Los políticos comparten espacios alejados de las cámaras. Uno de los más sagrados es la cafetería del Congreso de los Diputados, donde parlamentarios de todos los grupos departen habitualmente sin las tiranteces clásicas del Hemiciclo. La cortesía habitual prohíbe las cámaras en esa sala para evitar imágenes sacadas de contexto, pero no siempre se respeta.

No lo ha hecho este martes el alcalde de Valladolid y destacado dirigente socialista, Óscar Puente, que ha publicado en sus redes sociales una instantánea sorprendente: Pablo Iglesias y Albert Rivera compartiendo un café en plena tormenta política.

«Les va a ir bien a estos dos», ha escrito Puente acompañando a la imagen, que ha desatado la furia de Pablo Iglesias por la intromisión en su intimidad. «Esto es la cafetería de diputados hace 10 minutos. He hablado allí decenas de veces con diputadas y diputados de todos los partidos. Que haya diputados que se dedican a hacer y difundir fotos como esta revela hasta qué punto se puede ser patético», ha reaccionado el líder de Podemos.

Puente, lejos de arrugarse, ha redoblado la apuesta y ha celebrado que la foto haya «escocido». Y ha ido más allá: la ha comparado con otra foto histórica del líder de Izquierda Unida, Julio Anguita, departiendo con el ex presidente popular José María Aznar.

La actitud del portavoz socialista ha indignado incluso a Gabriel Rufián, el líder de ERC en el Congreso de los Diputados, que ha cargado duramente contra el socialista.

«Esto es la cafetería del Congreso. Un espacio respetado por todos en el que se lleva hablando de todo con todos durante 40 años. Hasta hoy. No tenéis vergüenza», le ha lanzado a Óscar Puente, que de nuevo ha ironizado con las reacciones a su imagen: «Dice Rufián que no tengo vergüenza. Repito, Rufián».