Política

La alianza PSOE-Podemos-ERC avanza y allana la investidura de Sánchez

Votan juntos en el Congreso y los independentistas ya no destacan que "están en el no" en el comunicado conjunto emitido

logo
La alianza PSOE-Podemos-ERC avanza y allana la investidura de Sánchez

Reunión del PSOE y ERC para negociar la investidura. EFE

Resumen:

Unidad de acción en el Congreso de los Diputados, negociaciones privadas, reuniones públicas y un comunicado conjunto en el que Esquerra Republicana de Cataluña ya no destaca que su posición es ‘no’ a la investidura de Pedro Sánchez como ocurrió tras la primera reunión del jueves pasado. La alianza entre PSOE, Unidas Podemos y ERC avanza y allana la investidura de Pedro Sánchez, que ha apostado claramente por fortificar un bloque de izquierdas frente al PP, Vox y Ciudadanos.

Ese enemigo común ha permitido que los tres partidos arrebataran ayer un representante en la Mesa del Congreso a Vox para que PSOE y Podemos tengan tres cada uno frente a los dos del PP y el único del partido de Santiago Abascal. Seis frente a tres, todo un rodillo que hará encallar las iniciativas legislativas del centro-derecha en la Mesa del Congreso mientras impulsa las de la izquierda más radical.

Podemos, con 35 escaños, obtiene tres puestos en la Mesa mientras que el PP, con 89 diputados, sólo tiene dos. Vox, con 52, se queda sólo con uno. La alianza de la izquierda ha pasado factura a un bloque de la derecha dividido y enfrentado entre sí, que forcejeaba por los escaños en los que sentarse y se lanzaba reproches mutuos. Dirigentes de Podemos como Pablo Iglesias y Gerardo Pisarello (En Comú Podem) lo han celebrado en redes sociales.

«Si hoy hemos podido ponernos de acuerdo fuerzas que pensamos distinto, si ese bloque progresista y democrático se ha activado hoy para evitar que la extrema derecha tenga peso, eso quiere decir que lo podemos hacer también para tener una investidura que dé lugar a un Gobierno progresista y de diálogo. Y me parece que ésta es la principal noticia de esta sesión constitutiva de las Cortes», aseguró Pisarello tras convertirse en secretario primero del Congreso de los Diputados.

«Lo que ha ocurrido en la Mesa es una pequeña muestra de lo que puede llegar a ocurrir si las fuerzas progresistas, si las fuerzas de izquierda, si un bloque democrático y plurinacional es capaz de ponerse de acuerdo», advirtió el ex teniente de alcalde de Ada Colau. «Es una pequeña muestra de que es posible», insistió, recordando que «durante mucho tiempo» la derecha aseguraba que las fuerzas de izquierdas eran incapaces de remar en el mismo sentido.

«Somos fuerza políticas diversas, progresistas de izquierdas, pero hay un bloque democrático plurinacional muy parecido al que aprobó la moción de censura contra Mariano Rajoy que fue capaz de dialogar para que eso se produjera», se congratuló.

La segunda cuestión, los plazos de la investidura, también avanzan a favor de Sánchez. El portavoz de En Comú Podem en el Congreso, Jaume Asens, fue el encargado ayer de meter prisas a ERC. «Un acuerdo que llegue tarde es un mal acuerdo», advirtió, asegurando que «no se puede esperar más». «La ciudadanía merece que antes de Navidad podamos tener un Gobierno en España», afirmó a los periodistas en el patio del Congreso.

«La ciudadanía no puede esperar más. Esperamos que ERC no dé la espalda a esas esperanzas y esas expectativas que son también las esperanzas y las expectativas de sus propios votantes». «El 80 % de sus votantes cree que la mejor opción es ese Gobierno», reiteró Asens, en claro mensaje a los dirigentes de ERC Pere Aragonès y Gabriel Rufián, que este lunes enfriaban las prisas por alcanzar la investidura antes de Navidad, como pretende Sánchez.

Unidad de acción

Durante toda la sesión, la sintonía entre PSOE, Podemos y ERC fue evidente, con complicidades, aplausos mutuos y la exhibición de una cordialidad que no casa con posibles tensiones en las negociaciones para formar Gobierno. El bloque de la izquierda ha funcionado como una máquina perfectamente engrasada. La elección de Meritxell Batet como presidenta se ha producido con 166 votos a favor, los de PSOE, Unidas Podemos, Más País, PNV, Partido Regionalista de Cantabria y Coalición Canaria-Nueva Canarias. Frente a ella, Ana Pastor (PP) como vicepresidenta segunda ha logrado el apoyo de 140 diputados (PP, Vox, Cs, Navarra Suma). En esa votación no participaron los independentistas catalanes ni los vascos, que emitieron votos nulos con consignas separatistas como ‘libertad para los presos políticos’ o ‘askatasuna’.

En el voto de la vicepresidencia tercera, los independentistas se han dejado de consignas y JxCat y ERC han respaldado a la candidata de Podemos, Gloria Elizo, para darle ese puesto extra al bloque izquierdista, demostrando su unidad de acción. Tras esa colaboración, PSOE y ERC se han reunido en el Congreso y han emitido un comunicado conjunto, en vez de dos independientes como la semana pasada, que representa importantes avances con relación a la reunión de hace cinco días. ERC evita decir que su voto sigue siendo negativo, lo que plasmó al final del comunicado del 28 de noviembre. El actual texto de Esquerra está lleno de guiños: habla de la postura común de «dar una salida al bloqueo institucional» o de que ambos partidos «han avanzado en la reflexión para activar la vía política buscando los instrumentos necesarios para su canalización».

«Sensibilidad compartida»

El comunicado conjunto de PSOE y ERC alude a progresos «en temas concretos en los que se ha podido constatar» que hay «una sensibilidad social compartida con respecto a la recuperación de derechos civiles, laborales y sociales». La siguiente reunión se producirá la semana que viene, el próximo día 10, también martes.

Al igual que hace cinco días, los actores de la reunión fueron los mismos: por el PSOE Adriana Lastra (con un esguince en el tobillo que se hizo por la mañana durante la sesión inaugural del Congreso de los Diputados), el secretario de Organización José Luis Ábalos y su homólogo en el PSC Salvador Illa; frente a ellos, los republicanos Gabriel Rufián, Marta Vilalta y Josep María Jové, los dos últimos del sector duro.

Comentar ()