Política

Pinchazo de las protestas independentistas para sabotear la jornada de reflexión

logo
Pinchazo de las protestas independentistas para sabotear la jornada de reflexión

Pancarta de los CDR.

Resumen:

Las protestas convocadas este sábado 9 para sabotear la jornada de reflexión han pinchado. Solo 7000 personas han asistido al acto ‘Hagámosles reflexionar’ que había convocado Tsunami Democràtic en Barcelona como parte de las acciones de protesta que han realizado en 300 municipios en Cataluña.

Los asistentes, de perfiles y edades diferentes, han llenado de forma festiva el tramo de Gran Via que va desde la calle Balmes hasta la plaza Universitat, donde la mañana de este sábado han instalado el escenario a pocos metros del centenar de personas que siguen acampadas.

Más tarde, la protesta convocada por los CDR a última hora no ha congregado a menos de 1.000 personas. Bajo el lema ‘Urquinaona, lo volveremos a hacer’ no ha conseguido movilizar a más de unos centenares de personas en el centro de Barcelona.

Sin apoyo de los partidos independentistas ni más grandes entidades independentistas, que temían una nueva exhibición de violencia independentista en plena jornada electoral, los CDR ha convocado junto a la plaza de la universidad, sumándose a los acampados allí y a los convocados por Tsunami Democratic con un concierto como gancho.

Acampada en la plaza Universitat de Barcelona

Las personas que siguen acampadas en la plaza Universitat de Barcelona han explicado este sábado que temen un desalojo después de que una parte de los acampados abandonara la concentración la noche del viernes tras una división de opiniones en la asamblea sobre si desconvocar la protesta.

Uno de los activistas que sigue en la plaza, Marc, ha dicho en declaraciones a los periodistas que quienes han abandonado la acampada a las puertas de las elecciones forman parte de organizaciones vinculadas a partidos políticos, y ha mencionado a Jovent Republicà y Arran. «Las juventudes políticas que han desconvocado la protesta lo tenían decidido desde el principio», y ha criticado que no avisaran previamente.

En cambio, uno de los jóvenes que participaba en las comisiones de trabajo de la acampada y ha abandonado la protesta ha declarado que, aunque en la acampada había gente que militaba en varias organizaciones, «todos iban a título individual».

En un comunicado, los activistas que han dado por terminada la protesta han explicado que tomaron la decisión para «apostar por trabajar para la autodeterminación y un futuro digno en cada barrio» de Cataluña a través de los CDR, los colectivos feministas, el movimiento ecologista, los sindicatos de viviendas y otras organizaciones.

Según otro activista que no ha abandonado la concentración, Jorge, la escisión ha tenido lugar por un intento de boicotear la soberanía de la asamblea: «Ya llevamos varios días en que las organizaciones de los partidos políticos dirigían la acampada».

También ha destacado que no se han cumplido los cinco puntos del manifiesto de la protesta, y considera «absurdo y un engaño liquidar una acampada sin haber conseguido ninguna de sus finalidades», mientras que aquellos que se han marchado celebran que consiguieran evitar que Vox realizara un acto electoral en la plaza Universitat.

En relación a la acusación de que los que han abandonado la concentración se han apropiado del dinero que habían recaudado estos días, Jorge ha criticado que la comisión que se ocupaba de esta cuestión «siempre ha sido una entidad opaca» y que no saben quién está detrás de ella, y dice que no saben la cantidad de dinero que se han llevado.

Según el comunicado de los activistas que se han marchado, «todo el dinero ha sido destinado íntegramente a las entidades que defienden jurídicamente» a las personas que han sido detenidas durante estas últimas semanas, y destacan que no se invertido en organizaciones juveniles ni políticas.

Arran también ha desmentido las acusaciones en un comunicado: «Ni Arran ni ninguna organización política ha usurpado el espacio ni ha robado el dinero de la caja de resistencia».