Pere Aragonés, vicepresidente del gobierno de la Generalitat, ha reclamado en los últimos días un encuentro entre Pedro Sánchez y Quim Torra previo a la investidura para sellar el compromiso de diálogo del PSOE con los independentistas antes de garantizar con la abstención de ERC la designación presidencial.

La portavoz del Govern y consellera de Presidencia, Meritxell Budó, ha asegurado hoy que «difícilmente» se podrá reabrir el diálogo entre gobiernos antes de que Pedro Sánchez sea investido y el Gobierno deje de estar en funciones. Budó ha ido más allá, ha asegurado tras la reunión del Consell Executiu que «no podemos situar» una nueva reunión entre Torra y Sánchez «en el previo a la investidura y ha recordado que «fue el Gobierno el que rompió el dialogo» tras Pedralbes, «difícilmente se podrá reemprender si no se renueva el gobierno».

Al señalar la contradicción entre el discurso de Esquerra y el de la portavoz del Govern, Budo ha argumentado que esta cuestión «no se ha debatido» en el seno del ejecutivo catalán, reunido esta mañana en pleno.

«El govern no ha consensuado una posición única y conjunta» respecto a la negociación de la investidura, «cuando haya diálogo en este tema habrá posicionamiento del Govern» ha explicado Budó. «Ahora el diálogo se ha producido entre el PSOE y las formaciones que dan apoyo al Govern, pero no significa que sea la posición del Govern» ha concluido la portavoz del ejecutivo autonómico y dirigente de JxCat.

El diálogo se ha producido entre el PSOE y las formaciones que dan apoyo al Govern, pero no significa que sea la posición del Govern»

Budó ha hecho así evidente la desconfianza que generan las negociaciones para la investidura en el seno del gobierno catalán. Unas negociaciones en las que Esquerra intenta arrastrar a los neoconvergentes a una mesa de diálogo con el PSOE, para evitar quedar aislados del núcleo duro independentista. La exigencia de un encuentro entre Torra y Sánchez se explica en este contexto, especialmente después de que Sánchez haya hecho ostentación de su negativa a hablar con el presidente de la Generalitat durante la campaña.

Consciente de la contradicción con su compañero de ejecutivo, Budó ha añadido que «veríamos como positivo» un encuentro entre ambos ejecutivos «porque llevamos tiempo reclamando el diálogo». Pero ha añadido que les «sorprendería que ahora cambien la negativa al diálogo de últimos meses, dudamos que en estos momentos cambie nada hasta que haya nuevo Gobierno».

Recurso contra la ley digital de Sánchez

Budó ha anunciado además que el Govern ha acordado iniciar el tramite para llevar ante el Tribunal Constitucional la Ley digital con la que el Gobierno intenta frenar la proyección de una «república digital» desde la Generalitat. El ejecutivo catalán ha acordado solicitar el dictamen al Consejo de Garantías Estatutarias, paso previo al recurso ante el TC.

El ejecutivo catalán cree que el Real Decreto aprobado por el Gobierno el pasado 1 de noviembre limita las competencias de la Generalitat en materia de infraestructuras digitales y despliegue de la fibra óptica; en identidad digital; despliegue de la administración digital; ciberseguridad y contratación publica.