Política

Abascal a degüello: "Quim Torra debe ser detenido por rebeldía"

Santiago Abascal con la dirección de su Grupo Parlamentario EFE

No se lo ha dejado fácil Pablo Casado, que ha subido el tono de la crítica para recuperar el estilo previo a las elecciones del 28-A. El líder de Vox, Santiago Abascal, ha subido a la tribuna con un discurso de confrontación pura y dura contra el futuro gobierno de PSOE y Unidas Podemos. «Quim Torra debe ser detenido por su absoluta rebeldía», así ha arrancado su intervención. Pero, en España «no hay ley por las necesidades de la investidura de Sánchez», ha agregado.

Tras reincidir en lo que es evidente, que votarán en contra de la investidura del candidato socialista, Abascal, recordó cómo en campaña electoral Sánchez se comprometió a no pactar un gobierno de coalición con Podemos ni tampoco se sostendría en ningún caso en formaciones secesionistas como ERC. «Así que en buena lógica ya sabemos lo que es, un fraude, un mentiroso, un estafador, un personaje sin escrúpulos que es capaz de cualquier cosa con tal de seguir en la Moncloa». En definitiva, un político «indigno» que ha pactado «con los que no iba a pactar», un «fraude como su tesis», ha subrayado.

Saben que Sánchez les va a traicionar», ha dicho Abascal a Iglesias

Dirigiéndose a Podemos les ha espetado que «saben que Sánchez les va a traicionar», pero, mientras tanto, los «bolivarianos», -término al que se ha referido una y otra vez al hablar de Pablo Iglesias y los suyos- alimentarán «el leviatán comunista que necesita del dinero público y de la miseria para atrincherarse en el poder como ha ocurrido en Venezuela».

Es la «España bolivariana» a la que Unidad Podemos y PSOE «nos quieren llevar». Esto es, según el relato de Abascal, la «profanación de tumbas» o el campo libre para los piquetes de las huelgas «de modo que sus milicianos tendrán impunidad total para coaccionar a trabajadores y empresarios».

Tampoco ha salido bien parada la formación Teruel Existe, a la que ha exigido sentido patriótico afirmando que «también España Existe». «Pueden estar seguros de que Vox perseguirá en los tribunales todos los atropellos a la democracia española», ha anunciado Abascal, que cree que se ha iniciado una senda «antidemocráctica».

El Parlamento nacional y algunos autonómicos se han convertido en «cuevas de cobardes, de traidores y de mentirosos» frente al que Vox hará «una posición frontal y total» en todos los ámbitos, incluidas las calles. De hecho, ya el 12 de enero han convocado manifestaciones frente a los ayuntamientos de toda España.

El líder de Vox, quizá en un tono más suave que el de Casado, ha reprochado al candidato socialista que le ha costado «una moción, dos elecciones, millones de euros y trillones de mentiras instalarse en el Palacio de la Moncloa, pero el recibo de la historia lo van a pagar ustedes, va a ir a cargo del PSOE».

Sánchez le ha replicado que ésta no es la primera vez que la ultraderecha se sienta en el Congreso pues ya lo hizo el que fuera líder de Fuerza Nueva, Blas Piñar. Lo diferente es, «que influyen en el debate nacional, no por lo que ustedes dicen sino por lo que repiten el PP y Ciudadanos».

«Desmontando» a Vox

El grueso de su réplica a Abascal -«ustedes mienten más que hablan», le ha dicho- ha girado en torno a desmontar algunas acusaciones de Vox en torno a la Ley de Violencia de Género, la inmigración o los índices de delincuencia, en lo que ha sido uno de los momentos con más fondo político del debate.

«Descabellada e irresponsable involución y marcha atrás en la historia», además de «venerar a Franco y la dictadura» son, a juicio de Sánchez, la señas de identidad de Vox «y eso no va a ocurrir». Por eso harán «lo que el PP no se atreve a hacer, rebatir sus falsedades», ha anunciado el candidato.

Abascal ha dicho estar contento con la respuesta de Sánchez e incluso, «que nos mire a los ojos». «Hemos ido avanzando, con 24 escaños nos ninguneaba y ahora pide que le mire a los ojos. En otras elecciones pactan con nosotros porque todo le da igual», ha replicado entre las risas de los suyos.

En todo caso ha arremetido contra él por defender en campaña electoral lo contrario a lo que ha hecho posteriormente, pactando con Podemos y ERC. «Sólo le interesa el palacio y el Falcón», ha dicho a Abascal que cree que lo que se vive estos días en el Congreso es un «atentado a la soberanía» en el que se negocia «la dignidad de España y de nuestras instituciones». Por lo demás, Abascal ha hecho un repaso crítico de la historia del PSOE retrotrayéndose hasta Pablo Iglesias, el fundador, o el Oro de Moscú, alusiones que Sánchez ha obviado.

Y hablando de pasado, Sánchez le ha recordado su paso por el PP vasco cuando decía que «los vascos podemos sentirnos afortunados de vivir en una sociedad democrática donde se respetan los derechos lingüísticos de las personas y tenemos la suerte de tener una amplísima autonomía política», ha leído. De hecho, el candidato a presidente ha llevado por escrito hasta las réplicas y contraréplicas de este debate. Y ha sentenciado: «la democracia española es tan grande que incluso ustedes caben en ella» a lo que ha sido respondido con ironía por Abascal «gracias por su magnanimidad».

Comentar ()