«Unirse a los independentistas es el peor error que ha cometido una parte del empresariado catalán». La presidenta de la comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha escogido Barcelona para uno de sus primeros actos tras su toma de posesión para asegurar que «Madrid no quiere crecer a costa de Cataluña» y reclamar a los catalanes que abandonen la senda independentista.

Una reclamación que la portavoz del PP y diputada por Barcelona, Cayetana Álvarez de Toledo, ha acompañado con una advertencia: Cataluña muestra el peor escenario porque suma «socialismo y nacionalismo», y la exigencia a Cs es que olvide los «personalismos» para incorporarse al proyecto España Suma de Pablo Casado.

La diada no puede frenarme» advierte Diaz Ayuso en su estreno en Barcelona

Diaz Ayuso ha advertido a los empresarios afines al independentismo que «las empresas no pueden vivir ni de subvenciones, ni de favores, ni mucho menos de consignas políticas contrarias a la razón», en una comparecencia que muchos han visto como una «provocación» por producirse a 48 horas de la Diada, y un intento por captar inversiones en una Cataluña debilitada por el nacionalismo.

Un extremo que la presidenta madrileña ha negado. «Para mi lo importante es poder moverme por mi país con libertad y llevar mis mensajes de prosperidad, la Diada no puede frenarme a mi ni a ningún español para que pueda moverse por su territorio» ha advertido. Díaz Ayuso ha asegurado además que su voluntad no es competir con Cataluña sino «ir de la mano» para captar nuevas inversiones, especialmente ante el nuevo escenario que abre el Brexit.

En este contexto, ha propuesto una «plataforma de empresarios catalanes y madrileños para atraer inversión» destacando la responsabilidad compartida de las dos regiones que lideran la economía española. Aunque también ha dejado claro que no va a renunciar a la competencia fiscal entre comunidades que le recriminan desde Cataluña, la comunidad con mayor presión fiscal.

Competencia fiscal

«Creo que la competencia fiscal entre comunidades autónomas es sana» ha defendido, «hemos demostrado que donde se bajan los impuestos la economía funciona mejor». Por ello, ha retado a los demás gobiernos autonómicos a que «sean creativos» a la hora de buscar recursos «en vez de atacar a la iniciativa privada con mas impuestos» y reclamar «la armonización fiscal, que es subírselos a todos».

Díaz Ayuso ha criticado además el último anuncio de subida de impuestos de la Generalitat y ha denostado al gobierno independentista de Quim Torra, al que ha recriminado su apuesta por «la independencia, la ilegalidad y la ruptura» explicitada en la conferencia de la semana pasada en Madrid.

Elecciones anticipadas

Respecto a la posibilidad de una nueva convocatoria electoral si PSOE y Podemos no logran pactar la investidura de Pedro Sánchez, la presidenta madrileña ha acusado al presidente en funciones de moverse por puro cálculo electoral. «Sánchez hará lo que sea necesario» ha asegurado, señalando que tanto los «viernes sociales con promesas con el dinero de los demás» como el resto de las iniciativas de Moncloa responden únicamente al cálculo electoral.

«Según vayan las encuestas hará una cosa u otra, el país vive preso de un presidente que solo mira por su supervivencia» ha lamentado, al tiempo que recriminaba al líder de Cs, Albert Rivera, sus reticencias a incorporarse al proyecto España Suma lanzado por Pablo Casado.

Un extremo compartido por la portavoz del partido, que ha presentado a Díaz Ayuso destacando que «fue capaz de sumar a tres partidos muy distintos, o quizá no tanto, por el bien comun de los madrileños».

Cayetana Álvarez de Toledo ha defendido que «la búsqueda de lo común es fundamental en tiempos de fragmentación y la segregación; eso es España Suma que es claramente el camino para el futuro y eso es lo que ella ha marcado para Madrid. España suma y solo los egos dividen en algunos casos» ha concluido en referncia nada velada a Rivera.

El «gran problema de Cataluña», ha añadido, es que «aquí convergen dos fuerzas contrarias a la libertad, el scialismo y el nacionalismo». La más poderosa es el nacionalismo, que para Álvarez «es la mayor forma de intervencionismo en la vida, lo interviene todo, las aulas, los medios de comunicación, y hasta las empresas publicas y privadas, de ahí vienen las subvenciones, los miles de funcionerios, más altos cargos políticos, y eso se paga con mas impuestos que en ningún otro territorio».