La vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, ha confirmado este sábado que Pedro Sánchez y Pablo Iglesias han conversado por teléfono este sábado y que los equipos de PSOE y Podemos trabajan intensamente durante todo el fin de semana para desbloquear la investidura de la próxima semana en el Congreso de los Diputados.

Como Adriana Lastra, la vicepresidenta del Gobierno se ha mostrado muy optimista y ha confiado en que habrá gobierno la próxima semana, aunque ha recordado que únicamente con los escaños de Podemos el PSOE no alcanza mayoría absoluta, por lo que seguirá necesitando el apoyo o la abstención de otros grupos parlamentarios.

Sobre los contactos entre Sánchez e Iglesias, Calvo ha confirmado que «hablaron ellos y yo misma he hablado con el señor Echenique. Estamos trabajando», ha dicho la vicepresidenta, que ha asegurado que también están previstas reuniones físicas al más alto nivel entre los equipos negociadores de ambos partidos.

No voy a hacer la lista de la compra de las cosas que nos han parecido mal’, dice Calvo sobre Montero y sus apelaciones a los ‘presos políticos’

Calvo ha confirmado también que el equipo negociador del PSOE lo conforman ella misma, Adriana Lastra y la ministra de Hacienda, María Jesús Montero. Y ha situado a Pablo Echenique como su principal interlocutor. «Por nuestra parte no va a quedar y creo que por la de ellos tampoco», ha subrayado, antes de afirmar que las conversaciones entre Sánchez e Iglesias se han producido «en buenos términos».

La dirigente socialista no ha querido descartar posibles nombres propuestos por Podemos para el Consejo de Ministros, como el del propio Pablo Echenique o el de Irene Montero. Ambos han hablado en los últimos años de la existencia de «presos políticos» en España. Calvo no ha querido referirse a la hemeroteca y se ha limitado a señalar que «en España no hay presos políticos».

«No voy a hacer la lista de la compra de las cosas que nos han parecido mal. Esto está por encima de nosotros», ha dicho la vicepresidenta, que ha subrayado la necesidad de un mensaje unitario de respeto a la Justicia y la separación de poderes, pero ha establecido otras prioridades entre los ciudadanos: «Si habrá reformas laborales, si vamos a seguir peleando contra la violencia machista sin que se menoscabe ni un ápice de lo que ya hemos avanzado…eso es lo que importa».

Negociación ‘integral’

Eso sí, la vicepresidenta ha señalado que la negociación que se está produciendo es integral y que el plan es «llegar a la investidura con el plan de gobierno y con los nombres cerrados». Preguntada explícitamente por esos dos nombres, la número dos del Gobierno en funciones ha recalcado que habrá una «exigencia de cualificación» en los nombres, aunque ha matizado que «esa cualificación puede venir por diferentes fórmulas».

Calvo ha concedido una entrevista a La Sexta poco más de 24 horas después de que Pablo Iglesias anunciase que renuncia a su pretensión de entrar en el futuro Gobierno a cambio de que Pedro Sánchez no imponga «más vetos» a personas de su equipo como Irene Montero o Pablo Echenique.

«Se podría prever», ha dicho Carmen Calvo sobre el movimiento de Iglesias, al tiempo en que insistía en que el PSOE se encuentra «muy lejos» de Unidas Podemos en políticas de Estado como Cataluña o la política exterior. «Nuestra política nunca ha sido contra nadie, tampoco contra el señor Iglesias en absoluto», ha tratado de defender.