Política

Ayuso, dispuesta a prorrogar las cuentas de Garrido si Vox insiste en el "pin parental"

Vox "tiene que elegir si le quiere hacer la oposición a la izquierda o al PP", dicen en el entorno de la presidenta autonómica

logo
Ayuso, dispuesta a prorrogar las cuentas de Garrido si Vox insiste en el "pin parental"

Díaz Ayuso y Casado el día de la apertura solemne del Parlamento el pasado lunes EFE

Resumen:

Aunque no es el escenario más deseado por el Gobierno de la Comunidad de Madrid, la presidenta autonómica, Isabel Díaz Ayuso, empieza a asumir la posibilidad de una prórroga presupuestaria si Vox condiciona su apoyo a la instauración del llamado «pin parental». La que parecía ser una polémica condenada ya al ostracismo, sigue más viva que nunca en las intenciones de la portavoz de Vox en la Asamblea, Rocío Monasterio, que volvió a insistir hace apenas dos días en que para su partido «es fundamental la aprobación del ‘pin parental, entre otras medidas, para aprobar los Presupuestos de la Comunidad», ante la clara negativa de la baronesa popular.

Fuentes del entorno de la presidenta han señalado que siempre queda el recurso «de una prórroga presupuestaria», más habida cuenta de que se trata «de unas cuentas nuestras, del PP, no como las que hereda, por ejemplo, Pedro Sánchez de Cristóbal Montoro desde 2018». De hecho, a finales de diciembre pasado se produjo la prórroga automática de los presupuestos autonómicos de 2019, puesto que los correspondientes a este año 2020 «no fueron aprobados antes del primer día del ejercicio presupuestario correspondiente», tal y como quedó establecido mediante decreto. Y esos, los de este año, son los que están pendientes de recibir el «nihil obstat» de la formación de Santiago Abascal.

No deja de ser llamativo que las cuentas aún en vigor son las que aprobó el gobierno regional presidido todavía por Ángel Garrido, el antecesor de Díaz Ayuso quien, en un giro sorprendente y tras confirmar su integración en la lista europea del PP, dio el salto a las filas de Ciudadanos para ir de número trece en la candidatura que encabezaba Ignacio Aguado, actual vicepresidente autonómico. Es por ello que el actual gobierno de coalición PP-Ciudadanos no vería inconveniente en ir a esa prórroga una vez que se niegan a «ceder al pulso de Vox».

Monasterio vuelve a suscitar hoy el tema del «pin parental» en el primer pleno autonómico del año

Tanto Díaz Ayuso como Aguado han dejado clara su oposición a las pretensiones de Monasterio. «Si quieren bloquear las cuentas, allá ellos», dicen en la Comunidad al tiempo que muestran su total disponibilidad a negociarlas pero «sin aceptar chantajes». A lo más que ha llegado el consejero de Educación, Enrique Ossorio, es a tramitar instrucciones a los centros educativos para que publiciten todas sus actividades complementarias y extraescolares de modo que los padres tengan información de las mismas antes de solicitar plaza en cualquiera de ellos, puesto que Madrid es distrito educativo único, al igual que pasa en la sanidad.

La medida fue mal recibida por Vox, que se quejó de haberse enterado por la prensa y lamentó que ningún miembro del Ejecutivo autonómico se había puesto en contacto con Monasterio u otro diputado de esta formación «para negociar nada relacionado con el ‘pin parental’ ni con los Presupuestos».

Este miércoles Ossorio subrayó que ir más allá con el ‘pin parental’ es «absurdo». Insistió en que en el acuerdo de investidura se acordó la retirada de este punto al considerarlo de «menor interés», a cambio de la «máxima transparencia» durante el curso, algo que «Vox aceptó en el debate de investidura», informa Europa Press. «Eso es a lo que nos habíamos comprometido. Ir más allá es absurdo porque Madrid es una Comunidad en la que no hay ningún problema de adoctrinamiento ni aleccionamiento alguno. Es realmente absurdo y consideramos que con eso es más que suficiente», sostuvo en un debate que resulta ya fatigoso para populares y naranjas.

Vox «tiene que elegir si le quiere hacer la oposición a la izquierda o al PP», dicen en el entorno de la presidenta

Las mismas fuentes consultadas por El Independiente, apuntan a que Vox «tiene que elegir si le quiere hacer la oposición a la izquierda o al PP». Pero lejos de soltar presa, Monasterio vuelve a llevar este tema hoy al primer pleno de la Asamblea tras las vacaciones de Navidad, para inquirir si el gobierno regional tiene intención de implantarlo esta legislatura. Pero no sólo, porque el portavoz de Más Madrid, Pablo Gómez Perpinyà, también preguntará al respecto en un debate que ha rentabilizado tanto Vox como la izquierda en la medida en que creen que desgasta al PP.

De hecho, Madrid fue una de las Comunidades que recibió con malestar la primera reacción del líder del PP, Pablo Casado, respecto a la propuesta de Vox de dar a los padres capacidad de veto y consentimiento expreso sobre contenidos de índole ético, social, cívico, moral y sexual que supongan «adoctrinamiento» en las escuelas, que el gobienro autonómico niega de plano que se haya producido en Madrid.

«Vamos a llegar a que los niños también delaten a sus padres cuando no son revolucionarios como pasa a día de hoy en Cuba. Vamos a llegar a esa Europa en blanco y negro donde los hijos que delataban a sus padres por no estar de acuerdo con el régimen político tenían un premio», dijo Casado el pasado 19 de enero desde Murcia, «zona cero» del debate. E, incluso, llegó a atribuir al PP la puesta en marcha de esta medida mientras su barones territoriales negaban en redondo que fuera necesaria.

Comentar ()