El líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, ha salido a la carga en su primera intervención en el pleno de investidura de Pedro Sánchez. «Señores de la derecha, ultraderecha y ultraultraderecha, Casado ha citado a Benito Pérez Galdós, un republicano que acabó siendo socialista. Señor Casado, si me permite un consejo: más Pérez Galdós y menos Pérez Reverte», ha sido su declaración de intenciones.

El socio de gobierno de Pedro Sánchez se ha dirigido a los independentistas que están «en prisión y en el exilio», como Oriol Junqueras, al que visitó en la cárcel de Lledoners, para darles «humildamente las gracias desde esta tribuna» por la «profundidad de sus convicciones democráticas» y porque «han trabajado desde prisión para defender el acuerdo y el diálogo».

Iglesias ha prometido un programa de «reconstrucción de derechos y libertades arrebatadas hace tiempo y que espera construir nuevos derechos», con la justicia social como «la mejor vacuna frente a la mayor amenaza que se cierne sobre Europa, que es la extrema derecha».

«Traicionar a España significa atacar los derechos de los trabajadores, vender vivienda pública a fondos buitres, privatizar servicios, robar a manos llenas y financiarse ilegalmente en las campañas electorales. La tarea del próximo Gobierno es reparar las traiciones a España y a la Constitución que ustedes han perpetrado con recuperación de artículos que reconocen, por ejemplo, el derecho a una vivienda digna, una remuneración adecuada para los trabajadores y una política fiscal redistributiva». En ese sentido, sobre su política económica, ha hablado del artículo 128 de la Constitución, el más importante a su juicio: «toda la riqueza del país estará subordinada al interés general».

El vicepresidente in pectore de Pedro Sánchez ha ironizado con la posibilidad de que los dirigentes del PP acaben acampados en la Puerta del Sol, como el Movimiento 15-M, para acabar con el próximo Gobierno y les ha pedido que sólo hagan oposición «con medios legales». «Ustedes siguen oponiéndose a todos los avances sociales. La Constitución sólo tuvo seis votos en contra y cinco eran de Alianza Popular. Se opusieron también ley divorcio y al matrimonio homosexual. ¿Se imagina usted, señor Maroto, que no se hubiera podido casar con quien quisiera?. Hoy se oponen incluso al cambio climático», ha reprochado.

Al líder de Vox, Santiago Abascal, le ha lanzado otro consejo: «sus votantes pueden votar a un facha, pero seguro que prefieren a un facha educado antes que a un facha maleducado». A ambos, al PP y a Vox, Iglesias ha acusado de «no entender a España» y no admitir que los diputados de partidos como Bildu o ERC tienen la misma legitimidad que los representantes del Partido Popular. «Han recuperado el peor discurso de las tradiciones políticas de nuestro país: el discurso de la anti España, de la dictadura sanguinaria que asesinó a millones de compatriotas y que envió una división a combatir junto a Hitler».

Tras la réplica de Pedro Sánchez, que ha agradecido el apoyo de Unidas Podemos a su investidura, Iglesias y el candidato socialista se han fundido en un abrazo. «Sí se puede, adelante presidente», había terminado el líder de Podemos su intervención.

El PSOE y Unidas Podemos han pactado derogar la reforma laboral del PP, subir los impuestos a las rentas más altas, impulsar «la vía política a través del diálogo» en Cataluña, así como una ley de eutanasia y muerte digna, según un acuerdo contenido en el documento Coalición progresista. Un nuevo acuerdo para España.