El PSOE de Madrid, que ganó pasadas elecciones autonómicas en la Comunidad por primera vez desde 1987 -de 1991 a 1995 Joaquín Leguina gobernó gracias a IU-, ha visto una oportunidad única: recuperar la hegemonía de la izquierda para volver al poder, algo que no sucede desde los tiempos de Leguina, Juan Barranco o Tierno Galván. «La espantada de Íñigo Errejón nos brinda una ocasión única», aseguran fuentes de Ferraz.

El regalo procede de Más Madrid, una formación surgida de las últimas elecciones municipales y regionales del 26 de mayo como escisión de Podemos en alianza con Manuela Carmena. Cuatro meses después, su líder Errejón ha lanzado su partido, Más País, y dado el salto a la arena nacional tras negar reiteradamente que fuera hacer algo así durante el verano.

El PSOE quería mover ficha en otoño, pero el 10-N se lo impide

La estructura de mayo ha quedado desarbolada. Y el PSOE va a aprovechar la coyuntura nombrando a sus líderes una vez transcurra el 10-N. «Es algo que teníamos pensado hacer este otoño pero para lo que vamos a tener que esperar, debido a la repetición electoral».

Más Madrid era una amenaza directa para el PSOE. En la Asamblea de Madrid la candidatura rozó el 15% con apenas unos meses de vida, frente al 27,3% que obtuvo Ángel Gabilondo, un independiente de 70 años que ahora busca acomodo fuera de la vida autonómica. Pero el desastre ocurrió en Cibeles: Pepu Hernández, el candidato de Pedro Sánchez, se dejó 25.000 votos con relación a 2015, logrando solo el 13,7%. En el ayuntamiento la hegemonía estaba ya perdida.

Contábamos con que Errejón se fuera, pero no Clara Serra», reconocen

La creación de Más País sin embargo ha alterado completamente el panorama. Errejón obtendrá con seguridad escaño de candidato, pero deja un vacío en la Asamblea con sede en Vallecas que se ha hecho más grande tras la dimisión de Clara Serra el pasado 7 de octubre. «Contábamos con que Errejón fundara su partido, porque llevamos todo el verano escuchando la copla. Pero no contábamos con la salida de Clara», señalan en el PSOE. Otra fuente de Ferraz tilda la dimisión de la mayor de las hermanas Serra de «cagada».

El nuevo liderazgo regional lo asume Pablo Gómez Perpiñá, amigo personal de Errejón: un gran desconocido para la opinión pública. Dos nombres de mujer suenan a medio plazo: Mónica García, que compagina su plaza de médica en el 12 de octubre con la de diputada autonómica, y Tania Sánchez, actualmente apartada de la primera línea al haber dado a luz el 13 de septiembre.

Carmena, Soto, Sabanés, Higueras… la sangría municipal es honda

En el Ayuntamiento de Madrid el derrumbe ha sido más profundo, quizá por haber ganado las elecciones locales pese a no reeditar la Alcaldía. A sus 75 años, Manuela Carmena fue la primera en retirarse; la ex alcaldesa ha vuelto a su tienda de ropa en Malasaña y participa en tertulias. La nueva portavoz es Rita Maestre, una cara conocida pero con mucha menos experiencia.

Marta Higueras, inseparable de Carmena desde mucho antes de que la ex jueza ingresara en política, será la número dos en la lista de Más País. Dado su currículum y trayectoria, se trata del perfil más profesional del recién creado partido.

Otra de las salidas más sonadas es la de Inés Sabanés. Con un pasado en IU, Sabanés es la portaestandarte de Madrid Central, la medida estrella de Carmena que aprobó como delegada de Movilidad y Medio Ambiente. Funcionaria municipal, Sabanés, militante de Equo, se llevaría al Congreso de los Diputados su bagaje ecologista. Es la número tres de la lista.

Pepu Hernández y Gabilondo están de salida y suenan para el Gobierno

La última marcha ha sido la más controvertida, y por ello la más rápida en ser atajada: la caída del concejal Pablo Soto por un presunto caso de acoso sexual. Soto era otra de las figuras al alza: creador de los presupuestos participativos, que fueron un éxito en cuanto a participación en la pasada legislatura. Y de la total confianza de Carmena. Ahora está muerto políticamente.

«Nosotros también tenemos nuestro escándalo, si bien nada que ver con acoso sexual», conceden los socialistas. «El asunto de la alcaldesa de Móstoles Noelia Posse se nos ha enquistado, porque ella no ha cometido ningún delito penado judicialmente pero sí obrado de manera nada ética o moral», agregan sobre las acusaciones de nepotismo que pesan sobre Posse.

Enma López, Pilar Llop, Llanos Castellano… la terna de opciones es larga

El asalto a la hegemonía de la izquierda madrileña vendrá tras el 10-N. Ferraz activará una vieja idea: la Agrupación Única de Madrid Ciudad, una división que será casi tan potente como la secretaría general del partido a nivel regional (que actualmente ostenta José Manuel Franco, quien no ambiciona presentarse de candidato a nada). La agrupación unitaria tenía que haberse creado en tiempos de Tomás Gómez, pero éste siempre receló de la fórmula porque podía hacerle contrapeso.

La apuesta pasa por afianzar a un líder o lideresa en el Palacio de Cibeles y a otro en la Asamblea de Madrid; dos personas que se den a conocer machaconamente hasta las próximas elecciones de 2023. No serán ni Gabilondo ni Pepu: los dos suenan para cargos del futuro Gobierno, en caso de que a Sánchez le vaya bien el próximo 10-N. Para el ayuntamiento se habla de Mercedes González, pero está cobrando mucha fuerza la opción de Enma López, 33 años e Inspectora de Seguros del Estado. Para la Comunidad suenan otras dos mujeres: Pilar Llop y María Llanos Castellanos, al igual que José María Rodríguez Uribes, ex delegado del Gobierno entre 2018 y 2019.