Podemos condenada por asesinato se equipara a la víctima de Iveco

La dirigente emite un comunicado y advierte que pensó en el suicidio, igual que la mujer que se quitó la vida tras difundirse un vídeo íntimo

logo
La candidata de Podemos condenada por asesinato se equipara a la víctima de Iveco
Pilar Baeza.

Pilar Baeza.

Resumen:

La candidata de Podemos a la Alcaldía de Ávila, Pilar Baeza, condenada hace décadas por cómplice de asesinato, se sitúa en el papel de víctima y dice haber sufrido «tortura psicológica» que le podía haber costado la vida, ya que pensó en el suicidio, y se compara a sí misma con la trabajadora de Iveco que se suicidó tras desvelarse un vídeo íntimo en su centro de trabajo. «A mí también se me ha pasado por la cabeza quitarme del medio, como a aquella mujer. Cuando salgo a carretera y llevo en mis manos la moto a gran velocidad que conduzco, la tentación de girar el manillar y acabar con todo… Sí, lo he pensado», asegura en un comunicado titulado ‘Cuando el presente tiene menos importancia que el pasado‘.

Baeza, que no consiguió representación municipal, habla de su situación después de que su caso saltara a primera plana al convertirse en la candidata de Podemos a la Alcaldía de Ávila. En este sentido, dice estar «algo más tranquila» y que empieza «a tomar conciencia» de lo que le podía haber pasado y se pone en el papel de víctima por la presión sufrida en las últimas semanas. «He sufrido todo esto como una verdadera tortura psicológica que me podía haber costado la vida» y «el daño ya es irreparable tanto personal como laboral hacia mi profesión y mi negocio», afirma tras «aquellos hechos zanjados ante la justicia y la sociedad, cancelados, prescritos» y que según el estado de derecho la convierten «en una ciudadana más ante la ley», pese a que hayan sido «desenterrados con fines electoralistas» dañando su imagen. «Sólo he ejercido mi derecho como ciudadana española y europea sin pretender malmeter ni provocar a nada ni a nadie», afirma la candidata.

¿Para qué he cumplido con la justicia sin reincidir con una conducta absolutamente intachable?», se pregunta

Baeza dice que habría que sentirse «orgullosos» de un Estado de Derecho que permite que personas como ella «hayan sido capaces de reinsertarse e integrarse en una sociedad del siglo XXI», que es «el verdadero triunfo, ahora, eso sí, cumpliendo todas y cada una de sus fases estrictamente». «¿Para qué he cumplido con la justicia y la sociedad en todos sus términos, sin reincidir, con una conducta absolutamente intachable respetando todos los pasos establecidos por la ley?, ¿Para qué sirve la reinserción?», se pregunta, después de haber «luchado durante más de 30 años después» para integrarse «en esta sociedad respetando todas la leyes». «He luchado contra las etiquetas y prejuicios de todo un batallón mediático que utilizan la herramienta que tienen en las manos (medios de comunicación) como arma letal para hundir el trabajo que llevo realizando durante 30 años y sin haber incumplido nada por mi parte», ha afirmado.

La aspirante a la Alcaldía de Ávila pide que los medios que la han difamado y atentado contra su honor e imagen, más allá del derecho a la información, «pidan perdón públicamente con la misma intensidad, frecuencia, herramientas y formas de difusión empleadas contra mí estos meses de atrás, reconociendo el daño ocasionado y siendo cuantificado por quién corresponda». Baeza dice haber sido «humillada, difamada y utilizada» por algunos medios de comunicación «sin rigor y objetividad» y utilizando «la destrucción, el acoso, el derribo y ensañamiento».

«Quisiera decir que sólo hay una diferencia entre la mujer que lamentablemente decidió quitarse la vida y que puedo imaginar cómo se sintió», que es «haber podido soportar la presión ante la inhumanidad, la crueldad, los miserables que disfrutan haciendo el mal sin medir el alcance de estos comportamientos o en busca de la noticia sin ningún tipo de escrúpulos con el objetivo de derribar al adversario político, utilizando el juego sucio y fuera de las reglas democráticas», continúa.

Concluye afirmando que vivimos en una sociedad en la que «algunas personas y medios de comunicación no tienen barreras ni límites en el derecho a la información». La candidata de Podemos a la Alcaldía de Ávila fue condenada a una pena de 30 años como cómplice en el asesinato, en 1985, de un varón como venganza por la supuesta violación a la que éste la sometió. A raíz de esa supuesta agresión sexual ocurrida en Leganés (Madrid), donde vivía, Pilar contó lo ocurrido a su novio y entre éste y otro amigo acabaron la vida del supuesto agresor mediante el uso del arma proporcionado por ella.