Política

Sánchez da un ultimátum a Iglesias y deja la repetición electoral sobre su tejado

"No habrá gobierno de coalición, pero es posible una tercera vía", trasladan las negociadoras socialistas a Unidas Podemos

logo
Sánchez da un ultimátum a Iglesias y deja la repetición electoral sobre su tejado
Montero, Lastra y Calvo llegan a la reunión con Podemos.

Montero, Lastra y Calvo llegan a la reunión con Podemos este jueves en el Congreso. EP

Resumen:

«Podemos tiene que reflexionar». Ésa es la conclusión del PSOE tras casi cinco horas de reunión con Unidas Podemos para desencallar la investidura de Pedro Sánchez. En el encuentro de ayer, las dirigentes socialistas dejaron claro el mensaje. «No habrá gobierno de coalición», insistieron Carmen Calvo, Adriana Lastra y María Jesús Montero, causando una frustración que Podemos no se molestó en disimular. «Nos vamos preocupadas porque han venido a presentarnos un programa electoral y se han mostrado inamovibles con las posiciones en las que ya se mantenían», explicó la portavoz adjunta de la formación morada, Ione Belarra.

«Tienen que pensarlo en Podemos», insisten fuentes de la cúpula socialista, que dejaron claro el mensaje a Podemos en esta primera reunión tras la investidura fallida de Pedro Sánchez en julio. «No habrá coalición pero podemos construir una tercera vía juntos. Les hemos presentado nuestra propuesta abierta», explican, dejando el balón de la repetición electoral sobre el tejado de Pablo Iglesias.

Sólo la decisión de dar la investidura al candidato socialista sin alcanzar un pacto de gobierno con él y pasando a la oposición, como defienden confluencias de Podemos como IU y sectores internos como Anticapitalistas, podría desestabilizar la hoja de ruta de Moncloa, que se encamina a elecciones el 10 de noviembre para que la alianza que ha sustentado al Gobierno socialista, exceptuando a ERC, alcance la mayoría absoluta para no tener que depender de los independentistas.

«Les hemos dejado claro que no habrá coalición. Es posible un camino intermedio. Tienen que reflexionarlo», insisten fuentes de la negociación, que descartan de plano la exigencia de Pablo Iglesias de que dirigentes de Unidas Podemos entren en el Ejecutivo. En Moncloa y en el PSOE prefieren elecciones antes que compartir el Gobierno con Iglesias y así lo han dejado claro este mes de agosto, con una precampaña electoral clara: Sánchez ha celebrado 24 encuentros con organizaciones de la sociedad civil para “completar el documento programático” de 370 medidas que presentó el martes en un mitin.

Además, para activar la maquinaria electoral, la dirección del PSOE ha convocado para los dos próximos sábados 7 y 14 de septiembre sendas reuniones de dos de sus órganos internos, el Consejo de Política Municipal y el Consejo de Política Federal, donde están representados los barones del partido, alcaldes y concejales, a los que el secretario general dará explicaciones sobre la situación.

Las quejas de Podemos, que ha lamentado la falta de voluntad negociadora del PSOE, no hacen mella en la determinación del presidente de ir a elecciones excepto que le permitan goberar en solitario con un claro compromiso de favorecer la gobernabilidad apoyando, entre otras cuestiones, los Presupuestos Generales del Estado.

De hecho, el candidato socialista prevé declinar presentarse a la investidura si Unidas Podemos decide apoyarla sin cerrar un acuerdo de gobierno con los socialistas. La posibilidad de esa ‘investidura gratis’, sin compromiso de apoyar al Gobierno socialista en medidas como la aprobación de los Presupuestos, aterra al PSOE, que no quiere repetir la experiencia vivida durante el pleno de la semana pasada sobre la gestión de la crisis del Open Arms, cuando todos los grupos de la oposición se unieron en sus críticas, dejando al Ejecutivo en absoluta soledad.

El propio Sánchez así lo aseguró el martes durante la presentación de las medidas programáticas que este jueves han entregado al equipo negociador de Unidas Podemos. En esa intervención y en todas las realizadas después por dirigentes socialistas y ministros, todos ellos han dejado claro que sólo aceptarán un pacto de gobierno con un compromiso claro de Unidas Podemos de apoyar parlamentariamente al Ejecutivo.

La posibilidad de que el partido de Pablo Iglesias facilite la investidura para pasar luego a una oposición dura, como piden sectores de Unidas Podemos, ha endurecido la posición del PSOE, que quiere cerrar las puertas a ese escenario. Así lo aseguran fuentes de la dirección socialista, que insisten en que Sánchez no ha sido propuesto como candidato a la investidura por el Rey todavía y que no se presentaría a la reelección si no está avalado por un acuerdo por escrito con Unidas Podemos. Para que se celebre la investidura será necesario un pacto previo, advierten desde la cúpula del PSOE. Si Iglesias no cede en este pulso, habrá elecciones el 10 de noviembre.