Política

Sánchez promete subir las pensiones el IPC en diciembre y llevar el SMI a 1.200 euros

El programa electoral del PSOE reduce el desafío independentista a un "conflicto de convivencia" en Cataluña

logo
Sánchez promete subir las pensiones el IPC en diciembre y llevar el SMI a 1.200 euros

Resumen:

El candidato socialista a la Presidencia del Gobierno, Pedro Sánchez, ha prometido actualizar las pensiones según el IPC real en el mes de diciembre, cuando todavía será presidente en funciones tras las elecciones del 10 de noviembre. Esta medida será un primer paso para que en la próxima legislatura se pueda «reconstruir el Pacto de Toledo», según ha anunciado en el acto de presentación del programa electoral del PSOE este lunes en Madrid.

Los socialistas se comprometen a actualizar en diciembre las pensiones del ejercicio 2020 según el IPC y a seguir aumentando el Salario Mínimo Interprofesional (SMI) hasta el 60% del salario medio a final de la próxima legislatura (unos 1.200 euros), así como a derogar los aspectos más lesivos de la reforma laboral.

Así figura en el documento ‘Ahora, Gobierno. Ahora, España’, que recoge 35 compromisos sociales de los socialistas y buena parte de su programa electoral de cara a las próximas elecciones generales que se celebrarán el 10 de noviembre.

Cataluña, un «conflicto de convivencia»

«Con la Constitución y los Estatutos de Autonomía. Con Europa. Apostamos por un Estado de las Autonomías fuerte y cohesionado. Mejoraremos la colaboración institucional con todas las comunidades autónomas y abordaremos el conflicto de convivencia en Cataluña impulsando el diálogo entre catalanes y también entre el Gobierno de España y la Generalitat de Cataluña, siempre dentro de la Constitución».

El punto 34 del programa electoral reducido del PSOE, que este lunes ha presentado Pedro Sánchez, reduce el desafío independentista en Cataluña a un «conflicto de convivencia» y mantiene su apuesta por el diálogo con los secesionistas.

«Ley y diálogo, no nos vamos a cansar de repetirlo», ha reiterado Sánchez, que ha advertido que no se tratará de un «diálogo para retorcer la ley» en su breve referencia a la amenaza institucional que supone la respuesta que dé el independentismo a la sentencia del procès.

Ésa es toda la referencia a la cuestión catalana que ofrece el primer catálogo de medidas electorales del PSOE y el presidente en funciones durante el acto de presentación celebrado este lunes en Madrid. De hecho, Sánchez ha dedicado menos tiempo y esfuerzo en hablar de la cuestión catalana que de otros desafíos como un Brexit duro o la ralentización económica provocada por la guerra comercial entre EE.UU y China.

«Cataluña tiene un problema de convivencia. La parte independentista no reconoce el diálogo con la no independentista», ha lamentado Sánchez, que ha abogado por el diálogo como solución, «también entre el Gobierno de España con la Generalitat, siempre dentro de la Constitución y el Estatuto de Autonomía».

Sánchez ha arremetido contra Vox, con alusiones al acto celebrado por Santiago Abascal el domingo en Vistalegre, para pedir a los ciudadanos que den respuestas a sus ofensas con sus votos. «Ya sabemos cómo respondían a los discrepantes cuando gobernaban sus añorados dirigentes», ha asegurado, para pedir a los socialistas que actúen de forma diferente.

Como hiciera para convencer a Unidas Podemos de que apoyara su investidura, Sánchez se compromete ahora a crear órganos que fiscalicen el cumplimiento de su programa electoral.

«Constituiremos consejos sectoriales de verificación en los que participará directamente la sociedad civil. Su misión será evaluar el cumplimiento, por parte del Gobierno, de los compromisos sociales del PSOE contenidos en este programa», asegura el documento.

Por lo demás, las promesas electorales del PSOE varían poco de las presentadas en el programa del 28 de abril y de las 370 medidas que presentó el propio candidato en septiembre tras reunirse en verano con colectivos sociales dentro de una precampaña oculta puesta en marcha en paralelo a la negociación con Unidas Podemos para evitar las elecciones.

Entre ellas destacan promesas para actualizar las pensiones, incrementar el salario mínimo interprofesional, derogar aspectos de la Reforma Laboral, también de la ley educativa Lomce, activar «un ingreso mínimo como base de la libertad y los derechos de todas las personas», para lo que se propone mejorar las prestaciones por hijo a cargo para los hogares en situación de pobreza y el desarrollo de un mecanismo de garantía de ingresos para hogares altamente vulnerables. El programa también incluye la lucha contra la violencia de género, abolir la prostitución y la regulación de la eutanasia.

En materia de vivienda, el PSOE aboga por impulsar una oferta de alquiler «seguro y estable a precios asequibles movilizando las viviendas vacías y a los grandes ‘tenedores de vivienda'». Los socialistas también prometen facilitar el acceso a la Universidad, crear una «Autoridad de Protección del Cliente Financiero» y combatir el cambio climático.