Política

El dardo de Sánchez: "Una negociación no puede tener ni vencedores ni vencidos"

logo
El dardo de Sánchez: "Una negociación no puede tener ni vencedores ni vencidos"
Pedro Sánchez, durante un desayuno informativo este jueves en Madrid.

Pedro Sánchez, durante un desayuno informativo este jueves en Madrid. EFE

Resumen:

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, ha participado este jueves en un desayuno informativo en la Agencia Efe, dedicado al feminismo, y se ha referido implícitamente a la negociación de un pacto de investidura con Podemos, poco más de un día después de presentar las 370 medidas con las que pretende seducir a la formación de Pablo Iglesias para poder mantenerse en la Moncloa. En su discurso, ha lanzado una indirecta a este partido y ha asegurado que una negociación responsable nunca puede tener «ni vencedores ni vencidos».

Lo ha hecho en un momento en el que la sombra de unas posibles nuevas elecciones se cierne sobre el país, ante la posibilidad de que las dos principales fuerzas de izquierda no alcancen un pacto de investidura. «Saber negociar es una cualidad fundamental en nuestro tiempo. Este es un tiempo en el que la política debe encaminarse a paliar las necesidades de la gente», ha expuesto, antes de reiterar de que es necesario siempre buscar una «tercera vía».

Sánchez ha emplazado a desterrar el «insulto y el improperio» del debate político y a «purificar» el debate público. En este sentido, ha felicitado a Irene Montero por haber ganado la demanda que había interpuesto contra Federico Jiménez Losantos por referirse a ella de forma despectiva en su programa radiofónico.

Calviño evita los temas clave

Tras Pedro Sánchez ha intervenido la ministra de Economía, Nadia Calviño, quien ha evitado pronunciarse con claridad sobre dos temas fundamentales en la agenda de su departamento, como son la posible revisión al alza del crecimiento del PIB y el posible incremento de las pensiones en 2020 por encima del 0,25%.

Con respecto al primer asunto, ha incidido en que la opinión de los organismos internacionales sobre la evolución de la economía española es positiva, en un contexto de freno «relativo» del crecimiento; y ha puesto en valor la reducción del déficit de la economía española, que en 2018 fue del 2,5% y en 2019 el Gobierno en funciones espera que se fije en el 2%.

En cuanto a las pensiones públicas, Calviño ha reiterado la necesidad de acordar una reforma estructural del sistema, dentro de la mesa del Pacto de Toledo; y ha expresado la necesidad de que España cuente en 2020 con unos nuevos Presupuestos Generales del Estado para poder cumplir con la agenda social prevista.

De cara al próximo ejercicio, Calviño ha apostado por que en 2020 el pago de intereses de la deuda se sitúe por debajo del 2% del PIB y ha anunciado que España tendrá menos necesidades de acudir a los mercados financieros. En este sentido, ha anunciado que la emisión de deuda neta se reducirá en 10.000 millones de euros y que la nueva deuda bruta se situará por debajo de los 200.000 millones de euros, es decir, su nivel más bajo desde 2012.

Brexit: preparados para lo peor

En lo que respecta al Brexit, Calviño ha reconocido que el Gobierno español está preparado «para lo peor» en este asunto, que sería una salida ‘dura’ del Reino Unido de la Unión Europea el próximo 31 de octubre. En este sentido, ha reconocido la preocupación por la situación de los cientos de miles de trabajadores españoles en el país presidido por Boris Johnson y por las consecuencias que ya pagan empresas como las manufactureras.

En la mañana de este jueves, el Gobierno prevé reunirse para analizar la modificación de los posibles planes de contingencia sobre el brexit, en un encuentro en el que, evidentemente, se tendrá en cuenta la inestabilidad política del Gobierno de Boris Johnson, agravada en las últimas fechas.

En cuanto a las medias que ha considerado prioritarias para los próximos tiempos (en caso de que se forme nuevo Gobierno), ha citado algunas que se encuentran en el documento de 370 puntos remitido a Podemos, como la reforma fiscal, la modificación del Estatuto de los Trabajadores, la descarbonización de la economía y las medidas para mejorar la situación de la vivienda. También ha apelado a digitalizar la economía para que España juegue un papel activo en esta nueva revolución industrial. Eso sí, ha evitado referirse a la conocida como Tasa Google.