Francisco Martínez, ex secretario de Estado de Seguridad durante el Gobierno de Mariano Rajoy, se ha acogido a su derecho a no declarar este viernes, cuando estaba citado a declarar como investigado por el presunto espionaje realizado por miembros de la Policía al extesorero del Partido Popular Luis Bárcenas en beneficio de dicho partido, para recuperar documentación comprometedora de altos cargos políticos en sus manos, según investiga el juez de la Audiencia Nacional Manuel García-Castellón.

Martínez, según declararon altos mandos policiales en la Audiencia Nacional, habría conocido dicha operación denominada Kitchen y cuya presunta existencia se aborda en el caso Tándem o caso Villarejo del Juzgado Central de Instrucción número 6. Como secretario de Estado de Seguridad, el investigado habría controlado y autorizado el reparto de fondos reservados para pagar a «colaboradores» que habrían ayudado a llevar a cabo la operación, como fue el caso del chófer de Bárcenas, Sergio Ríos, también investigado y que habría cobrado 2.000 euros al mes durante dos años de dichos fondos reservados. El Ministerio de Interior reconoció en un informe enviado al Juzgado el año pasado que tal operación existió y a ella se destinaron fondos reservados

Precisamente para recabar su versión de los hechos el juez citó este viernes como investigado por los presuntos delitos de prevaricación y malversación a Francisco Martínez, que finalmente acogió a su derecho a no declarar sobre esta pieza del caso Villarejo que continúa bajo secreto de sumario.

Pide respeto a la presunción inocencia

En un comunicado del que se hizo eco Europa Press el jueves, Martínez pidió «respeto a la presunción de inocencia» y afirmó que siempre realizó su trabajo en el marco de la «legalidad» y con «lealtad» a sus superiores. También defendió que lleva meses alejado de cualquier partido político.

En dicho comunicado ya afirmó que haría lo que sus abogados le recomendaran: «Tengo plena confianza en la acción de la justicia y defenderé mi gestión siguiendo las directrices de mis abogados», dijo.

El ex jefe de la UCAO se ratifica

Después de la declaración del ex secretario de Estado también estaba prevista la declaración del ex jefe de la Unidad Central de Apoyo Operativo (UCAO) de la Policía, Enrique García Castaño, quien ya indicó en sede judicial como imputado que Martínez era el responsable político del ministerio de Interior al cargo de dicha operación y quien autorizó las partidas de los fondos reservados.

También, que él mismo entregó al ex secretario de Estado documentos recabados a Bárcenas en la operación (el volcado de unos teléfonos móviles), en presencia de dos subordinados suyos de la UCAO.

García Castaño sostuvo, y en ese sentido se ha ratificado hoy, que se trató de una operación legal y que informó a la policía judicial de ésta. Sin embargo, la Fiscalía considera que un grupo «parapolicial» llevó a cabo en 2013 el dispositivo denominado Kitchen al margen de la ley y a favor del Partido Popular para recuperar documentos en manos de Luis Bárcenas que podían comprometer a altos cargos de la formación de Rajoy. Un operativo que se llevó a cabo al poco tiempo de salir a la luz la investigación del juez Pablo Ruz sobre la financiación irregular del PP.