Política

El ex ministro Soria abronca a los líderes del PP canario por no dinamitar el partido

Quería un gestora con la que descabalgar a Asier Antona, que recibió el apoyo de su Junta Directiva Regional

Asier Antona y José Manuel Soria en una imagen de archivo

Asier Antona y José Manuel Soria en una imagen de archivo EFE

Tras la frustrada maniobra del ex ministro José Manuel Soria para evitar que el líder del PP canario, Asier Antona, se hiciera con el gobierno del archipiélago, ayer se dedicó a a abroncar telefónicamente a varios de los presidentes insulares por no exigir una gestora en el partido con la que intentar descabalgarle, al menos, del liderazgo territorial, informan fuentes populares.

Este martes se reunió la Junta Directiva regional del PP para analizar la situación abierta tras no conseguir hacerse con el ejecutivo, que ha recaído en manos del socialista y ganador de las elecciones Ángel Víctor Torres. Y aunque la sombra de Soria estuvo planeando durante la reunión, nadie aludió a la persona que consideran responsable de impedir un acuerdo para alcanzar un gobierno de centro-derecha en la islas presidido por Antona.

Tras promover infructuosamente la candidatura de la secretaria general del PP canario, Australia Navarro, con el apoyo de CC y de parte del empresariado local, Soria, que mantiene mucho poder e influencia en las islas, quería promover por vía interpuesta una gestora que echase a Antona del liderazgo del partido. Por el contrario, la junta cerró filas en torno a éste durante una cita donde hubo más de veinte intervenciones, según han señalado fuentes populares a El Independiente.

Eso provocó que en la tarde de este miércoles el ex ministro de Industria, Energía y Turismo en el primer gobierno de Mariano Rajoy, telefoneara a algunos de los presidentes insulares, que llegaron al cargo cuando él presidía el partido canario, para reprocharles «en tono muy duro», que no hubieran abierto una crisis interna con la que descabalgar a su sucesor.

El odio entre Soria y Sáenz de Santamaría

El motivo de la enorme animadversión hay que buscarlo en las primarias del PP para la sucesión de Rajoy. La organización canaria apoyó a la ex vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría, a la que Soria considera el origen de todos sus males, entre ellos, el de haber manejado el CNI para investigarle y sacar el famoso documento de Jersey, que demostraba que la empresa familiar del ministro operaba en aquel paraíso fiscal, después de haberlo negado.

Soria, adscrito al llamado G-8, esto es, el grupo de ministros enfrentados a la vicepresidenta, apoyó primero a María Dolores de Cospedal y luego, en segunda vuelta, a Pablo Casado, que ganó finalmente la contienda al aventajar a su adversaria en el voto de los compromisarios. Canarias fue, junto a Andalucía, los dos territorios donde Santamaría arrasó en voto directo de los militantes. Sin embargo, tras aquella contienda, Antona y Casado «tienen la mejor de las relaciones».

Navarro puso su cargo a disposición de Antona, que la reconfirmó

Lo que podría haber sido una crisis profunda del partido en las islas ha quedo bastante atemperado. De hecho, Australia Navarro puso su cargo de secretaria general a disposición de Antona y éste la reconfirmó en el cargo. Navarro aseguró estar al margen de la maniobra de Soria para presentarla a la investidura, algo de lo que sólo tuvo noticia, dijo, cuando Coalición Canaria le comunicó que la iba a apoyar a ella y no al líder del PP canario, aunque no son pocos los que desconfían de esta versión.

Eso sí, lo que no seguirá siendo Navarro es portavoz del Grupo Popular en la Cámara autonómica canaria. Las fuentes consultadas explican que el esta responsabilidad «siempre ha sido el candidato a presidente y ella lo fue en 2015″ cuando bajaron de 21 diputados a 12. «Ahora esa tarea le corresponde a Antona», afirman tajantes ante un líder regional que ha optado por la unidad y cerrar heridas.

Comentar ()