PolíticaDesafío independentista en Cataluña

Vuelco en el tribunal que juzgará a Trapero: de mayoría progresista a conservadora

La marcha de la magistrada Manuela Fernández de Prado a la Sala de Apelaciones y la llegada del magistrado Francisco Javier Vieira al tribunal que enjuiciará al mayor de los Mossos provoca la alteración de las mayorías: de sensibilidad progresista a conservadora.

logo
Vuelco en el tribunal que juzgará a Trapero: de mayoría progresista a conservadora
Josep Lluís Trapero, a su llegada al Tribunal Supremo.

Josep Lluís Trapero, a su llegada al Tribunal Supremo. EFE

Resumen:

De mayoría de magistrados progresistas a predominio de jueces conservadores. El tribunal de la Audiencia Nacional que juzgará a la ex cúpula de los Mossos d’Esquadra por un delito de rebelión, con el mayor Josep Lluís Trapero a la cabeza, estará finalmente compuesto por los magistrados de la Sección Primera de la Sala de lo Penal Concepción Espejel (presidenta), Francisco Javier Vieira y Ramón Sáez Valcárcel (ponente).

Tal y como adelantó El Independiente, en un primer momento dicha Sala iba a integrarla la magistrada progresista Manuela Fernández de Prado en vez del ex presidente del Tribunal Superior de Justicia de Madrid pero, el ascenso de la togada a la Sala de Apelaciones de la Audiencia, ha provocado que Vieira entre a formar parte en el último momento de dicho tribunal. La balanza de las mayorías se ha visto así alterada dentro de la Sala.

De esta forma, los magistrados de la Sección Primera de la Sala Penal que juzgarán a Trapero y los exjefes políticos de la policía autonómica catalana Pere Soler y César Puig y la intendente Teresa Laplana a partir del próximo 20 de enero estará integrada por dos magistrados de corte conservador, Espejel y Vieira, frente a un juez de marcado carácter progresista, Sáez Valcárcel. Tanto Concepción Espejel, ex vocal del Consejo General del Poder Judicial a propuesta del Partido Popular, como Francisco Javier Vieira son miembros de la Asociación Profesional de la Magistratura (APM), la asociación conservadora mayoritaria en la Carrera Judicial.

El ponente que justificó el asalto al Parlament

Sin embargo, la ponencia de la sentencia ha recaído por turno de reparto en el magistrado Ramón Sáez Valcárcel, considerado uno de los jueces más escorados a la izquierda de la Audiencia Nacional. Ex vocal del CGPJ a propuesta de Izquierda Unida (IU), fue el ponente de la resolución donde se absolvió a los asaltantes al Parlament en el año 2011 al considerar el asedio como libertad de expresión.

Cuando el pasado mes de febrero tuvo que debatir sobre la competencia de la Audiencia para juzgar a Trapero, este juez sopesó seriamente enviar la causa a los juzgados de Barcelona pero la presidenta de la Sala de lo Penal, Concepción Espejel, y la magistrada Manuela Fernández de Prado se posicionaron en contra, según informan fuentes jurídicas. Finalmente, Trapero será juzgado por el papel de los Mossos el 20-S y el 1-0 en Madrid.

Once años por rebelión

La vista oral comenzará el 20 de enero con la fase de las cuestiones previas, tras la que vendrá lugar el interrogatorio de los cuatro acusados, lo que se prolongará hasta el día 23. Las siguientes sesiones tendrán lugar en febrero y marzo con las comparecencias de los testigos y peritos y la prueba documental, para finalizar con los informes finales de las partes.

Las distintas fuentes consultadas explican que el juicio se ha señalado en esta fecha porque para entonces ya se conocerá la sentencia del Tribunal Supremo contra los líderes del ‘procés’. La calificación jurídica de los hechos presuntamente delictivos que el Alto Tribunal haga marcará el camino a la Audiencia Nacional.

La Fiscalía pide once años de prisión para Trapero por un delito de rebelión. Lo considera una “pieza clave” dentro del desafío separatista. El agente defendió su inocencia en el Supremo y explicó que alertó al ex presidente Carles Puigdemont y al ex vicepresidente Oriol Junqueras de que podían producirse incidentes violentos en las calles de Cataluña el 1 de Octubre, fecha de celebración del referéndum ilegal.