Política

Ayuso media "in extremis" entre Cs y Vox para pactar la mesa de la Asamblea

Intenta una foto tripartita, que Aguado rechaza, mientras que la formación de Abascal negaba anoche que se hubiera alcanzado ningún acuerdo

logo
Ayuso media "in extremis" entre Cs y Vox para pactar la mesa de la Asamblea
Díaz Ayuso ayer en la Asamblea de Madrid

Díaz Ayuso ayer en la Asamblea de Madrid EFE

Resumen:

Partido Popular y Ciudadanos continuaron negociando este lunes la composición de la Mesa de la Asamblea de Madrid, que se constituye hoy. Aunque dentro de la complejidad de un pacto de gobierno como el que pretenden, la Mesa es quizá es la parte más sencilla de cerrar, no ha dejado de tener sus dificultades. Y es que a pesar de la reunión que mantuvieron el pasado domingo los candidatos autonómicos de Cs y de Vox, Ignacio Aguado y Rocío Monasterio, respectivamente, desde la formación de Santiago Abascal insistían ayer noche en que no ha habido ningún tipo de negociación, «así que va a ser muy difícil ponerse de acuerdo en nada».

Bien es cierto que hasta las 12 de la mañana de hoy todavía hay tiempo para un acuerdo «in extremis» donde asegurarse no sólo la presidencia del parlamento autonómico, que Ciudadanos pretende para Juan Trinidad, sino la mayoría del órgano rector de la Cámara, indispensable para sacar adelante propuestas como la bajada de impuestos. La candidata popular, Isabel Díaz Ayuso, «está hablando con todos», aseguran fuentes de su entorno, lo que choca con la versión de Vox.

En Ciudadanos sí admitían anoche conversaciones con el PP pero sólo y exclusivamente para la mesa. «Avanzan lentamente, pero avanzan», dijeron fuentes de la formación «naranja». Con respecto a Vox se limitaban a señalar que Aguado no tiene inconveniente en que este partido se siente en uno de los siete asientos de la Mesa presidida por ellos. Pero para que eso ocurra tienen que ponerse incluso de acuerdo sobre la metodología de voto, de manera que salgan elegidos los cuatro nombres que quieren para asegurarse la mayoría en un órgano formado por siete miembros.

Sin foto «tripartita»

Díaz Ayuso, que ayer fue motivo de polémica por señalar que le «gustaría» que su partido se abstuviera en la investidura de Pedro Sánchez para que éste no dependa de los independentistas, quiso forzar una foto de los tres partidos sentados juntos, que no fue posible por la negativa de Ciudadanos, según el PP. Lo cierto es que si bien Aguado se reunió con Monasterio, no hay testimonio gráfico de dicho encuentro, hasta el punto que Vox lo niega formalmente.

A juicio de los populares, la negociación se ha enturbiado tanto por la pretensión de Begoña Villacís de ser elegida alcaldesa de Madrid, en detrimento de José Luis Martínez Almeida, como por las reticencias de Manuel Valls y del primer ministro francés, Enmanuel Macron, a que Ciudadanos, del grupo liberal del Parlamento Europeo, se acerque a la formación de Santiago Abascal.

La idea de que Villacís pueda ser elegida alcaldesa con los votos de Más Madrid, se les ha atragantado a los populares, pero es la única manera en que puede sumar mayoría absoluta. En el PP niegan hoy por hoy un «cambio de cromos» de modo que ellos tengan la presidencia de la Comunidad y Ciudadanos el ayuntamiento. A favor de Génova está el hecho de que se constituyen antes los consistorios, el próximo sábado, que los gobiernos autonómicos, y no quieren imaginar a Villacís jugándose el todo por el todo «en base a unos apoyos de la izquierda que podrían dejarla tirada en el último momento».

Aquí no hay segundas vueltas ni nada que se le parezca. Si el candidato alternativo no consigue en una votación al menos el apoyo de 27 concejales -que es la mayoría absoluta en el consistorio madrileño- , la LOREG establece que gobernará la lista más votada, esto es, la candidata de Más Madrid, Manuela Carmena.

Lo previsible es que hoy haya un parlamento autonómico presidido por Ciudadanos con mayoría de centro-derecha, pero esto no presupondrá, según Vox, que el pacto de gobierno esté cerrado. Los populares tendrán que volver a negociar «in extremis» el apoyo de Ciudadanos y del partido de Abascal, que insiste en querer sentarse a la mesa negociadora con todos los partidos que formen parte del ejecutivo autonómico.

La incógnita murciana

En Murcia las cosas están aún más abiertas. Ciudadanos aspira a hacerse también con la presidencia de la Asamblea, pero aún no se sabe si con los votos de los 16 diputados del PP o con los 17 del PSOE, dependiendo del acuerdo al que lleguen en el marco de las negociaciones para alcanzar un pacto de gobernabilidad, informa Efe. El secretario general del PSOE y murciano, Teodoro García Egea, espera que se renueve el acuerdo que ya existía con los «naranjas» con su inclusión, esta vez, en el ejecutivo autonómico.