Política

Pérez de los Cobos: "Trapero estaba completamente alineado con quienes convocaron el referéndum"

El coordinador del operativo policial del 1-O afirma que "si hubiera tenido mando, habría apartado al mayor Trapero que continuamente ponía palos en las ruedas para facilitar" la consulta

El coronel de la Guardia Civil y coordinador del operativo policial encargado de impedir el referéndum ilegal del 1 de octubre en Cataluña, Diego Pérez de los Cobos, afirmó durante su declaración como testigo que se celebra en la Audiencia Nacional contra la cúpula de los Mossos d’Esquadra que éstos actuaron el día de la consulta «entre la pasividad generalizada y en algunos casos desde el obstruccionismo» con el resto de fuerzas policiales.

El responsable de coordinar a Policía, Guardia Civil y Mossos d’Esquadra aquél día relató con minuciosidad una sucesión de hechos que dejan en muy mal lugar al mayor del Cuerpo catalán, Josep Lluis Trapero, que se enfrenta a 11 años de prisión por un presunto delito de rebelión (aunque la Fiscalía podría rebajar la acusación a sedición). El Ministerio Público acusa a Trapero de alinearse con los líderes políticos del procés para permitir la celebración del referéndum ilegal.

En la misma línea que cuando declaró como testigo en el juicio contra el proceso soberanista en el Tribunal Supremo, Pérez de los Cobos afirmó que Trapero estaba «completamente alineado con los argumentos de quien había convocado el referéndum y los fines que pretendían conseguir», en alusión a los miembros del Govern de Puigdemont.

De hecho, cuando el coronel hizo tal afirmación se refería a una reunión días antes de la celebración del referéndum del 1-O que convocó el presidente de la Generalitat y a la que no estaba previsto asistiera el jefe de los Mossos, aunque lo hizo. «Mi segunda sorpresa después de ver la aparición del señor Trapero a la junta a la que no estaba convocado fue que intervino haciendo referencia a parte del auto de la jueza Mercedes Armas que decía que debíamos intervenir ‘sin afectar la convivencia ciudadana’, unas palabras que ni  siquiera estaban en la parte dispositiva del auto, sino en los fundamentos de derecho», recordó el coronel.

Según De los Cobos, precisamente esa fue la misma parte del auto a la que se refirió Puigdemont. Tanto él como el delegado del Gobierno en Cataluña le reprocharon que los principios de «congruencia, oportunidad y proporcionalidad» no podían convertirse en una excusa para la «inacción policial». «Trapero no hizo la misma petición que nosotros dos, estaba en esa reunión completamente alineado con los argumentos de quien había convocado el referéndum y los fines que pretendían conseguir», afirmó.

«Si hubiera mandado, lo habría apartado»

El coronel De los Cobos también argumentó, a diferencia de lo que sostuvo el mayor Trapero, que él no tuvo ninguna capacidad de mando sobre los Mossos de cara al operativo del referéndum, que ni el auto de la jueza ni las instrucciones de la Fiscalía se lo otorgaron, únicamente de coordinación.

Como prueba de ello, afirmó: «Si yo hubiera tenido mando, mi primera decisión habría sido apartar al mayor Trapero que estaba permanentemente poniendo palos en las ruedas para facilitar el referéndum».

De los Cobos destacó que percibió un papel de «equidistancia o algo peor con quienes convocaron el referéndum por parte de quien tenía una función de responsabilidad de los Mossos». Afirmó que en el operativo previsto por los Mossos para la consulta ilegal se hacía referencia continuamente a que se debía mantener la «seguridad ciudadana y el orden público y sin embargo no aparecía ni una referencia tan tajante hacia el impedimento del referéndum, una actividad prohibida por el Tribunal Constitucional».

«Como si fueran forofos de equipos»

Para el testigo Pérez de los Cobos, el operativo preparado por los Mossos parecía más bien estar encaminado a «unas elecciones permitidas por la ley o vigilar a forofos de un equipo y de otro de un partido de fútbol».

El coronel de la Guardia Civil criticó el sistema de «binomios» (parejas de mossos) por el que la Policía catalana optó el día del referéndum. Aunque, dijo, no fueron el único elemento que justifica que, según él, actuaron desde la pasividad para facilitar la consulta ilegal.

Según De los Cobos, fue un elemento más junto con «la insuficiencia de agentes, la no intervención de la BRIMO (antidisturbios de los Mossos) y el más perverso para mí, que se filtrara el operativo por parte de los convocantes que sabían cuál era el escenario que habría en los colegios. Que esas pautas se comunicaran a los responsables políticos de la Generalitat, que eran quienes convocaban en referéndum, y además que se comunicara a los cuatro vientos, es lo más perverso del plan», afirmó De los Cobos.

«Casualmente, aquella mañana en los colegios se dio la situación de resistencia pacífica ante la que, precisamente, en el operativo de los Mossos se recomendaba no actuar. Se había publicado el operativo en la Intranet de los Mossos a la que podían acceder 17.000 agentes y posteriormente se filtró a las redes sociales y los medios de comunicación». «La pregunta es, -afirmó De los Cobos-: Si había 6.000 policías y guardias civiles en Cataluña, por qué no se supo ni cómo, a qué hora ni con qué criterios intervendrían?», lanzó.

Comentar ()