América Latina | Internacional | Política

La conexión latinoamericana del "comandante Ábalos"

El ministro ha participado en procesos de paz en Colombia y ha trabajado en cooperación en casi toda Sudamérica

José Luis Ábalos, este viernes en la sede del PSOE en Ferraz.

José Luis Ábalos en la sede socialista de Ferraz. EFE

¿Qué hacía el ministro de Transportes de España, José Luis Ábalos, a las 24h del domingo en el aeropuerto de Barajas? El dirigente del PSOE ha explicado que acudió al aeródromo para recibir al ministro de Turismo de Venezuela, Félix Plasencia, a título personal, por la «amistad» que mantiene con él desde hace años. A la mañana siguiente lo recibió también en su despacho.

Félix Plasencia, que acudía a Madrid a la Feria Internacional de Turismo (Fitur) compartía avión privado con la vicepresidenta de Venezuela, Delcy Rodríguez, que volaba en dirección a Turquía, y con la que Ábalos mantuvo un breve encuentro informal en el interior de la aeronave.

La vicepresidenta chavista no puede pisar territorio español porque forma parte de los 25 dirigentes del régimen de Nicolás Maduro a los que ha sancionado la Unión Europea con la congelación de sus activos en el continente y la prohibición de viajar al espacio Shengen, del que España forma parte. Este episodio ha indignado a los partidos de la oposición, que han reclamado desde la comparecencia de Ábalos en el Congreso hasta su dimisión. Pero, ¿por qué estaba el ministro allí?

La explicación se encuentra en los 27 años que ha dedicado José Luis Ábalos al trabajo y al voluntariado en Latinoamérica, una de sus pasiones y una actividad que añora desde que entró en el Gobierno de Pedro Sánchez. Desde los años 80, el dirigente socialista ha realizado labores de consultoría, trabajo institucional de cooperación, actividad política y mediación de conflictos en Sudamérica, donde la guerrilla colombiana del M-19 le apodó como «el comandante». Muchos políticos y periodistas de su Valencia natal todavía se dirigen a él con ese apelativo de forma cariñosa en privado.

En su currículum colgado en la web del PSOE, Ábalos aparece como «experto en cooperación internacional desde 1989, especializado en fortalecimiento institucional en América Latina, que ha ejercido como consultor para diversas agencias de desarrollo públicas y privadas, entre ellas la Agencia Alemana de Cooperación GTZ y para diversas entidades públicas y privadas latinoamericanas». «Es autor por sí mismo, y en colaboración, de varios libros sobre descentralización local y regional y servicios públicos. Reúne diversas distinciones y reconocimientos de países latinoamericanos».

Con afecto recuerda el ministro la distinción que recibió de la orden Carlos Pizarro, de la Alianza Democrática, un partido creado en 1990 por la antigua guerrilla colombiana M-19 tras dejar las armas, firmar la paz con el Gobierno y reintegrarse a la vida civil. En ese proceso participó el hoy ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana de España. En la actualidad, ese partido no existe, pero sus herederos forman parte de la Alianza Verde que gobierna, entre otros sitios, la Alcaldía de Bogotá.

Ábalos puso en marcha 1989 el programa de Cooperación y Solidaridad Norte-Sur de la Generalitat Valenciana, donde trabajó hasta 1992. Entró así en un circuito de consultores y cooperadores en Latinoamérica en el que siguió trabajando para distintos organismos e instituciones públicas, municipalidades y universidades, así como para la agencia alemana GTZ, con la que colaboró seis años en Colombia. Esa actividad le llevó por casi toda Latinoamérica salvo un par de países de Centroamérica, y con especial intensidad a Colombia y Perú.

Por simpatía y por actividad política como socialista, Ábalos ha colaborado con partidos como el Frente Sandinista de Liberación Nacional de Nicaragua, la Unidad Nacional de la Esperanza de Guatemala, la Alianza Popular Revolucionaria de Perú o el Partido Blanco de Uruguay y ha participado en la organización de foros donde trabó amistades como el hoy día ministro de Turismo de Venezuela. Con todos esos antiguos amigos y colaboradores ha perdido contacto desde que en junio de 2018 entro en el Gobierno de Pedro Sánchez tras la moción de censura a Mariano Rajoy. Hoy día, su agenda institucional le impide realizar viajes largos como los necesarios para desplazarse a América, ya que no puede ausentarse de sus obligaciones más de tres o cuatro días.

Antes de convertirse en ministro, a Ábalos le sorprendía la relevancia que adquirían los dirigentes de Podemos por su pasado político en Latinoamérica, una experiencia que él había desarrollado mucho antes que sus hoy compañeros de gabinete. Tras el episodio de Delcy Rodríguez, el titular de Transportes se ha esforzado por intentar explicar que también ha tenido muchas reuniones con miembros de la oposición venezolana que ahora lidera Juan Guaidó, que este fin de semana también visita España.

La ministra de Asuntos Exteriores, UE y Cooperación, Arancha González, se reunirá con Guaidó, que ha sido reconocido por la comunidad internacional y por España como «presidente encargado de Venezuela», este sábado a las 16.00 horas.

La titular de Exteriores acudirá en lugar del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ante cuyo desplante el dirigente venezolano convocó un mitin masivo en la Puerta del Sol de Madrid, donde también se reunirá con dirigentes del PP institucionales y orgánicos, desde el alcalde de la ciudada, José Luis Martínez-Almeida, hasta José María Aznar.

Comentar ()