Política

El PSOE tiene dos días para afinar una propuesta que tumbe el no de ERC

El 94,6% de la militancia de ERC avala el no a Pedro Sánchez si no se pacta una mesa de negociación

logo
El PSOE tiene dos días para afinar una propuesta que tumbe el no de ERC
ERC

Gabriel Rufián y Marta Vilalta, dos de los negociadores de ERC IA

Resumen:

Con un 94,6% de síes a favor de su propuesta negociadora, la dirección de Esquerra se siente reforzada para exigir al PSOE «que se mueva» y ofrezca a los republicanos un argumento objetivo para pasar del no a la abstención. Así lo reclamó ayer la portavoz y secretaria general adjunta, Marta Vilalta, tras cerrarse una consulta interna en la que la militancia republicana ha superado la participación de las primarias en las que se revalidó a Oriol Junqueras y Marta Rovira al frente del partido el pasado septiembre.

«Mesa de negociación o investidura fallida; ahora es el PSOE y Pedro Sánchez quien tiene que tomar una decisión y moverse» apuntó anoche Vilalta. El PSOE tiene dos días ahora para calibrar esa propuesta y definir la respuesta que puede ofrecer a los republicanos para conseguir ese giro. Los republicanos aseguraron ayer que se pondrán en contacto con los socialistas esta mañana, pero dos de los tres negociadores de ERC, Vilalta y Josep María Jové, son diputados en el Parlament, que se reúne en sesión plenaria la tarde de este martes y todo el miércoles. Por tanto, hasta el jueves no se podrá producir el primer encuentro, previsiblemente en Madrid, entre los equipos negociadores designados la semana pasada.

El encuentro debe servir para explorar las posibilidades de un acuerdo antes de la constitución de las Cortes, el próximo 3 de diciembre, en la que uno de los elementos clave será la composición de la Mesa. Desde ERC aseguran, sin embargo, que esta cuestión no será objeto de la negociación de investidura. «Estamos aquí para construir una solución democrática de país» advirtió ayer Vilalta, quien aseguró que no tienen «ningún interés en negociar sillas en la Mesa».

Los republicanos tampoco están dispuestos a dejarse presionar por el calendario planteado por el PSOE. Pedro Sánchez aseguró en campaña que su objetivo es tener Gobierno antes de fin de año para poder aprobar presupuestos en el primer trimestre de 2020. Y para ello planteó tras las elecciones y el pacto con Pablo Iglesias la celebración de la primera sesión de investidura el 16 de diciembre.

Sin embargo, Esquerra dejó claro ayer que tras los «meses perdidos» con la investidura fallida de julio y la repetición de elecciones, no se van a dejar presionar ahora por «las prisas de Pedro Sánchez».

La militancia dice «no» al PSOE

«La militancia de ERC dice no a la abstención en las condiciones actuales» advirtió ayer Vilalta tras hacer públicos los resultados de la consulta, «y dice sí a una mesa de negocacion entre Cataluña y España». Con este añadido, Vilalta concluyó que la militancia republicana «está forzando a negociar» a los socialistas, al tiempo que refuerza la posición de la dirección de Esquerra.

«Hoy somos más fuertes que nunca para sentar al Estado a negociar». Este es el mensaje que Esquerra quería transmitir a PSOE y Podemos con la consulta interna y así lo explicó ayer la portavoz republicana, quien insistió en que los socialistas «tendrán que mover ficha si quieren algo», argumentando que tras la consulta ERC no puede aceptar una vaga promesa de futuro para garantizar con su abstención la investidura de Pedro Sánchez.

Las condiciones de esa mesa de diálogo ya las había explicitado antes el vicepresidente de la Generalitat y líder de ERC, Pere Aragonés: una mesa de negociación «entre iguales» integrada por Gobierno y Generalitat, con un calendario, sin condiciones previas y con garantías de cumplimiento. «Es la propuesta de mínimos para empezar a negociar» señaló Vilalta, que ve en esa mesa de diálogo «un primer paso para caminar hacia la solución democrática del conflicto entre Cataluña y el Estado español».

Respuesta a JxCat

La presentación de resultados de la consulta interna sirvió también a la portavoz republicana para responder a sus socios de JxCat, muy críticos con la posibilidad de que ERC posibilite la investidura y constitución del Gobierno de coalición PSOE-Podemos.

«No nos da miedo abrir camino porque sabemos que si abrimos este acuerdo otras formaciones se sumarán a la mesa» apuntó Vilalta. Horas antes, la líder de JxCat en el Congreso, Laura Borràs, había elevado el precio del apoyo independentista reclamando un «mediador interacional» y la participación en esa negociación de Carles Puigdemont y Oriol Junqueras. Condiciones que Esquerra obvió después.