Política

Las cuentas de Sánchez para ser presidente: tendrá que elegir entre Ciudadanos o ERC

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, habla por el móvil.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, habla por el móvil. ep

Pedro Sánchez tiene, tras las elecciones generales del 10 de noviembre, un escenario más complejo que el que le dieron las urnas el 28 de abril. Ha perdido escaños, cuando confiaba en ganarlos, pero también los han perdido todos sus potenciales socios de gobierno. La repetición electoral sólo ha servido para reforzar de manera espectacular a Vox y para convertir el Congreso de los Diputados en un avispero regionalista. ¿La gobernación? Mal, gracias.

Las cuentas no acaban de salir, y aunque el PSOE se muestra optimista y confía en investir a Sánchez durante el mes de diciembre, no aclara en qué suma se apoyará. Lo cierto es que hay muy pocas opciones, viables, que posibiliten la investidura y una legislatura más o menos estable. El presidente en funciones sólo tiene, actualmente, dos opciones para mantenerse en Moncloa sin recurrir de nuevo a unas elecciones potencialmente demoledoras.

Ciudadanos le apoya y el PP se abstiene

Ciudadanos es el perdedor evidente de la jornada electoral, que se ha cobrado la cabeza de un Albert Rivera que hace seis meses rechazó convertirse en socio de gobierno de Pedro Sánchez con sus 57 diputados. El electorado le ha castigado dejando su representación…pero aún así Ciudadanos podría seguir siendo la bisagra decisiva del futuro gobierno.

Una investidura de Pedro Sánchez apoyada por los naranjas y por los regionalistas de Coalición Canaria, el PRC y Teruel Existe sumaría 134 apoyos en el Congreso de los Diputados. Probablemente, encontraría el voto negativo de Vox, Unidas Podemos, Más País, ERC, JxCat, CUP, PNV, Bildu y el BNG. En total, 126 escaños en contra. En ese escenario, la abstención del Partido Popular y de Navarra Suma (90 escaños en total) serviría para que Pedro Sánchez sacase adelante la investidura y el país echase a andar, probablemente con un gobierno del PSOE en solitario.

Podemos y los regionalistas le apoyan; ERC se abstiene

Parece la opción en boca de todos, pero es la que implica a más partidos. El PSOE con sus 120 escaños, buscaría en este escenario el voto afirmativo de su socio preferente, Unidas Podemos, rebajado a 35 asientos en el Congreso tras las elecciones de este domingo. A esos 155 escaños habría que sumar los 3 de Más País, los 7 del PNV y los 5 que suman entre Coalición Canaria, el PRC, Teruel Existe y el BNG.

Son, en total, 170 votos a favor, aunque Coalición Canaria ya ha mostrado en repetidas ocasiones su negativa a apoyar cualquier gobierno del que forme parte Unidas Podemos. Aun en el caso de superar ese escollo, el acuerdo tendría previsiblemente el voto negativo de PP, Vox, Ciudadanos, Bildu, Junts per Catalunya, la CUP y Navarra Suma. 167. En ese caso, todo dependería del sentido del voto de ERC. Un ‘No’ tumbaría a Sánchez, mientras que una abstención negociada le permitiría superar, ahora sí, la investidura.

Las sumas imposibles

Hay otras sumas posibles en el Congreso de los Diputados, pero ninguna tiene visos de prosperar. Sería el caso de una posible coalición entre el PSOE y el PP, que reuniría a 210 diputados, o un escenario en el que los independentistas catalanes acaben votando ‘Sí’ a la investidura de Pedro Sánchez, lo que parece harto improbable, dada la predisposición al bloqueo de Junts per Catalunya y la CUP, especialmente.

La abstención masiva del resto de todas las fuerzas políticas con el objetivo de desbloquear la situación y permitir al PSOE gobernar en solitario es otra de las opciones sobre el tablero, aunque requeriría siempre de la colaboración del PP, cuyo voto en contra tumbaría cualquier intento de avanzar por esta vía.

Comentar ()