Política

Torra lleva las elecciones a mayo y abre tres meses de 'guerra civil' en el independentismo

logo
Torra lleva las elecciones a mayo y abre tres meses de 'guerra civil' en el independentismo
El presidente del la Generalitat de Cataluña, Quim Torra, acompañado por el vicepresidente y conseller de Economía, Pere Aragonés, durante el debate de la moción de censura celebrado este lunes en el Parlament.

El presidente del la Generalitat de Cataluña, Quim Torra, acompañado por el vicepresidente y conseller de Economía, Pere Aragonés, durante el debate de la moción de censura celebrado este lunes en el Parlament.

Resumen:

Las elecciones catalanas podrían celebrarse el segundo o tercer fin de semana de mayo, según lo anunciado hoy por el presidente de la Generalitat, Quim Torra. La Mesa del Parlament ha fijado esta tarde el calendario de tramitación de los presupuestos de la Generalitat, cuya aprobación definitiva en pleno está prevista para el 18 de marzo. Si Torra cumple lo anunciado hoy y convoca elecciones inmediatamente después los comicios se celebrarían el fin de semana del 9-10 o 16-17 de mayo.

Varios factores pueden distorsionar sin embargo este calendario. El primero, que como hoy ha recordado el líder de JxCat en el Parlament, Albert Batet, Torra tiene la potestad de fijar los comicios cuando quiera, por lo que podría posponer la cita unas semanas. Pese al divorcio oficializado hoy de sus socios de coalición, JxCat está en pleno proceso de reorganización de su espacio político, por lo que podría necesitar más tiempo para conformar una candidatura a las elecciones autonómicas.

El otro factor depende del líder de la oposición en Cataluña, Cs. Si el partido que lidera en esta comunidad Lorena Roldán pide un dictamen del Consejo de Garantías Estatutarias sobre las cuentas, se pospondría el pleno de aprobación de las cuentas. El CGE tiene un máximo de un mes para responder a una consulta de un grupo parlamentario. Los comicios podrían celebrarse entonces a mediados de junio.

ERC ha «colmado el vaso» de JxCat

La guerra, en todo caso, está abierta entre los dos partidos que siguen gobernando la Generalitat. Batet ha explicado hoy que «la no defensa de la condición de diputado de Torra ha sido la gota que ha colmado el vaso» para el partido de Carles Puigdemont. Y ha recordado que este jueves se cumplen dos años del inicio de la legislatura «con un pleno que no invistió a Puigdemont», porque Torrent acató la prohibición del Tribunal Constitucional. Entonces «se constató que no había unidad independentista» ha concluido el dirigente de JxCat.

Aún así, Batet ha asegurado que estarían dispuestos a explorar una lista conjunta con Esquerra, defendiendo la tesis de la unidad de la que ha hecho bandera en los últimos años su partido. «Nosotros somos los de la unidad, pero dos no se besan si uno no quiere» ha argumentado Batet para culpar a Esquerra de la falta de unidad independentista.

Dos no se besan si uno no quiere, afirma Batet culpando a ERC de impedir una lista unitaria

Una falta de unidad estratégica que se ha agudizado, a su juicio, en los últimos meses. Batet ha recordado la imposibilidad de pactar una respuesta unitaria a la sentencia del procés y ha lamentado la falta de unidad para «hacer valer a los 23 diputados independentistas en Madrid en investidura de Pedro Sánchez». Una negociación a la que ni ERC ni el PSOE tuvieron nunca intención de invitar a JxCat y la CUP.

ERC hará valer las cuentas

Los republicanos, por su parte, se dan por satisfechos con la prórroga conseguida hoy para aprobar los presupuestos, pero ponen en cuestión la fidelidad de Torra al calendario propuesto hoy. «No todo lo que dice Torra se cumple» apuntaba un dirigente de Esquerra recordando su promesa de celebrar otro referéndum de independencia, con la que sorprendió a propios y extraños en el debate de política general del pasado septiembre.

Esquerra tiene ahora un objetivo claro, hacer valer la aprobación de las cuentas en el haber del partido y promocionar a Pere Aragonés, más que probable candidato republicano a la presidencia de la Generalitat.

Su principal dolor de cabeza será gestionar las convocatorias de Carles Puigdemont, que con el membrete del Consell de la República ha convocado ya un mitin en Perpiñán, el 29 de enero, que puede ser el pistoletazo de salida de la campaña electoral de JxCat.

Comentar ()