Política

El PP presiona con un acuerdo a tres para la Asamblea de Madrid que Cs y Vox enfrían

Aguado se ha reunido con Monasterio y Espinosa de los Monteros in extremis para rematar un acuerdo que, a juzgar por la reacción del portavoz de Vox, no se ha producido

logo
El PP presiona con un acuerdo a tres para la Asamblea de Madrid que Cs y Vox enfrían
El secretario general del PP, Teodoro García Egea.

El secretario general del PP, Teodoro García Egea.

Resumen:

Los acuerdos para que el bloque de centro-derecha asuma la Asamblea de Madrid con el candidato naranja, Juan Trinidad, al frente seguían sin estar cerrados a menos de dos horas de que se inaugurase el hemiciclo de Vallecas. De hecho, Ignacio Aguado se reunía esta mañana in extremis con Rocío Monasterio e Iván Espinosa de los Monteros para tratar de rematar el acuerdo entre ambos. Se trata de la segunda reunión entre Ciudadanos y Vox en menos de 48 horas.

Antes de que se produjese el contacto entre sus compañeros de pactos, el secretario general del PP, Teodoro García Egea ya confirmaba en EsRadio que el acuerdo para la constitución no solo de la Mesa de Madrid sino también la de Murcia -que también se vota hoy- ya era un hecho cerrado. E incluye una mesa a tres, con Ciudadanos y Vox en el mismo tablero, desligando esta decisión de los gobiernos en ambas comunidades, aunque augura que la hegemonía de la derecha «es el camino correcto».

Pero la confirmación en Génova no llegaba con los mismos efectos a las sedes de Vox y Ciudadanos. Rocío Monasterio hablaba esta mañana en Cope de «preacuerdo», mientras que seguía cerrando la puerta a prestar sus votos en la cámara madrileña hasta que Ignacio Aguado no los pidiese formalmente y por escrito, ya fuera por medio de una reunión in extremis –la opción finalmente elegida en la que ha estado también Espinosa de los Monteros- o a través de una conversación telefónica que hiciese que los liberales se olviden del «asquito» a Vox.

Y desde la dirección nacional de Ciudadanos, misma tónica que en Vox. Horas antes de la votación negaban al número dos del PP y no confirmaban ningún tipo de acuerdo para la Mesa de Madrid con los de Abascal, -de hecho no descartan ir a la votación sin cerrar ningún pacto y «ver qué vota cada uno»- si bien como ya confirmaba el secretario general del partido, José Manuel Villegas, ha habido conversaciones presenciales entre ambos partidos. «Que yo sepa ahora mismo no hay negociaciones» pero «seguro que durante la mañana se producen conversaciones para pedir el voto», afirmaba el número ‘dos’ esta mañana.

Y así ha sido. Aunque a juzgar por un tuit de Iván Espinosa de los Monteros, presente en la reunión, Ciudadanos y Vox no han llegado a un acuerdo y deja en jaque la constitución de la Mesa de Madrid a tan solo unos minutos del comienzo de la misma. «Si uno se echa atrás en el último minuto de pactos acordados, se convierte en el único responsable de cualquier consecuencia de su incumplimiento», amenaza el portavoz.

El acuerdo todavía a medias se produce en un contexto de máxima tensión en la sesión de hoy en Madrid, a lo que se suma el componente de secretismo en que se produce la votación de todos los diputados de la mesa. De la constitución de la Mesa de hoy se desprende un hecho fundamental de cara a pensar en la presidencia de la Comunidad: si Ciudadanos limita, como se comprometió con la Ejecutiva, a limitar los acercamientos con Vox más allá de lo meramente informativo; o si, por contra, los liberales se convierten en sus otros compañeros de negociaciones, una posibilidad que ya ha abierto Rocío Monasterio este martes: la Mesa de Madrid y de Murcia son «un primer paso que reflejará lo que va a pasar en otras mesas en paralelo».

Este martes será el PP el que ceda uno de sus puestos de la Mesa, una de las secretarías, a Vox, una estrategia que desde Génova acatan con el objetivo de servir de puente entre las acusaciones cruzadas y reticencias evidentes entre sus dos compañeros de pactos. Con Juan Trinidad como nuevo presidente de la Asamblea de Madrid, los populares dejarían prácticamente atado el futuro de Isabel Díaz Ayuso al frente de la Comunidad de Madrid y el de Fernando López Miras en Murcia, a falta, eso sí, que se recorten los últimos flecos programáticos entre PP y Ciudadanos.