La semana de ciencia-ficción que ha vivido la federación de Podemos en La Rioja termina con la dirección estatal tomando cartas en el asunto y dando un espaldarazo al Gobierno de coalición con el PSOE nombrado el pasado jueves: reemplazará a la actual gestora por una nueva. La decisión viene motivada porque dos de los tres miembros que forman este órgano amagan con romper el acuerdo de Gobierno. Según ha podido saber El Independiente por diversas fuentes consultadas, Madrid ha decidido abortar cualquier conato de inestabilidad en el Ejecutivo de la socialista Concha Andreu. A última hora de ayer, viernes, el «equipo técnico» -la gestora- presentó su dimisión.

Para ello reforzará a la actual diputada y consejera morada en el Gobierno de Andreu, Raquel Romero. Romero, que ostentará la cartera de Participación Ciudadana, Cooperación y Derechos Humanos, protagonizó una agria polémica a mediados de julio al votar que no dos veces a la investidura de Andreu, negativa que se solventó aproximadamente un mes después al alcanzar ambas formaciones un acuerdo definitivo.

Organización aborta así cualquier conato de inestabilidad en el Gobierno regional

La refriega entre socialistas y morados riojanos fue sonada y ocupó a lo largo de julio portadas nacionales para una comunidad de 300.000 habitantes, la más pequeña del país (si exceptuamos las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla). La compañera de Romero dentro de Unidas Podemos, Henar Moreno (IU) rompió la coalición unilateralmente y decidió votar a favor de Andreu sin entrar en el Gobierno. El PSOE acusó a Romero de pedir tres consejerías, versión que ella siempre ha negado alegando que se trata de una frase sacada de contexto. La hoy presidenta autonómica llegó a tildar de «forasteros» a los asesores de la diputada de Podemos por proceder de Castilla-La Mancha. La negociación se convirtió en una experiencia barriobajera.

Una experiencia barriobajera

Todo eso se ha visto superado esta última semana por las refriegas internas de Podemos. El lunes, la consejera de Podemos que sonaba en todos los medios era Nazaret Martín; el miércoles por la noche, Martín rehusó debido a las presiones internas: la prensa riojana publicó problemas judiciales y acusaciones de nepotismo a la hora de nombrar altos cargos. El jueves se reveló la intención de Concha Andreu de nombrar a Raquel Romero su novena consejera. Pero el mismo jueves 29 de agosto por la noche todavía quedaban un par de sobresaltos en la política regional debido a los líos internos del partido morado.

El jueves quedó claro que la gestora, o el «equipo técnico», se había dividido en dos: por un lado Raquel Romero, por otro Kiko Garrido -ex pareja de Martín- y Miguel Reinares. Los dos últimos trataron de maniobrar el mismo jueves nombrando consejera a la militante Amalia Revuelta, designación que Concha Andreu rechazó.

Pero lo más extravagante ocurrió a continuación: Según publicó la Cadena Ser de Logroño, la gestora «da por roto el acuerdo con el PSOE en La Rioja». Y a continuación se leía que «la formación morada pedirá a Romero su acta de diputada». Igualmente, se hablaba de ruptura de pactos de gobernanza similares en Logroño o Haro. La noticia, que salió de la gestora, empezó a correr como la pólvora en redes sociales pero ningún otro periódico la replicó. Dirigentes socialistas llegaron a utilizar la supuesta ruptura como la prueba de que un Gobierno de coalición estatal no tenía visos de prosperar.

Dirigentes socialistas blandieron la falsa ruptura para rechazar la coalición Sánchez-Iglesias

Hacia las once de la noche llegó el desmentido desde la cuenta oficial de Podemos La Rioja: «Ante las informaciones vertidas en las últimas horas, desde Podemos confirmamos que nuestro pacto de gobierno sigue en pie y que Podemos jamás da ningún Ayuntamiento en La Rioja al PP».

La dirección estatal, inmersa el jueves en el debate del Open Arms en el Congreso de los Diputados, ha guardado siempre silencio al respecto. La estabilidad del Ejecutivo riojano no depende de la gestora sino de la diputada y consejera Raquel Romero, nombrada por Andreu. Y esa es la clave: «La gestora ni pincha ni corta en el nuevo Ejecutivo autonómico», sostiene un consultado.

El viernes dos de los tres miembros del equipo técnico, Garrido y Reinares, cesan de sus funciones a través de un comunicado de tres páginas. El comunicado dispara contra todo, con acusaciones muy difíciles de demostrar. Achaca al «equipo negociador [procedente de Castilla-La Mancha] de llegar a las instituciones de La Rioja para obtener una posición de poder con la que enfrentar a nuestra estructura autonómica con Podemos Estatal, y con el objetivo de conseguir remuneraciones económicas».

La actual gestora dice tener apoyo del Estatal, pero las fuentes lo niegan

La gestora asimismo atribuye a la diputada haber entregado «un documento falso a Concha Andreu, en el aseguró que Podemos La Rioja la nombraba Consejera». Más adelante sin embargo se lee: «Seamos honestos: Raquel Romero es un mal menor. Sin embargo, las próximas horas son decisivas, cuando se conformen los decretos de estructura y se preparen los decretos de nombramiento de los segundos niveles».

Desconcertante comunicado

La última parte del comunicado reza así: «Nosotros nos vamos ya. Hemos recibido el aliento, el respaldo y apoyo de Podemos Estatal. Y le agradecemos de forma sincera su confianza. Pero ahora lo dejamos todo en manos del Consejo de Coordinación Estatal». Consultada, la dirección estatal no ha querido realizar declaraciones al respecto. Pero a través de diversas fuentes, este medio ha sabido que la cúpula estatal no solo no apoya a los dos miembros de la gestora; por el contrario, antes de que se anunciaran las dos dimisiones la secretaría de Organización que dirige Alberto Rodríguez -que se halla de baja por paternidad- tenía ya bosquejado un plan para reemplazar a la gestora por otra completamente nueva.

Las dimisiones del equipo técnico van a facilitar la tarea a la dirección nacional, que pretende reforzar la estabilidad en el Gobierno autonómico de izquierdas tras 24 años del PP. La izquierda riojana eso sí ha vivido de todo este verano.