Política

El PSOE confía en quebrar la unidad en Podemos y que obliguen a Iglesias a pactar

El Gobierno destaca la "importancia" de la participación de representantes de la confluencias en la reunión del jueves

EUROPA PRESS

Sólo existe una posibilidad de que no se repitan las elecciones el 10 de noviembre: que las confluencias y sectores internos de Podemos obliguen a Pablo Iglesias a renunciar a entrar en el Consejo de Ministros y apoye un Ejecutivo socialista en solitario. En el PSOE y en el Gobierno confían en que IU, En Común Podem, Equo y los anticapitalistas, entre otros, presionen al líder de Unidas Podemos hasta que dé su brazo a torcer y acepte el ultimátum de Pedro Sánchez: gobierno en solitario y altos cargos en la Administración del Estado, fuera del Ejecutivo, para dirigentes de Podemos. Así lo expresan en privado dirigentes socialistas y así lo ha insinuado este viernes la portavoz del Consejo de Ministros, Isabel Celáa.

«Es importante que los representantes de las confluencias oyeran de primera voz por parte de los negociadores socialistas la secuencia de las negociaciones con detalles y que pudieron intercambiar información ambas fuerzas políticas», ha destacado en rueda de prensa. «Fue importante que el equipo negociador fuera más cuantioso con IU y las confluencias. Es importante que todo el mundo tenga toda la información detallada sobre los tiempos y las reuniones bilaterales mantenidas por el líder socialista y el secretario general de Podemos. Puede ser útil para llevar a buen puerto la negociación», ha explicado Celáa, insinuando que Iglesias podría haber ocultado a sus socios alguna información relevante sobre la negociación.

La portavoz del Ejecutivo ha admitido que el escollo para la investidura de Pedro Sánchez se debe a que Unidas Podemos quiere una coalición de gobierno a la que el PSOE se niega. Pero ha destacado que los socialistas ofrecen ahora «una participación activa y potente, con presencia y acción en altas representaciones y altos puestos que no son necesariamente Gobierno pero que sí representan al Estado». La ministra no ha querido detallar a qué altos cargos se refiere el PSOE. Para aumentar esa presión sobre Iglesias, Sánchez ha recabado esta semana el apoyo del PNV, de Esquerra Republicana de Cataluña (ERC) y del Partido Regionalista Cántabro.

«Las confluencias y los anticapitalistas no quieren elecciones, quieren acuerdo», aseguran fuentes de la dirección del PSOE, que espera quebrar la unidad dentro de Unidas Podemos para lograr un Gobierno en solitario con el apoyo de la formación de Iglesias. Si no es así, España celebrará elecciones el 10 de noviembre, una repetición de los comicios que los socialistas consideran un mal menor frente a la posibilidad de gobernar dependiendo de los independentistas de ERC y con Unidas Podemos en la oposición.

Como viene informando El Independiente, Sánchez rechazará una investidura si Unidas Podemos no se compromete a colaborar después con el Ejecutivo en materias como la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado. En este sentido, y tras recordar los encuentros del Gobierno y el PSOE con ERC, PNV y PRC, Celáa ha señalado que Unidas Podemos es el «grupo que falta por subirse a este acuerdo» para la investidura del candidato socialista.

«No visualizamos un escenario en el que se llegue a una investidura sin después una colaboración, no creo que ninguna fuerza política pueda estar en esa deriva», ha advertido la portavoz, que ha calificado esa investidura gratis sin compromiso de gobernabilidad como «un rincón oscuro, un cul de sac (un callejón sin salida)». «Ni la ciudadanía ni la política de este país se lo merecen», ha sentenciado.

Como ha advertido el propio Sánchez en diversos actos esta semana, Celáa ha señalado la responsabilidad que tendría Unidas Podemos en el mantenimiento de un gobierno en funciones y la repetición electoral en un otoño cargado de desafíos: la desaceleración económica con motivo de la guerra comercial entre China y EEUU, la desestabilización macroeconómica de Argentina, el Bréxit o la sentencia del procès. «Conviene que todos estos desafíos nos encuentren fuertes con un Gobierno sólido, coherente, confiable y fuerte», ha destacado.

Respuesta a Torra

Celaá ha respondido al presidente de la Generalitat de Cataluña, Quim Torra, que el jueves advirtió en Madrid de que habrá «desobediencia civil» si la sentencia del procès no es absolutoria. «La sentencia ha de ser acatada y la cumplirán», ha contestado el Gobierno.

«De momento sólo tenemos palabras de Torra», ha apuntado la ministra portavoz, que ha añadido que las declaraciones del dirigente catalán muestran que no hay cambios en su posición y que «sigue con su discurso».

Libros de texto adoctrinadores

Como titular de Educación, Celaá ha anunciado una reunión con los editores de libros de texto el próximo miércoles para conocer de «primera mano» los problemas actuales del sector. En una primera valoración la portavoz del Gobierno ha dicho que los problemas que tienen los editores son «una derivada indeseada de la Lomce que habló de asignaturas troncales, de libre configuración, específicas y que hizo proliferar de forma desmesurada todos los libros de texto».

Celaá ha anunciado la reunión después de que ayer la Asociación Nacional de Libros de Enseñanza (Anele) denunciase los «mecanismos bastardos» que usan las comunidades autónomas para que los libros de texto «digan lo que ellos quieren y no lo que la ciencia dice».

Te puede interesar

Comentar ()