Política LUIS ALFONSO DE BORBÓN, SOBRE LA EXHUMACIÓN DE SU BISABUELO

"Al salir de la basílica, sentí el apoyo de muchos españoles a los que les hubiera gustado estar allí"

El presidente honorífico de la Fundación Franco desvela que “unos valientes anónimos” pasaron la noche previa en un “cerro cercano” para poder lanzar “12 cohetes” cuando el féretro saliera de la iglesia al negarles el Gobierno "todo reconocimiento"

logo
"Al salir de la basílica, sentí el apoyo de muchos españoles a los que les hubiera gustado estar allí"
Luis Alfonso de Borbón, portando junto a sus tíos el féretro con los restos de su bisabuelo el pasado 24 de octubre.

Luis Alfonso de Borbón, portando junto a sus tíos el féretro con los restos de su bisabuelo el pasado 24 de octubre. EFE

Resumen:

Luis Alfonso de Borbón, bisnieto del dictador y presidente del patronato de la Fundación Nacional Francisco Franco, dice que sintió «el apoyo y el consuelo de muchos españoles y extranjeros a los que les hubiera gustado estar ahí» cuando salió de la basílica del Valle de los Caídos portando a hombros el féretro con los restos de su familiar y vio la «explanada vacía».

El hijo del Duque de Cádiz (fallecido en 1989) y Carmen Martínez-Bordiú describió este miércoles de forma emocionada cómo vivió el pasado 24 de octubre la exhumación de Franco durante la presentación del libro La pérdida de España, del historiador Alberto Bárcena, en la Universidad CEU-San Pablo.

El presidente de la Fundación Franco dice que fue un «día triste» para él por el «atropello» cometido por el Gobierno de Pedro Sánchez contra «el único español al que se ha aplicado la Ley de Memoria Histórica». «Se profanó la tumba de mi bisabuelo con un aparato que quería mostrar la desproporción del que ostenta el poder de forma no discreta para decir que está por encima de todo», criticó.

Luis Alfonso de Borbón dijo haber sentido una «profunda emoción» por haber portado el ataúd con los restos de su bisabuelo 44 años después de que lo hiciera su padre y defendió que la «escena» de la familia abandonando el Valle de los Caídos «queda ya como un fondo de difícil explicación en la Historia de España».

El bisnieto de Franco desvela que unos «valientes anónimos» pasaron la noche previa en un «cerro cercano» para poder lanzar «12 cohetes» cuando saliera el féretro de la iglesia

«Al salir de la hermosísima basílica, con sus ángeles guardianes es sus tapices, su cruz, atravesar esa puerta portando el féretro, inevitablemente cara al sol, ante esa escalinata, esa explanada vacía y divisando Madrid a lo lejos, sentí el apoyo y el consuelo de muchos españoles y extranjeros que les hubiera gustado estar ahí», señaló el bisnieto. Y añadió: «La Historia de España no se puede falsear con propaganda, alimentando el olvido y negando la convivencia».

Luis Alfonso de Borbón señaló que «no había nadie» junto a la iglesia en el momento del traslado pero que el mundo entero les «estaba viendo», al tiempo que aseguró que «el oprobio» que buscaba el Ejecutivo de Pedro Sánchez «se volvió contra ellos».

El hijo de la nieta mayor de Franco desveló un episodio que había pasado desapercibido hasta ahora. Como el Gobierno había prohibido en las vísperas «todo reconocimiento» a Franco tras la exhumación, en contra de la pretensión que había manifestado la familia invocando el Reglamento de Honores Militares, Luis Alfonso de Borbón desveló que «unos valientes anónimos» pasaron la noche previa «en un cerro cercano» desafiando «el frío oficial y real» para poder lanzar «12 cohetes» -como alegoría de los «12 cañonazos»- en el momento en que el féretro abandonara la basílica.

Lema ‘Dios, patria y familia’

El bisnieto de Franco dijo que en noviembre de 1975 tenía tan sólo un año y medio y, en consecuencia, «no pudo» ni conocerlo ni despedirse de él «como sí hicieron multitud de personas rindiéndole un último homenaje». Y añadió: «A través de lo que me han contado en casa, de lo que he escuchado, de lo que he leído y de la cantidad de obras que hizo -y ahí quedan- he apreciado más si cabe a esta persona que forma parte de la Historia de España».

Luis Alfonso de Borbón recordó que Franco y su «bisabuelo» Alfonso XIII fueron «los dos hombres que gobernaron España la mayor parte del siglo XX» y que, «con altura de miras y la honradez más acrisolada», siguieron «fielmente» el lema ‘Dios, patria y familia’.

En su opinión, España «sigue siendo el país más resistente de todo el orbe» por «no plegarse» a perder «su fe católica, sus tradiciones o el verdadero sentido de la familia» y que se resiste «a arriesgar las instituciones como la monarquía, el ejército, las empresas y la propiedad».

Comentar ()